Saturday 03 de December de 2016

Jesucristo resucitado subió al cielo

Fernando Mario Chávez Ruvalcaba      31 May 2014 21:00:06

A- A A+

Compartir:
El hijo de Dios es exaltado para estar en la gloria eterna junto a su padre. (Cortesía)
El hijo de Dios es exaltado para estar en la gloria eterna junto a su padre. (Cortesía)
INTRODUCCIÓN 
Hoy se cumplen 40 días desde la resurrección de Jesucristo y dentro del desarrollo de la Cincuentena Pascual, la Iglesia celebra solemnemente el artículo del Credo que profesamos con fe siempre renovada: “Subió al cielo y está sentado a la derecha del Padre”.

La narración de este hecho está asentada en la cosmovisión que tenían los pueblos antiguos cuando se imaginaban que habían tres planos superpuestos y paralelos: arriba, el cielo, morada de Dios; en el medio, la tierra plana para la habitación de los hombres; debajo, el reino de los muertos.

Sabemos ahora, con las investigaciones que se han hecho sobre la forma y constitución física y material de nuestra tierra y la contemplación del universo con potentes telescopios en las estaciones situadas en lugres estratégicos del planeta, que esa visión de los antiguos ya no tiene sentido, pero las verdades de nuestra fe quedan intactas y se reafirman con mayor profundidad con la cosmovisión que realmente tenemos del universo que nos rodea y que contemplamos con interpretación realista y científica.

SIGNIFICADO DEL HECHO DE LA ASCENSIÓN DE CRISTO AL CIELO 
Desde luego, este hecho no es un fenómeno meramente físico, como el de un proyectil o nave que son lanzados al espacio hasta que al alejarse se pierden entre las nubes o en la misma inmensidad de la atmósfera y estratósfera.

Se trata a la luz de nuestra fe como respuesta a la revelación divina, que nos hace contemplar y admitir que Jesús de Nazaret ha sido glorificado por Dios, como el rey del universo que ha sido creado por él, y que es juez de vivos y muertos.

Que Jesús victorioso del pecado y de la muerte es exaltado para estar en la gloria eterna junto al Padre, con la fuerza inconmensurable del Espíritu Santo, que lo ha resucitado de entre los muertos.

Ahora Jesucristo está a la derecha del Padre manifestando su honor y gloria que ha conquistado con lo méritos de su Pascua, siendo poderosamente camino, verdad y vida para aquellos que lo aman, lo aceptan y creen en él, desde esta vida y existencia terrenas hasta la glorificación trascendente y eterna en la casa del Padre en el cielo.

Jesús glorificado tiene ahora y para la eternidad un nombre sobre todo nombre, ante el cual doblan las rodillas todos los seres en el cielo y en la tierra (Flp 2, 10).

El primer mártir de la historia cristiana, Esteban, lo vio así: “Estoy viendo los cielos abiertos y al Hijo del hombre en pie, a la diestra de Dios” (Hech 7, 56).

Lo que hoy celebramos con gozo pleno es la coronación de la obra y la persona de Jesús.

Su camino, como el nuestro, no desemboca en la nada o en el absurdo y el engaño de las sombras que no tienen ninguna consistencia ni razón de ser, sino en la plenitud de vida en la gloria gozosa y eterna de Dios.

Los discípulos de Jesús lo vieron así y bajaron del monte llenos de paz y alegría. Ahora les toca a ellos ir por el mundo mostrando a los hombres ese camino porque en la casa del Padre hay muchas
habitaciones (Jn 14, 1 y ss.) y Jesús con su ascensión nos prepara un lugar.

La fiesta de hoy es despedida, que encierra alegría y esperanza. Conocemos el camino que nos conduce a la verdad y la vida.

La meta es Jesucristo trascendente y glorificado a la derecha del Padre y la luz en nuestro camino hacia el más allá, es el Espíritu Santo que nos colma de sus dones, carismas y frutos.

LOS CRISTIANOS QUE NOS HAN PRECEDIDO Y LOS DE ESTE SIGLO, LLENOS DE LUZ Y ESPERANZA, DEBEMOS SER LOS TESTIGOS ELOCUENTES PARA QUE CONQUISTEMOS JUNTO A CRISTO NUESTRA GLORIFICACIÓN ETERNA
Desde luego, no se trata de fugarnos de este mundo en el cual vivimos, nos movemos y somos, sino de ser testigos comprometidos con la obra y exaltación de Cristo, como el que impulsa y nos hace superar todas las coordenadas de espacio y tiempo de nuestro caminar por la tierra.

Más allá de la caducidad humana sobre la tierra, con sus dolores, enfermedades, pruebas de toda clase y la misma muerte, por esto mismo, somos heraldos del cielo nuevo y la tierra nueva en los cuales debemos promover la fraternidad, la justicia, el amor misericordioso para todos sin distinción de personas.

Todos somos hijos adoptivos de un mismo Padre, quien nos ama entrañablemente y nos ha dado a su hijo Jesucristo para que vivamos con él, como él, sirviéndonos como prueba de un amor, que no conoce límites y fronteras.

Sin desanimarnos ante los retos difíciles y angustiosos de nuestro tiempo y en las sociedades en las cuales vivimos, tenemos la seguridad de un abogado defensor y que nos acompaña en nuestro caminar diario, el Espíritu Santo consolador.

El domingo próximo será el de Pentecostés, cuando la efusión del Espíritu Santo se derrame sobre todos nosotros para ser testigos de la gloria del resucitado proclamando con audacia y valentía, que Dios no es un Dios de muertos sino de vivos; que el Padre eterno, su hijo Jesucristo y la llama del Espíritu Santo son vida nuestra sin fin de eternidades.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Carambola brutal; mueren 2 personas
Los hermanitos Ramos esperan con fe al Niño Dios
La FEPADE y el IEEZ trabajando de cara para la elección extraordinaria
Economía incierta para 2017: analistas; efecto Trump
Hallan equipo de espionaje en el Congreso de Aguascalientes
Le llueven más cargos a Duarte; presentan denuncia por omisiones
Muro de Trump traería graves consecuencias para la biodiversidad: PNUMA
Busca Inapam incrementar beneficios para adultos mayores 
Se impulsará expansión del libre comercio: Peña
Salud apuesta a reducir las muertes maternas
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.58
Venta 21.08
€uro
Compra 21.98
Venta 22.48

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad