Friday 09 de December de 2016

Jesucristo es el Cordero de Dios que quita todos los pecados del mundo

Fernando Mario Chávez Ruvalcaba      18 Jan 2014 21:00:05

A- A A+

Compartir:
San Juan Bautista aseguró que en Jesús se posa el Espíritu Santo, por eso lo bautizó. (Cortesía)
San Juan Bautista aseguró que en Jesús se posa el Espíritu Santo, por eso lo bautizó. (Cortesía)
INTRODUCCIÓN
Estamos comenzando el Ciclo A de la primera parte del Tiempo Ordinario de nuestras celebraciones dominicales, con nuestra esperanza puesta en la manifestación salvadora de Jesucristo que estamos llamados a contemplar y asimilar religiosa y espiritualmente a lo largo de este tiempo, hasta comenzar la Cuaresma que de nuevo nos conducirá a las celebraciones de la Semana Santa y la Pascua de Resurrección.

Tenemos ahora una nueva gracia que Dios nos concede para iluminar y acrecentar nuestra fe unida al amor a Dios y a los hermanos, teniendo como guía y camino a Cristo, “Luz de las gentes” para todos los pueblos de nuestro planeta.

Hoy, nuestra contemplación y unidos íntimamente con Jesús, Cordero de Dios que borra los pecados de todos los hombres, es bajo el signo de la conversión y de la imitación y su seguimiento en el tiempo de nuestro peregrinar por este mundo.

JESUCRISTO ES EL CORDERO DE DIOS
Juan el Bautista en el texto evangélico de este domingo, reconoce y presenta a Cristo como el Cordero de Dios, título eminentemente mesiánico y que encontramos en el canto del Siervo de Dios del profeta Isaías (Is 53,7).

Este título está estrechamente conectado con el cordero pascual inmolado, para que con su sangre fuese señal de la liberación del pueblo de Dios de la esclavitud ignominiosa que padecía de parte del pueblo egipcio (Ex cc 13-15 y ss).

También este título del cordero de Dios, se relaciona con los corderos en el templo para obtener la expiación de los pecados del pueblo judío (Ex 29, 38; Lev 16, 21).

Estos signos cultuales del Antiguo Testamento son un adelanto profético de lo que sería El Cordero de Dios referido a la persona del Hijo de Dios hecho hombre, quien se inmoló por todos sus hermanos en la Pasión y en la Crucifixión en el monte Calvario, conquistando así la liberación y redención de todos los hombres y conducirlos por él mismo, camino, verdad y vida, hacia la intimidad definitiva con Dios Uno y Trino, en el cielo y para siempre.

Este título que recibe Jesús en la historia de la salvación, desvela también la divinidad y el poder de Cristo para instaurar el reino de Dios en medio de todas las generaciones que han habitado, habitan en el presente y hacia el futuro, en la fe de la tierra hasta que Dios sea todo en todas las cosas y en el corazón, en alma y en los cuerpos de todos los redimidos del pecado y de la muerte eterna.


JUAN EL BAUTISTA HA DADO SU TESTIMONIO ACERCA DE JESUCRISTO
Efectivamente, Juan ha dado este testimonio: “Vi al Espíritu descender del cielo en forma de paloma y posarse sobre él. Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: ´’Aquel sobre quien veas que baja y se posa el Espíritu Santo. Ése es el que ha de bautizar con el Espíritu Santo’. Pues bien, yo lo vi y doy testimonio de que éste es el Hijo de Dios”.

Jesús como el Cordero de Dios que quita los pecados del mundo, nos llama a creer sólidamente en su evangelio y su misión de Mesías como enviado por Dios Padre para nuestra salvación temporal y definitiva en el más allá.

El Espíritu Santo nos llena de gracias y nos da la fortaleza para que todos nosotros, sus creyentes, demos testimonio de su presencia y acción salvadoras en la Iglesia y para todos los hombres de buena voluntad y que ama tanto el Señor.

CONCLUSIÓN
Las enseñanzas bíblicas de los textos que en este domingo nos presenta la Iglesia con relación al Cordero de Dios que borra todo pecado e iniquidad, nos debe hacer preguntarnos todos y cada uno:

¿Qué clase de testimonio damos en nuestra propia Iglesia y ante el mundo como cristianos comprometidos con pensamientos, palabras y acciones en nuestra vida de auténticos cristianos? ¿Caemos en la cuenta que nuestros comportamientos egoístas y pecaminosos destruyen y desvirtúan la validez de creyentes de la Iglesia y ante el mundo?

Pidamos a Jesucristo, hoy y siempre, nos dé la gracia de ser discípulos misioneros suyos, en la Iglesia y en el mundo, para que llegue su reino y se realice su voluntad unidos siempre al testimonio limpio y puro de Jesús como el verdadero y único Cordero de Dios que borra los pecados de la humanidad y nos hace ser hijos del Padre, hermanos suyos y anunciadores de su evangelio en la conquista de todos los hombres para que todos lleguemos a participar del banquete del reino de Dios como el adelanto del gran banquete en la vida eterna del cielo.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
A plena luz del día asesinan a 3 hombres en Calera
Madre finge que le robaron a su bebé para ocultar que lo asesinó
Llega a casa de su hijo; lo encuentra muerto
Balean dos viviendas del Centro Histórico de la capital
Por frío, cobijan a bebé en exceso y muere asfixiado
Se quedan comerciantes del mercado Arroyo de la Plata hasta el 15 de enero
La Joya está lista para los XV años de Rubí y sus invitados
En Guerrero 3 agentes de la PGR murieron calcinados en un vehículo
Caen 2 por homicidio de Renato López; móvil sería pasional
Entrega la Sedesol 9 millones de pesos en créditos
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.38
Venta 20.88
€uro
Compra 21.54
Venta 22.04

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad