Thursday 08 de December de 2016
»Imagen celebra el sexto aniversario de Historias de Lobos 

Ivonne Nava, una voz para repensar el delito 

Heraclio Castillo      26 Apr 2014 21:00:05

A- A A+

Compartir:
Vale la pena pensar que puedes confiar en la persona que está a tu lado.  (Imagen)
Vale la pena pensar que puedes confiar en la persona que está a tu lado. (Imagen)
Aunque el nuevo sistema de justicia penal es más eficiente, para Ivonne Nava García dicho sistema aún no toma en cuenta las circunstancias bajo las cuales se cometió un delito y que pueden ser determinantes para una sentencia a favor o en contra de la persona acusada.

En su labor como perito en Psicología Forense, ella afirma que “trabajo con el dolor crudo de las personas” y a pesar de ser criticada por involucrarse con las personas que han cometido un delito, asegura que “siempre hay una historia por contar”.

Por seis años Ivonne Nava ha publicado esas anécdotas bajo el nombre de Historias de Lobos, con la esperanza de que los testimonios ayuden al lector a evitar caer en tales circunstancias y también para que la gente se haga consciente de las consecuencias de sus decisiones.

Con un poco de nostalgia, recuerda que la idea surgió al ver la película Buza, Caperuza; ahí advirtió que “el lobo es lobo hasta que conoces su historia y Caperucita es Caperucita hasta que conoces su historia”.

Por ello, se dio a la tarea de reunir los testimonios que escucha de forma cotidiana en su trabajo como perito a fin de darlas a conocer para “pensar en el acusado y cómo le arruinan la vida”. La oportunidad llegó una tarde de hace seis años, cuando salía de la escuela de recoger a sus hijos.

“Ese día me desvié de mi ruta y vi las oficinas del periódico Imagen y se me ocurrió hablar con el director, en ese entonces don Eugenio Mercado. Yo pensé que no me recibiría, pero me hizo pasar, le planteé el proyecto y me dijo que le enviara la colaboración”.

Para su sorpresa, su primera Historia de Lobos salió publicada en la misma semana “y yo no me lo podía creer; iba en las dos últimas páginas del periódico, pero fue una semana con éxito total que pronto me pasaron a las primeras páginas”, recuerda.

En adelante, Ivonne Nava buscaría historias diferentes, variadas, sacadas de los archivos en su trabajo como perito. Sin embargo, por decisión propia, “hay historias que no se publican porque la gente ha sufrido demasiado”. Tal situación, no obstante, le ha motivado a seguir hablando de las víctimas, “porque hay que conocer sus historias, las circunstancias en las que se cometió un delito”.

Lectores agradecidos
Para Historias de Lobos ha ido más allá de dar a conocer las anécdotas de quienes, por una circunstancia u otra, se vieron involucradas en un problema con la justicia.


Con satisfacción, afirma que los lectores le escriben para hacerle saber que se han sentido identificados con la situación narrada y les ayudó a evitar un trágico desenlace.

En otros casos, los lectores también le han hecho llegar sus inquietudes respecto a un caso en particular, en busca de un consejo para salir de dicha situación.

Para algo que la motiva a seguir escribiendo sus historias es que “vale la pena pensar que puedes confiar en la persona que está a tu lado”. Por ello insiste en que “es fundamental tomar en cuenta al ser humano como
tal para un caso”, pues su historia también determina la razón de un delito.

Justicia, “muy blanda”
Sin justificar los delitos, Ivonne Nava también considera que la sociedad ha influido bastante en el fenómeno creciente de los jóvenes involucrados con la delincuencia organizada: “el rencor social es una respuesta a esta situación; ellos ven en su entorno que los demás tienen tal o cual cosa, que son marginados por no tener los mismos recursos o educación y eso los lleva a buscar una manera de ganarse esa posición”, aun a costa de delinquir.

No obstante, en el caso de los menores infractores, afirma que “la ley de justicia para adolescentes es muy blandita; a esa edad, los jóvenes ya son conscientes de lo que está bien y lo que está mal”, pues en su experiencia, ha visto casos de menores que cometen delito graves, intencionales, sin que lleven un proceso adecuado a las circunstancias.

Respecto al sistema de justicia para adolescentes, admite que no hay una rehabilitación integral: “los jóvenes delincuentes, cuando salen del centro de internamiento, vuelven a delinquir porque no hay un sistema que les permita salir de ese medio”.

Por ello, el mote “Mi delito...” con el que titula sus historias se refiere a “Mi error...”, como una manera de que el lector reflexione sobre un caso, “que se humanicen; la gente necesita volver a creer que hay personas buenas”.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Prepara director de Fonatur respuesta a ataques de Morena
Sancionan a personal del IMSS que participó en un ‘Mannequin Challenge’
Arrebatan al narcotráfico 150 mil armas; además de drogas y bienes
El eterno viajero
Más de 150 elementos buscan por aire y tierra a delincuentes en Veracruz
Denuncian fraude en universidad de Duarte
Conmemora el Museo de Guadalupe su centenario
Achacan fallo educativo a Calderón y Gordillo
Atacan a policías durante operación 'encubierta' en Nuevo León
Vanidad en Navidad; estilo de temporada
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.35
Venta 20.85
€uro
Compra 21.60
Venta 22.1

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad