Friday 02 de December de 2016

La cara más vergonzosa de la migración

Antonio Sánchez González      24 Jul 2014 21:41:47

A- A A+

Compartir:
Se define a quien sufre tráfico de personas como el individuo que es forzado a una situación en la que padece explotación de su cuerpo o de su trabajo, incluso dentro de las fronteras de su propio país. El más reciente informe de la ONU sobre migración señala que el tráfico de personas representa una crisis de conocimiento, dado que casi por definición, es imposible conocer la magnitud estadística del problema.

No obstante estas dificultades estadísticas, el mismo reporte estima que en el mundo unos 12 millones de hombres, mujeres y niños, hoy están forzados a trabajar o prostituirse contra su voluntad, que es probable que la coerción al comercio sexual constituya la fracción más grande cuando se habla de tráfico internacional de personas y que menos del 1% de ellas son identificadas, dada la dificultad para distinguir actividades como esclavitud laboral o a niños
soldados.

Las implicaciones para la salud de aquellos sujetos a tráfico, y particularmente a explotación sexual, son graves en cualquier momento del proceso de migración. Estos individuos enfrentan enormes barreras cuando quieren acceder a servicios de salud, y muchos de problemas sanitarios derivan directamente de la marginación, inseguridad y del retraso en la obtención de servicios médicos.

Los médicos rara vez tenemos guías para distinguir la miríada de signos y síntomas presentes en personas sujetas a actividades forzadas o influidas por experiencias traumáticas. Estas guías deberían enfatizar mecanismos de protección para los que han sufrido tráfico, además de los dirigidos a su tratamiento. A propósito, los aparatos sanitarios gubernamentales difieren significativamente entre países o, incluso, algunos carecen de sistemas nacionales de tratamiento especializado.

Particularmente, en el mundo se acepta una carencia generalizada de métodos para determinar y cumplir con las necesidades de salud de las mujeres sujetas a tráfico sexual, insuficiencia de la que también adolecen los países ricos. Las necesidades de estas mujeres son complejas y requieren de la cooperación de múltiples instancias de salud, legales y sociales. Como consecuencia, los médicos carecemos de conocimientos claros para proveer o negociar protección a la salud y los derechos de quienes han padecido este tipo de daño.

Hace ocho años, los autores de un elegante estudio inglés examinaron los efectos de tráfico de mujeres en el sentido de registrarle como un problema de salud y fijar la importancia del reconocimiento de los derechos de salud de estas mujeres como parte fundamental de sus derechos humanos, a partir de lo cual se establecieron responsabilidades de los estados para proteger, prevenir y perseguir el tráfico de personas. A pesar de esas políticas, la realidad es que aún no sabemos suficiente acerca del impacto real del tráfico de personas y muchos países carecen de mecanismos para proteger la integridad física y de salud de los individuos hechos vulnerables a través del tráfico.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
El inmenso dolor de una sobreviviente: ‘estoy en shock’
Choque por culpa de la lluvia, deja cuantiosos daños materiales
Cierran vialidad por presencia de Amoniaco en Río Grande
La conoció en redes sociales; mató a pareja tras plagiarla
Tom Ford tampoco vestirá a Melania Trump
Revelan video de sobreviviente de 'avionazo' en Colombia
Cambian los granos y el maíz por árboles de navidad
Inauguran la Feria de la Miel
Schmidt ve normal la sequía goleadora de ‘Chicharito’
Falso que haya ‘bono navideño’ para diputados, asegura Javier Bolaños
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.58
Venta 21.08
€uro
Compra 21.98
Venta 22.48

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad