Saturday 10 de December de 2016
»Arropados por las fuerzas de Luis Moya, defienden ideales maderistas  

La carta de dos revolucionarios 

Oliverio Sarmiento      27 Sep 2014 21:04:04

A- A A+

Compartir:
  • Mediante una carta, el padre de Joaquín Amaro y uno de sus compañeros informan a sus familiares del movimiento que inició Luis Moya en 1911. (Cortesía de Bernardo del Hoyo).  (Cortesía) Mediante una carta, el padre de Joaquín Amaro y uno de sus compañeros informan a sus familiares del movimiento que inició Luis Moya en 1911. (Cortesía de Bernardo del Hoyo). (Cortesía)
  • Para mayo de 1911, un considerable grupo de personas en el estado coincidían con la visión de Francisco I. Madero. (Cortesía de Bernando del Hoyo).  (Cortesía) Para mayo de 1911, un considerable grupo de personas en el estado coincidían con la visión de Francisco I. Madero. (Cortesía de Bernando del Hoyo). (Cortesía)
  • Moya pregonó el maderismo.  (Cortesía) Moya pregonó el maderismo. (Cortesía)
  • Antonio era el papá  de Joaquín  Amaro. (Fototeca Nacional del INAH).  (Cortesía) Antonio era el papá de Joaquín Amaro. (Fototeca Nacional del INAH). (Cortesía)
  • La carta fue escrita en Monte Escobedo.  (Miguel Correa) La carta fue escrita en Monte Escobedo. (Miguel Correa)
  • Los seguidores de Moya también pasaron por Chalchihuites. (Imagen) Los seguidores de Moya también pasaron por Chalchihuites. (Imagen)
Imagen de


Antonio Amaro fue el padre de Joaquín Amaro Domínguez.

Se han llegado a encontrar algunos familiares en Lobatos, Malanoche (en Valparaíso) y Trujillo, de
Fresnillo, según los registros bautismales.

Aunque Joaquín nació en Corrales, Sombrerete, desde algunas localidades se han encontrado raíces en Valparaíso.

Lo que se presenta a continuación es una carta que un señor de apellido Aguirre envía a Durango desde Monte Escobedo, después de pasar las fuerzas de Luis Moya Regis por Chalchihuites, San Andrés del Teúl.

Aunque no se menciona su paso por Valparaíso, la biografía más actualizada de este maderista asegura que pasó entre el 6 y 7 de marzo de 1911, de la hacienda de Corrales por la Sierra de Huejuquilla,
Mezquitic (ambos municipios de Jalisco) hasta llegar a Monte Escobedo.

El 11 de marzo de ese año, cuando estaba en Monte Escobedo, de parte de Antonio Amaro envió correspondencia a un tal Antonio Rosales.

Esta carta fue localizada en el Archivo Histórico del Estado de Zacatecas (AHEZ).

Se expone a continuación en su integridad.





La carta 
Señor Antonio Rosales, Durango 
Marzo 11 de 1911, Monte Escobedo, Zacatecas. 


“Estimado y querido amigo, te escribo este a nombre de tu tocayo Antonio Amaro y Guerrero y mío.
“Compañero, andamos sobre las armas, defendiendo nuestra causa como usted lo sabe, pues no tengan cuidado de nosotros. Estamos bien. No hemos tropezado con dificultades. Los mochos no nos entran por más que les hacemos ganas.

“Hemos entrado en el Estado de Durango, Zacatecas y Jalisco [y] vamos con rumbo para el Sur hasta llegar a Tepic, antes de llegar a Santiago Escuinclan (sic) nos están aguardando 200 indios coras y los que se nos junten en la costa.

“Es probable que dentro de poco no iremos (sic) en esa con unos 800 hombres.

“Te suplico no digas a nadie, nada más a los compañeros diles que estamos bien y sin novedad. Que no tengan cuidado de nosotros. Estamos bien. Si algún día morimos será de muerte natural porque los federales no entran. Hemos tomado varias plazas [y] nos han hecho buenos recibimientos y nos tratan con mucha consideración. No les digo detalladamente todo porque no acabaría nunca.

“Dice tu tocayo que le saludes a su esposa y su hijo que le echen la bendición. Que dentro de poco nos veremos por allá si Dios quiere. Y que le saludes a tu mamá, tus hermanitos y esposa y que rueguen a Dios por nosotros. Y de mi parte los saluda a tu mamá y familia en general.

“Te encargo tengas mucho cuidado con su familia, que ahí te la encarga, que tengas mucho cuidado con ella que te lo suplica le hagas ese favor.

“Y yo de mi parte te suplico me hagas el favor de ver a José mi hermano y Manuel (roto y quemado)… que no les he escrito  porque en donde estamos no hay comunicación pero que no crean que me he olvidado de ellos. Que cuiden de las muchachas [y] que se las traigan con él y que saquen el dinero del banco. Que todo lo que es mío se los doy para ellas.

“LO mismo que los tiremes  (sic) de Torreón, que no tengan cuidado de mí, que si les dan la herencia que nos pertenece que mi parte se la dejo a Pepa y Pola. Y que tengan cuidado que no les falte nada. Al terminar nuestro negocio nos veremos por allá.

“Tu tocayo tiene el nombramiento de Mayor del Cuerpo y yo soy Capitán Primero.

“Tocayo, le suplico a usted, atentamente, que le diga a María de los Ángeles que, creo ya estará en esa su casa, que le mande decir a don Tereso Sala y doña Lupe Bocanegra que sus hijos se encuentran a mi lado con felicidad, gracias a Dios. Que no tengan cuidado con ellos [que dicha] muerte creyó.

“Dile a Joaquín que del Valle de Súchil le mandé con Rosa Burciaga una pistola negra Superior a la que tengo en mi poder. Si no la ha recibido que le escriba al Valle y la mande recoger. [Que] no nos conteste porque nosotros no tenemos paradero y que pronto nos veremos en esa si Dios nos lo concede en mi favor desayudar  a Lira R. y C.  Suiper, Nacho Espino y que le encargo mi familia al Borracho Luis Cuéllar, a el Viejo Rocha, a Ladislao Díaz, Felipe Acosta y todos los que se acuerden de mí.

“Diles que andamos con el Coronel Moya y soy Capitán Primero.

“Tocayo, dile a Joaquín mi hijo que salude a mi hermano, hermana, tíos, tías y toda la generación y que nos echen su bendición y rueguen que os vaya bien en la campaña.

“Es cuanto te digo por ahora.
“Francisco Aguirre, Capitán Primero.
Pd.
“Hagan lo posible por ver el periódico en noticias del día 11, a ver qué dicen de nosotros. NO se crean de lo que dice la prensa de nosotros. Son puras mentiras.

“En Chalchihuites les quitamos un cañón de artillería de montaña. En San Andrés los estuvimos aguardando [y] presentamos batalla y no entraron. En Huejuquilla se rajaron lo mismo y ahora nos encontramos en Monte Escobedo.

“Dile a Nacho Espino que me salude a Manuel Gurrola, Madre Juana y los que se acuerden de nosotros.
“Vamos cerquita de Guadalajara.

“Tocayo, mucho cuidado. Tu servidor Antonio A[maro] Guerrero”.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Muere mujer después de fuerte accidente en motocicleta
Fallece el secretario de Cultura, Rafael Tovar y de Teresa
Los hermanitos Mandujano no tienen juguetes 
Asegura Policía Federal camioneta con Droga 
Promotores de 65 y Más cobraban las pensiones
Balean taller mecánico en la Lázaro Cárdenas
Hallan cadáver cerca de Trancoso
Tevez, ¿juega su último clásico ante River?
Asesinan a periodista de Chihuahua afuera de su casa
Obligan a presunto ladrón a caminar desnudo por mercado de Aguascalientes
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.38
Venta 20.88
€uro
Compra 21.54
Venta 22.04

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad