Sunday 04 de December de 2016

José de Jesús ganó la batalla

Melina González      14 Feb 2014 22:09:34

A- A A+

Compartir:
Con el sueño de convertirse en un prestigioso abogado y, con ello, ayudar a combatir la delincuencia y los problemas que aquejan al país, José de Jesús acude a la escuela como cualquier otro niño.

Su deporte favorito es el futbol y su materia predilecta son las matemáticas. Cursa sexto de primaria, pero ya anhela algún día crear una familia y convertirse en el padre de dos niños. Sin embargo, con tan solo 14 años de edad, ya ha librado una de las peores batallas: la lucha contra el cáncer, de la cual salió victorioso, pese a estar aún en observación.

Hace dos años y medio comenzó la odisea: dolores constantes en sus articulaciones, sarpullidos en todo el cuerpo y sangrado de la nariz constante fueron algunos síntomas que con el tiempo alertaron a su madre, quien jamás se imaginó que fuese cáncer.

Tras numerosos estudios se determinó que José padecía leucemia linfoblástica aguda, un tipo de cáncer muy agresivo; “sentí que el mundo se me vino encima, pero no tuve de otra más que salir adelante y echarle ganas”, recuerda su madre, la señora Rosa María Ramos.

José asegura que al enterarse de su padecimiento, trató de tomarlo de la mejor manera: “no fue tan duro, yo solo quería seguir con mi vida normal, aunque a partir de entonces cada semana iba al hospital y me la pasaba ahí casi todo el día todos los días”, relata.

Para él, lo más difícil fue dejar de convivir con sus hermanos y sus amigos; sin embargo, explica que su buen ánimo y “mis ganas por vivir” fueron el motivo por el cual nunca se dio por vencido.

“Hay que echarle ganas, no es tan duro; lo único que se necesita para salir adelante es tener ánimo y no dejar que nos invada la tristeza; sí es muy difícil al inicio, pero hay que asimilarlo y pensar que será, que debe ser solo por un tiempo”, comenta con total convicción.

Su madre cuenta que gracias a la Asociación Mexicana de Ayuda a Niños con Cáncer (AMANC) Zacatecas y al Hospital General, no han tenido que pagar nada del tratamiento, “solo los traslados, pero las medicinas, los chequeos, todo nos lo han dado”.

Con lágrimas, expresa su gratitud y asegura que la atención de los médicos y enfermeras fue cálida y humana. “Somos de Colotlán (Jalisco), pero allá no tienen este nivel de servicio, por eso venimos a que recibiera atención aquí”, explica.

Rosa María Ramos, quien en todo momento mantiene la mano de su hijo apretada contra la suya, asevera que la vivencia fue muy dolorosa para ella y para sus otros cuatro hijos, pues a pesar de que recibió apoyo para el tratamiento, “no pude encontrar trabajo estable, ya que siempre estamos viajando: cada semana hay que venir”.

Sin embargo, con optimismo, al igual que José, defiende que en esta vida “lo que no te mata, te hace más fuerte” y aseguró que ella y su hijo están listos para enfrentar lo que se presente.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Mi delito... cegarme de coraje
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.60
Venta 21.1
€uro
Compra 21.98
Venta 22.48

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad