Wednesday 07 de December de 2016

La Compañía Zacatecano-Mexicana

Carlos López Gámez      10 Oct 2014 20:30:03

A- A A+

Compartir:
La empresa se dedicó a la minería. (Cortesía)
La empresa se dedicó a la minería. (Cortesía)
En el primer tercio del siglo 19, al rescatarse las minas de Proaño del abandono causado por inundación de sus principales desarrollo subterráneos, la operación en materia de extracción y beneficio de los minerales estuvo a cargo del Gobierno del Estado, que propició el renacimiento del pueblo del Fresnillo. Más adelante, la bonanza se interrumpió de manera violenta por el saqueo fraguado por Antonio López de Santa Ana.

Lo anterior es parte de la historia de la minera a partir del primer y segundo tercio del siglo 19 y que se relaciona totalmente con la propia vida de la comunidad fresnillenses en esos lejanos días. El nuevo resurgimiento de la industria extractiva se gestó a partir de 1835 al constituirse formalmente la Compañía de Minas Zacatecano-Mexicana (conformada por capitalistas ingleses) que vino a traer un cambio radical en todos sentidos en la desconcertada población. El apoderado vendría a ser José González Echeverría.

Recientemente, se nos proporcionó copia de un importante documento, por cierto poco conocido, que reseña la manera en la que se tomaron cruciales decisiones para reanudar la explotación de minerales en Fresnillo; para ello, fue necesaria la esc ritura de una asociación.

La contratación consistió en 15 artículos y cuatro encisos. En su primer párrafo cita: en la ciudad de México, a 4 de septiembre de 1835, el Excmo. D. Manuel Diez Bonilla, secretario de Estado y del despachador de relaciones y encargado provisionalmente de la Secretaría de Hacienda en representación del supremo gobierno y de don Santiago Villegas, vecino de Zacatecas, en la de la Compañía de Minas Zacatecano-Mexicana, han convertido en celebrar una contrata para la dirección y avío de la negociación de minas del Fresnillo, luego establece las obligadas condiciones.

Entre ellas: La compañía se constituye como aviadora y ofrece al supremo gobierno la cantidad de 1 millón 300 mil pesos, de los cuales ha de pagar 100 mil en el acto de hacérsele la entrega de las minas, conforme a lo que estipulara después, igual cantidad al fin de cada uno de los cuatro meses primeros y 200 mil al final de cada uno de los tres meses siguientes. Las exhibiciones se harán entregando dos tercios de cada una en esta capital y el tercio restante en la comisaría de Zacatecas.

Otro de los artículos de la inesperada contrata -por la manera en que surgió a instancias del propio Santa Ana- precisamente el número 15 dice textualmente: se concede a la compañía previa autorización del Congreso General.

Primero: La permanencia de la Casa de Moneda de Zacatecas a fin de que las platas de la negociación puedan amonedarse con la oportunidad y economía que aquel establecimiento proporciona.

Segundo: El derecho del tanto en otra contrata que se celebre y en las anticipaciones que negocie el gobierno sobre los fondos y utilidades que debe percibir por la presente.


Tercero: El que las diferencias que ocurran sobre inteligencia y cumplimiento de este contrato entre el gobierno o su interventor y los contratistas se han de decidir por árbitros que elijan ambas partes, con tercero de discordia, sin que ninguna de ellas tenga el recurso de apelar del laudo o decisión que se pronuncie.

Cuarto: Que las platas y efectos de consumo de la negociación no serán en lo sucesivo con más derechos que los que pagan actualmente.

Todo lo anterior nos conduce hacia un solo derrotero, la manera en que se realizó la escritura y contrata respectiva, solamente favorecería al capital.

Quienes intervienen directamente en este documento deben ser citados para que usted, amable lector, se entere de quienes manejaban a su antojo las decisiones de López de Santa Ana. Se menciona a: Francisco Agüero, D. José y vicente Iturrgaray, D. Justo Suberville, Marzan y Murphy, D. Juan Manuel Lasqueti, D. Juan Nepomuceno Pereda, D. Antonio Berruecos, D. José de la Lama, D. Rafael Camargo, D. Manuel Eguía, D. Estanislao Flores, Virus Oteen y Cía, D. Manuel Escadón, D. Javier Echeverría, D. Felipe Neri del Barrio, D. Rafael Adorno, D. Ignacio Loperena, D. Francisco Fagoaga, Sancho y Manterola, D. Francisco de Paula Sayago, D. Miguel Cervantes, D. Juan Nepomuceno de Arce, D. Benito Macua, D. Miguel de la Peña, D. Eulogio Villaurrutia y D. Luis Castrejón.

Todos ellos vecinos de la ciudad de México, de Zacatecas D. Santiago Villegas, con representación y poder de Antonio García, D. Joaquín Llaguno y D. Vicente Dozal.

La empresa, como negociación del Fresnillo, emitió 120 acciones o quintos de barra entre los socios, el que poseía más era Luis Castrejón con 16, Vicente Dozal con 12, Santiago Villegas con 10, Francisco Agüero con 9, Joaquín Llaguno con 9.5, Manuel Gargollo con 8 y Juan Manuel Lasqueti con 7.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.40
Venta 20.9
€uro
Compra 21.87
Venta 22.37

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad