Monday 05 de December de 2016
»Diseña un sistema para generar electricidad mediante una bicicleta 

Ingenio jerezano da luz a comunidades 

Silvia Vanegas      30 Aug 2014 20:17:58

A- A A+

Compartir:
  • José Pedro Hernández es un inventor muy ingenioso que ha logrado grandes avances en comunidades marginadas. (Silvia Vanegas) José Pedro Hernández es un inventor muy ingenioso que ha logrado grandes avances en comunidades marginadas. (Silvia Vanegas)
  • Desde hace 26 años se dedica a la herrería. (Silvia Vanegas) Desde hace 26 años se dedica a la herrería. (Silvia Vanegas)
  • El herrero diseñó una bicicleta unida a una batería que es capaz de generar energía eléctrica para dos semanas.  (Silvia Vanegas) El herrero diseñó una bicicleta unida a una batería que es capaz de generar energía eléctrica para dos semanas. (Silvia Vanegas)
  • Se siente orgulloso porque algunas de sus creaciones se venden en otros estados.  (Silvia Vanegas) Se siente orgulloso porque algunas de sus creaciones se venden en otros estados. (Silvia Vanegas)
  • Agradece porque siempre tiene trabajo.  (Silvia Vanegas) Agradece porque siempre tiene trabajo. (Silvia Vanegas)
Imagen de


JEREZ.- José Pedro Hernández Caldera es un hábil herrero e inventor jerezano. Su ingenio y creatividad han mejorado la calidad de vida de familias de zonas rurales, especialmente en la sierra de Durango.

Hernández Caldera diseñó un sistema para generar energía mediante una bicicleta, lo cual le ha cambiado la vida a la gente que carece de las instalaciones de energía eléctrica.

El hombre también ha creado herramientas para cortar madera, pulir y extraer el agua. Sin pretensiones por sus inventos, dice con humildad que “cualquiera que tenga la capacidad puede hacer  estos inventos”.     

Ganas de superación
Hernández Caldera nació en la comunidad del Tanque de San Juan. Aunque no realizó la educación primaria siempre tuvo las ganas de superarse y trascender en algún proyecto.

Y como muchos otros jerezanos tomó la decisión de emigrar a los Estados Unidos. José Pedro solo menciona  que  permaneció poco en el vecino país, pues no le gustó la calidad de vida.  En su opinión, consideró que la cuestión laboral es “esclavizante”.

Como Hernández Caldera ya no quiso permanecer en Estados Unidos, optó finalmente por regresar a Jerez, pero había un problema: ¿cómo lograría su sustento si no tenía preparación para lograr un buen empleo?  

 “No tengo estudios y no quería ser empleado, por eso me encomendé a Dios”, recuerda el hombre.  
Considera que Dios escuchó sus plegarias, pues tuvo un sueño en el que trabajaba en una taller de herrería y a partir de ahí sus planes fueron tomando forma.

Siguiendo su premonición, solicitó trabajo en la balconería  de don José Félix,  a quien le ayudó por dos años, tiempo en el que aprendió a diseñar maquinaria para doblar varilla.

Hace 24 años se separó de su maestro y desde hace 20 se estableció en la colonia Patria Nueva, donde instaló un taller.

Al llegar a este sitio, se topó con el problema de la falta de energía eléctrica y la herramienta para trabajar. Nuevamente se encomendó a Dios y volvió a encontrar una solución.

José Pedro asegura que en otro sueño repentinamente supo cómo hacer un compresor y diseñar las bicicletas que generan energía. Este mecanismo opera con una batería, a la que después de pedalear dos horas, acumula energía para ocho o hasta 15 días.


Estas bicicletas generadoras de energía fueron la inspiración para construir nuevas con las que fue posible extraer agua de los pozos, pulir, cortar madera, moler nixtamal y muchas cosas más sin necesidad de utilizar energía eléctrica.

No conforme con estos diseños, Hernández Caldera comenzó a trabajar nuevos equipos que ya son vendidos fuera del estado. “Al cliente se le hace lo que pida”, dice orgulloso de sus obras.

En Jerez participó en la remodelación del primer cuadro de la ciudad realizando algunas piezas de herrería, así como en el pequeño quiosco de jardín principal. El hombre también construye cortinas para puertas, vigas y “todo lo que los clientes piden”.

Para él, cualquier pedido es como un rompecabezas que tiene que armarse y en caso de no encontrar una solución “a ver qué me aconseja la almohada”.

Y menciona que Dios ayuda a todo mundo, pero muchos no le ponen atención.

Lamentablemente, dice que este año no fue bueno para su negocio, pero tampoco le falta trabajo, ni personas que acuden con la inquietud de tener algún equipo que no utilice energía eléctrica.

La utilidad de sus diseños sirve desde ofrecer iluminación hasta facilitar el trabajo de los agricultores.

 “Yo siento que cualquiera que tenga la capacidad puede hacer  estos inventos”, comenta al referir que sus bicicletas generadoras de energía, que vende desde hace años, para él solamente son eso, simples bicicletas.  

Sin embargo, las que el arma se conectan a una batería y de ella sale la luz; “tiene para carga lenta y rápida: la carga lenta da de 12 a 16 voltios y la rápida de 28 a 32”.

Hernández Caldera asegura que su  fe es inquebrantable y para él lo primero es pedir a Dios que le ayude para hacer todas las cosas que la gente ocupa. 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
América supera a Necaxa y va a la final ante Tigres
Gana Judit  
Los chicos malos de Chayo 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.67
Venta 21.17
€uro
Compra 21.81
Venta 22.31

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad