Sunday 04 de December de 2016

La conflictividad social y las inercias

J. Luis Medina Lizalde      26 Feb 2014 22:30:05

A- A A+

Compartir:
El recuento que culminó con la victoria de los que, desde el principio, mostraron ser mayoría puso fin a un evitable conflicto en la mina El Coronel, propiedad de Carlos Slim. Contra ese resultado, hubo sostenidos esfuerzos de parte de la CROC y de las huestes de Carlos Pavón, quienes sumaron sus votos sin que por ello revirtieran el resultado.

La intromisión en los asuntos internos de las organizaciones sindicales de parte de patrones y autoridades es una de las causas que explican la ausencia de mecanismos de defensa del salario y demás derechos laborales para hacer de nuestro país tierra propicia para la inversión mediante la oferta de mano de obra miserablemente remunerada.

El fresnillense Carlos Pavón dio un viraje de 180 grados en su militancia sindical después de una muy corta estancia en prisión, cuando fungía como segundo de a bordo de Napoleón Gómez Urrutia. Su repentina transformación en instrumento contra sus propios compañeros da pie a la presunción de que fue doblegado por la presión combinada del régimen y los poderosos empresarios mineros.

Desde entonces, su participación en los asuntos sindicales ha sido en consonancia con los intereses patronales, según lo denuncian reiteradamente sus excompañeros, contando siempre con la complacencia de las autoridades, hasta el grado de dejar sin castigo delitos graves como los cometidos en los hechos sangrientos en que perdiera la vida un trabajador minero en la compañía Fresnillo.

En Sombrerete también se ha dejado ver la condición de dócil instrumento de los poderosos explotadores de las minas de parte de un gobierno que recurrentemente emplea la policía en contra de quienes tienen un reclamo que hacer; lo mismo sucede en Mazapil y en cualquier parte que los consorcios se lo demandan.

En la medida en que trascienden las abusivas condiciones que diversas empresas mineras pactaron con los originarios poseedores de las tierras embarazadas de oro, plata y otros minerales, queda de manifiesto la orfandad en que fueron dejados a la hora de negociar.

Sí se puede
En ese contexto, resalta el mérito indiscutible de Husain Vitar, que como presidente municipal de Ojocaliente tomó partido abiertamente a favor de las comunidades a las que los directivos de la mina El Coronel les hizo promesas, sin dar signos de cumplimiento. Inclusive participó solidariamente en una marcha hacia la ciudad de Zacatecas.

Sin duda, su meritorio comportamiento en algo contribuyó a que el recuento para determinar la titularidad del contrato colectivo se llevara a cabo sin contratiempos y el respeto a sus resultados haga propicio el retorno a la normalidad.

El edil de Ojocaliente, no obstante su pertenencia al PAN, el partido más explícitamente patronal de nuestro espectro ideológico, sin proponérselo, puso en evidencia a ostentadores de cargos públicos cuyo comportamiento servil ante los consorcios mineros contribuye grandemente al actual panorama de injusticia y despojo de los recursos naturales no renovables que como pueblo padecemos.


Es vieja tradición periodística poner bajo sospecha el ejercicio del derecho de huelga. Su tratamiento informativo suele preparar las condiciones a la represión. Ejemplos de ello hay muchos y lo han vivido los ferrocarrileros, los mineros, los maestros, los médicos y todos aquellos que se toman en serio lo dispuesto.

En materia de derechos, en nuestra carta magna frecuentemente somos testigos de que en nombre del Estado de derecho se satanice el ejercicio de un derecho; se presenta a los que lo ejercen como incapaces de razonar por sí mismos, manipulables.

Como el ave fénix
No obstante, la dinámica social apunta hacia el resurgimiento del sindicalismo combativo. Así lo indica la iniciativa de una nueva central obrera aglutinadora de los destacamentos más activos en el plano sindical del país.

En Zacatecas, se gesta la natural convergencia de esfuerzos entre núcleos sindicales acicateados por el deterioro constante de las condiciones de trabajo de sus representados. Hay signos de que la prolongada huelga de los mineros de Sombrerete va en camino de un arreglo.

La mística sindical parece estar de regreso en la UAZ, la precariedad en que se desenvuelven los trabajadores del sector salud amenaza con reventar en cualquier momento. Los 40 planteles del Colegio de Bachilleres del Estado de Zacatecas (Cobaez) están en vías de la suspensión de labores más abarcante de la historia de Zacatecas, al coincidir con la huelga universitaria. La insurgencia magisterial está a punto de revivir.

La conflictiva laboral no es objeto de tratamiento institucional eficaz, por el contrario, varios presidentes municipales han dejado sin empleo en los últimos meses a muchos, impulsados por ilegítimos móviles partidistas, agravando el generalizado malestar social.

Estará usted de acuerdo en que los tiempos que vienen, aburridos no serán.
 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Un hombre muere ahogado en La Encantada
Catedráticos estafan a la UAZ  
Pasar Navidad con su mamá, el más grande deseo de Samuel y Cinthia
Mi delito... cegarme de coraje
Captan 'rata' en nevera con pollo de supermercado en Colombia
Confirman que Paquete Económico se entregó a tiempo
Instala INE Consejos Electorales para elección extraordinaria 
Instaladas al 100 por ciento las casillas de la elección extraordinaria 
Vigila la Fepade el proceso electoral de la capital
Mapaches del ITZ, campeones nacionales en futbol
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.58
Venta 21.08
€uro
Compra 21.98
Venta 22.48

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad