Thursday 08 de December de 2016

La carrera correcta

Antonio Sánchez González      13 Mar 2014 20:22:23

A- A A+

Compartir:
“La vida de un médico está llena de momentos de terrible tensión nerviosa”, escribió Veressayev en sus Memorias de un Médico, en 1916. “La súbita recaída de un convaleciente, el llanto de un desahuciado que clama por alivio, la inevitable muerte de un paciente, la siempre presente posibilidad de un error o del efecto indeseable del tratamiento. Hay momentos en los que las fuerzas para seguir con esta vida están completamente agotadas y tienes que lidiar con la depresión que solo tú conoces”.
La profesión médica ha llevado a sus miembros por un viaje salvaje que inició con una subida gloriosa y prolongada, que motivó a los sociólogos a retratar a los médicos como los suertudos de la mitad del siglo pasado: ricos,rodeados de asistentes, pacientes leales y colegas respetuosos; hasta el inicio de los 80, cuando la literatura comenzó a describir a una generación de “médicos faltos de espíritu”, sujetos a una profesión burocratizada, pérdida de autonomía y desprestigio, en un ambiente de profunda insatisfacción personal.
Encuestas entre médicos muestran que en el inicio de los años 70 del siglo 20, menos del 15% reportaron dudas acerca de haber escogido la carrera correcta. En contraste, en los últimos 10 años, alrededor del 35% afirman que no tomarían la misma profesión en caso de tener que elegir nuevamente una carrera y el 40% no recomendaría el estudio de la medicina a un recién egresado de preparatoria.
Este clima de desdicha profesional tiene implicaciones en la salud pública. Estudios científicos aseguran que los médicos insatisfechos tienen pobres resultados clínicos, y que sus pacientes tienen índices altos de falta de apego al tratamiento y mala evolución de sus padecimientos. Además, a pesar de lo que se pueda pensar, hay problemas para reclutar miembros para ésta profesión en aprietos.
La demografía de este problema muestra una miríada de razones. Las mujeres médicos tienen índices de satisfacción profesional similares a los de sus pares varones; tampoco la edad, la especialización o el ingreso económico son factores determinantes. Curiosamente, la localidad donde se ejerce y el sentimiento personal de éxito si determinan la felicidad que un individuo obtiene del trabajo profesional médico.
Las causas de insatisfacción personal entre clínicos son diversas. El papel del doctor se ha deformado y ahora se le exige ocuparse de cosas para las que no fue entrenado: la relación médico-paciente se vició con actividades propias de administradores, abogados y agentes de seguros, en las que los médicos nos sentimos fuera de lugar y que consumen tiempo que ya no dedicamos a pensar en los pacientes. El otro factor es la discrepancia entre lo que demandan los enfermos y lo que el doctor puede cumplir, de acuerdo a los estándares de entrenamiento correcto: la gente vive más y vive enferma por más tiempo.
Recuerdo el dicho de un condiscípulo de la especialidad: “En 1960, los pacientes de mi padre le trataban como a Dios. Ahora los pacientes te tratan como a un igual y te piden que hagas milagros. El internet dice que debes saberlo todo y que no importa lo que tiene un paciente, no puedes dejarlo morir”.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
El eterno viajero
Sancionan a personal del IMSS que participó en un ‘Mannequin Challengue’
Arrebatan al narcotráfico 150 mil armas; además de drogas y bienes
Conmemora el Museo de Guadalupe su centenario
Más de 150 elementos buscan por aire y tierra a delincuentes en Veracruz
Denuncian fraude en universidad de Duarte
Vanidad en Navidad; estilo de temporada
Achacan fallo educativo a Calderón y Gordillo
Peña: México, motor de crecimiento de AL
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.29
Venta 20.79
€uro
Compra 21.88
Venta 22.38

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad