Sunday 04 de December de 2016

Intolerancias y omisiones en el mismo aparador

J. Luis Medina Lizalde      9 Apr 2014 21:53:06

A- A A+

Compartir:
La iniciativa de un foro sobre migración del diputado José Guadalupe Hernández dejó más enseñanzas de las buscadas; hubo de todo, desde la reflexión nada complaciente de académicos especializados hasta la insustancial participación de una fallida aspirante a gobernadora de Texas derrotada en las internas del partido republicano. También una lúcida radiografía sociopolítica desde la perspectiva migrante de un ponente de origen salvadoreño.

Eso sí, a José Hernández le falta malicia o le sobra institucionalidad. La decisión de invitar a la exgobernadora Amalia García, desde el punto de vista de las formas, es una decisión impecable; ella es la presidenta de la comisión de la Cámara de Diputados que justifica su existencia con el tema de la migración. Si no la invitaba, la convocatoria luciría moralmente empobrecida por el espíritu de facción que denotaría.

Desde que se anunció su presencia, cualquier observador advirtió que el evento del diputado no merecería la promoción que suele recibir un acto de esos que producen adicción a algunos políticos; la ausencia del gobernador era absolutamente pronosticable.


Claves de la debilidad crónica
La clase política dirigente zacatecana vive sumergida en reyertas, odios y antipatías de diversos grados; no se trata de las naturales diferencias entre distintos modos de pensar, tampoco de lealtades partidarias contrapuestas, ni siquiera de adscripciones a equipos distinto.

Se trata de la proclividad a la intolerancia política resultante de la larguísima duración del régimen autoritario que en Zacatecas ha escrito muchas episodios: de autoexilio (José Minero Roque), exilios diplomáticos (Leobardo Reynoso y Francisco E. García), muertes prematuras envueltas en la controversia (Pedro Ruiz González), hasta llegar a los turbulentos desamores políticos de la era de la alternancia zacatecana en la que se baten con denuedo los últimos tres sexenios. El foro de los migrantes los evidenció.

¿La adolescente fragmentación de la clase dirigente zacatecana ocasiona la crónica debilidad del gobierno ante una Federación que invierte grandes sumas en el desarrollo de otras regiones, dejando siempre al estado para el final? Cuando prevalece la madurez en política, las diferencias son fortaleza, pero entre nosotros no es el caso.

Eventos como el que tuvo lugar el sábado 5 del presente en el vestíbulo de la Legislatura pueden contribuir a legitimar la figura de diputado migrante en la medida en que introduzcan en la agenda pública el asunto migratorio hasta convertirlo en motivo de política de Estado.

En esa dirección es necesario subrayar que el régimen mexicano carece de legitimidad en sus reclamos a Estados Unidos si no cesa en su criminal indiferencia ante el sufrimiento humano que recogen los humildes centroamericanos en su paso obligado por nuestro territorio.


No existe justificación alguna del trabajo sucio que el gobierno mexicano realiza por cuenta de los Estados Unidos. Si los diputados migrantes quieren hacer algo por la migración mexicana, están obligados a oponerse a las deshumanizadas circunstancias de los migrantes en tránsito por México.

¿Cuál es la razón de que el racismo judicial de Texas sea tomado con tanta indiferencia? El derecho internacional le impone a los países la obligación de dar aviso al consulado del país de origen de un ciudadano acusado de algún delito; Estados Unidos está obligado a notificar al consulado mexicano cuando un paisano es detenido para someterlo a proceso.

La mayor parte de los estados de la Unión Americana así lo hacen, pero el gobierno de Texas manda al diablo las leyes internacionales, argumentando que las mismas a quien comprometen es al gobierno federal.

El caso es que ayer ejecutaron a Ramiro Hernández Llamas, tamaulipeco cuya sentencia no desató las oleadas de indignación de otras veces, probablemente debido a que su culpabilidad está más acreditada. De todos modos, la violación al principio del debido proceso es igualmente manifiesta y el gobierno de México asume, cuando menos de dientes para afuera, una posición de inconformidad.


Reprochable omisión
Se esperaría que el racismo judicial de Texas que tanto se ensaña con los migrantes y la inminente y procesalmente anómala ejecución de Ramiro Hernández motivaran un posicionamiento de los congregados en reclamo de respeto a la asistencia consular de los desamparados migrantes, que no están en condiciones de participar en clubes ni de aspirar a ser electos diputados en México, pero les pasó de noche.

Lo que acordaron fue reunirse cada tres meses, con Querétaro como siguiente sede; pronto sabremos si la iniciativa de José Guadalupe Hernández inaugura una etapa de mejor atención al tema o degenera en un pretexto más para el turismo político con cargo al erario.
Nos encontramos el lunes en El recreo.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Detiene la Fepade a 12 personas; compraban votos a favor del PRI
Un hombre muere ahogado en La Encantada
Catedráticos estafan a la UAZ  
PREP comienza a arrojar resultados de la Elección Extraordinaria
Pasar Navidad con su mamá, el más grande deseo de Samuel y Cinthia
Video; denuncian robos en el estadio Francisco Villa
Taxista ocasiona choque y huye del lugar
‘Victoria contundente’ de Judit Guerrero en la elección extraordinaria: Luévano Ruiz
Perla y Paola nunca han estrenado ropa
Captan 'rata' en nevera con pollo de supermercado en Colombia
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.67
Venta 21.17
€uro
Compra 21.81
Venta 22.31

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad