Saturday 03 de December de 2016
»Falleció el 26 de julio de 2003  

José Antonio Casas Torres, un precursor de la radio 

Norma Bernal      2 Aug 2014 19:19:31

A- A A+

Compartir:
  • Su pasión por la radio comenzó con un experimento. (Cortesía) Su pasión por la radio comenzó con un experimento. (Cortesía)
  • José Antonio siempre estuvo preocupado por innovar en la radiodifusión. (Cortesía) José Antonio siempre estuvo preocupado por innovar en la radiodifusión. (Cortesía)
  • Al lado del gran amor de su vida. (Cortesía) Al lado del gran amor de su vida. (Cortesía)
Imagen de


A 11 años de su partida, en la radiodifusión a nivel nacional se extraña la presencia de uno de los grandes exponentes y visionarios personajes en el rubro, José Antonio Casas Torres, precursor en el estado, creador de la XEEL y la XEIH y ganador del primer galardón Radiodifusor Comprometido con la Sociedad en México.

Para José Antonio Casas Torres, la radio fue más que una pasión, pues desde que se adentró en el mundo de las radiocomunicaciones por un experimento en su clase de Física, su vida cambió para siempre.

Desde pequeño, José Antonio fue un precursor a quien se veía adelantado para su tiempo y con un profundo sentimiento por la innovación.

Nació el 13 de junio de 1922 en el seno de una familia numerosa con nueve hermanos: Víctor Manuel, Carlos, Federico, Elena, José Marte, Francisco, Catalina, Cristina y Josefina.

Su padre, Víctor Casas Torres, era mecánico electricista de profesión y Petra García, su madre, era ama de casa de tiempo completo.

La infancia de José Antonio siempre fue muy tranquila, pero todo iba a cambiar cuando durante un experimento descubriera la radio, una pasión que lo llevó a construir sus sueños con la primer radiodifusora en El Mineral, la XEEL.

Comienza un sueño
Su hijo, Jaime Torres Gallegos, narró la vieja historia que todos en su familia recuerdan con gran sentimiento, el día que nació la idea de la radio en Fresnillo.

El encargado actual de la radio relató que fue en la primaria Fray Pedro de Gante, ahora escuela General González Ortega de la compañía Minera Fresnillo, donde su padre tuvo su primer acercamiento con el medio de comunicación.

Por ser un alumno destacado, cuando José Antonio cursaba el sexto grado de primaria fue invitado por su maestro Juan Ruiz de Esparza a participar en el laboratorio de Física y Electricidad, donde él y cinco compañeros más recibieron conocimientos en la radiocomunicación.

“Entre los muchos experimentos que realizaron fue el de la construcción de un radiotransmisor y un receptor con base de sulfuro de plomo el que más marcó a mi papá, aquella vez, los alumnos se llevaron una sorpresa por haber logrado una comunicación inalámbrica a más de 150 metros”, comentó. 

A partir de ese día todo cambió y lo siguiente fue el camino de don José Antonio para forjar y hacer realidad sus sueños.   

“Platicaba mi papá que su maestro fue quien le dio un gran impulso para iniciar sus estudios por correspondencia en el Instituto de Radio de la National School de Los Ángeles, California, donde obtuvo su acreditación como Técnico en Electricidad y Electrónica especializado en Radiocomunicaciones. Un meritorio reconocimiento a nivel de ingeniería de esos tiempos”, dijo. 

Siendo aún muy joven, inició su propio negocio en 1937, al montar el primer y único taller de servicio radioeléctrico en el estado de Zacatecas.

Ganó fama rápidamente en el centro del país, además de que daba servicio de garantía a los comerciantes que distribuían los aparatos radiorreceptores.  

Cuando se instaló la primera radiodifusora en la capital del estado, la XELK, propiedad inicialmente de José Miguel Acevedo y Jesús Macías, pidieron ayuda a don José Antonio para el diseño, construcción e instalación de las etapas del transmisor.

“A finales de 1938, Miguel Acevedo y su padre, José Acevedo Méndez, le solicitaron ayuda a mi padre para la construcción del transmisor de la radiodifusora XEMA para esta ciudad de Fresnillo, se hizo cargo de la terminación del equipo, su instalación y su mantenimiento durante varios años”, aseguró Jaime Torres.

A perseguir el sueño
Con la idea lograr su sueño de la infancia, se lanzó a la aventura el 16 de diciembre de 1947 cuando intentó por primera vez obtener su propia estación de radio y formuló una solicitud ante la entonces Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas (SCOP); sin embargo, la petición le fue negada por no ajustarse a los procedimientos burocráticos.

En 1954 retomó los trámites y  solicitó una concesión proponiendo una inversión de 20 mil pesos y una potencia de 250 watts en el equipo transmisor. 

Fue 11 años después, en 1958 cuando el entonces presidente de la República, Adolfo Ruiz Cortines, le entregó en la mano, con ayuda del gobernador del estado, Francisco E. García, una carta-petición de la autorización de su concesión para la estación de radio de sus sueños. 

Esta petición fue atendida de inmediato y bajo dispensa de trámites se le permitió la instalación y pruebas de la radiodifusora XEEL.

Entre sus logros, destacó la creación de la radiodifusora XEIH, estación que es líder en el mercado popular desde su fundación en 1970 y fue concesionada a nombre de su esposa Juanita Gallegos de Casas Torres.

La preocupación de José Antonio fue siempre estar a la vanguardia con tecnología de punta y en materia de radiodifusión, por lo que destacó en el ámbito  al innovar a nivel estatal.

Además, para llevar a los jóvenes a un lugar de esparcimiento para atender la falta de lugares donde pudieran distraerse sanamente, creó en 1986 la Discoteca Argentos. 

Casas Torres participó en diversas actividades de beneficio social, tales como la formación de la Unión de Usuarios de Servicios Públicos de Fresnillo, fue maestro fundador de la escuela secundaria Federal Benito Juárez, cuando estaba ubicada en la Plazuela de la Huerfanita.

Participó como presidente de la Delegación Zacatecas de la Cámara de la Industria de la Radio y Televisión durante varios periodos, donde ideó y propuso a nivel nacional el concepto de sistema combo, consistente en la trasmisión simultánea de AM y FM, modalidad que, incongruentemente, la SCT nunca autorizó para Zacatecas, pese a que en el estado y de él nació la idea.

En octubre de 2001, ante la mayoría de los radiodifusores del país en la celebración de la Asamblea General del Consejo Directivo de la Cámara de Radio y la Televisión, se le otorgó a Casas Torres el más preciado reconocimiento para un concesionario de esta industria, el primer nombramiento de Radiodifusor Comprometido con la Sociedad.

Esposo y padre
La vida de Juan Antonio cambió por completo cuando decidió unir su vida con la joven de apenas 16 años, Juana Gallegos, quien además de ser su complemento, fue parte fundamental para que la radio creciera.

Procrearon 12 hijos, nueve varones y tres mujeres: José Trinidad, María Leonor, José Francisco, Javier, José Antonio, Jaime, Alfonso, Gustavo, Eduardo, José Ricardo, Silvia Ofelia y María Eugenia. 

Al hablar de su padre, Silvia Ofelia Casas Torres esboza una sonrisa con ternura aunque sus ojos reflejan la tristeza por su pérdida. 

Recuerda a su padre como una persona bondadosa, quien no necesitaba decirles a sus hijos cuánto los quería, pues se los transmitía al verlos.

Nunca les puso una mano encima para reprenderlos como se acostumbró en antaño y pese a que intentó portarse recio para corregirlos, su método siempre fue aconsejarlos de la mejor manera posible.

“Me acuerdo que mi mamá nos regañaba y le decía, ‘pégales porque no me hacen caso’, a veces lo que hacía mi papá, era meterse en un cuarto con nosotros y él se pegaba en una pierna y nos decía ‘lloren, lloren nada más’ y eran sus castigos”, relató Silvia Ofelia.

Hace más de 21 años, su hija y su esposo Álvaro Solís le platicaron a don Juan Antonio que emprenderían el proyecto  de una papelería; “nos dijo que él sabía que nos iría muy bien y que no necesitábamos su apoyo, pero que siempre estaría con nosotros”, expresó.

Una anécdota que recuerda con mucho cariño es que su padre permanecía afuera de la papelería establecida en la calle 20 de Noviembre en su vehículo por horas. 

Momentos antes de que cerraran el local llegaba y aplaudía el éxito de su hija, pues muchas personas llegaban a comprar artículos escolares diariamente. 

11 años de ausencia
El 26 de julio del 2003, un infarto cerebral en su casa le arrebató la vida, pero su historia, trayectoria y trabajo quedaron marcados por siempre, no solo en su familia, sino en miles de fresnillenses.

Años más tarde, otra desgracia sacudió a la familia, Juanita Gallegos, la madre y jefa de la familia dedicada a la radiodifusión falleció.

Desde entonces, los 12 hermanos se han mantenido unidos, tal y como se los enseñaron sus padres.

Ahora, la siguiente generación le enseña a sus hijos y nietos el valor familiar, el amor y sobre todo, la tenacidad y la lucha para cumplir sus sueños.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Carambola brutal; mueren 2 personas
La FEPADE y el IEEZ trabajando de cara para la elección extraordinaria
Los hermanitos Ramos esperan con fe al Niño Dios
Hallan equipo de espionaje en el Congreso de Aguascalientes
Economía incierta para 2017: analistas; efecto Trump
Le llueven más cargos a Duarte; presentan denuncia por omisiones
Muro de Trump traería graves consecuencias para la biodiversidad: PNUMA
Busca Inapam incrementar beneficios para adultos mayores 
Se impulsará expansión del libre comercio: Peña
Salud apuesta a reducir las muertes maternas
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.58
Venta 21.08
€uro
Compra 21.98
Venta 22.48

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad