Wednesday 07 de December de 2016

La coyuntura universitaria convoca a la amplia participación

J. Luis Medina Lizalde      3 Sep 2014 22:00:03

A- A A+

Compartir:
Reclama un concienzudo análisis la razón por la cual cuando se habla de la universidad pública, específicamente de la UAZ, no se le da tratamiento de institución de estado cuando se aborda su situación financiera y su autonomía, ambos conceptos de gran actualidad.

La incapacidad financiera de entregar las cuotas por concepto de seguridad social es la constante prácticamente en todos los municipios, en el subsistema del Cobaez y otros organismos educativos, en el IEEZ y en un sinnúmero de instituciones públicas; el CECYTEZ tiene sus cuentas embargadas por adeudos con el IMSS a pesar de sus buenos resultados.

Algunas dependencias como la encargada de la educación de los adultos no incurrre en mora gracias a que un porcentaje elevado de sus empleados carecen de prestaciones. Lo mismo sucede con las universidades privadas que simplemente no registran en el IMSS a su planta docente y administrativa, pero es a la UAZ a la que se le descalifica como barril sin fondo y se satanizan los “privilegios” de su personal como si fueran comparables con los de la alta burocracia.

En ese tenor valdría la pena publicar una tabla comparativa de las percepciones universitarias con los ingresos de totales de diputados, senadores, regidores y ediles junto con los requisitos que cumplen unos y otros para que la opinión pública localice los nichos de privilegios.

Dicho lo anterior, es motivo de optimismo el gradual despertar que se observa en la comunidad para deliberar libre e informadamente en torno la coyuntura universitaria como lo hicieron esta semana los exrectores Jesús Manuel Díaz Casas, Jorge Hiriartt Estrada, Francisco Flores Sandoval, Rogelio Cárdenas Hernández, Domínguez Garay y, mediante un representante, Alfredo Femat Bañuelos.

La autocrítica es el uso de la inteligencia en la superación propia
Más allá de las diferencias de enfoque que pudimos apreciar, encontramos en la reivindicación de la autonomía el lazo de unión más poderoso entre quienes estuvieron al frente de la UAZ en distintos momentos de la historia, ojalá la reflexión colectiva sea la tónica de los días por venir, para lo que es oportuno establecer, en mi opinión, las siguientes premisas:

Todo mundo tiene claro el disparate que significaría pensar que la autonomía del Banco de México se establece en beneficio de los empleados y directivos de esa institución estratégica en la conducción del país y no como requisito para el eficaz cumplimiento de su rol; de igual modo, la autonomía no se otorga como privilegio a los universitarios, sino como atributo necesario para que cumpla la encomienda de servir a la sociedad transmitiendo y generando nuevos conocimientos y formando una ciudadanía con valores democráticos, sin ataduras a intereses parciales y coyunturales.

La autonomía no es escudo para no rendir cuentas claras y es en interés de la propia institución autoorganizarse para el funcionamiento cotidiano y transparente, no solo respecto a las finanzas, sino mediante el puntual registro de cumplimiento de responsablidades asignadas, (asistencia, eficiencia terminal, etcétera), la transparencia protege al transparente antes que a nadie.


La estrategia de masificación de la educación en todos sus niveles fue abandonada por el estado mexicano, la gratuidad de la educación pública es un principio igualmente contrario a la filosofía del actual régimen. La UAZ debe deliberar si también muta de valores para adaptarlos a los tecnocrátas al mando cuya opción educativa para sus hijos es privada y extranjera, rehuir las definiciones es una forma de definirse indigna de quien se asume universitario.

Una reforma universitaria que multiplica la burocracia es, por ese solo hecho, una reforma fallida. Una reflexión autocrítica como etapa previa de una política correctiva a ese respecto debe hacerse, lo demande o no el gobierno federal.

Toda estructuración de la toma de decisiones que no propicia la amplia participación de la comunidad universitaria conduce a la apropiación grupal de la institución, tal es la explicación a la indiferencia con la que responden la inmensa mayoría de estudiantes y profesores ante las diversas convocatorias formuladas para atender la crisis, la grupocracia necesita para imponerse mayorías apáticas.

La uaz y su entorno
La construcción de una salida es inviable sin apoyo social y este se logra incluyendo los legítimos intereses de los sectores sociales, ¿los universitarios son solidarios o no con los jóvenes rechazados bajo la excusa de un exámen debido a que la UAZ carece de financiamiento suficiente? Amor con amor se paga.

Es hora de que la UAZ reciba el impuesto que en su nombre cobra el Gobierno del Estado a los zacatecanos o que se suprima tal impuesto en este momento de agobio fiscal.

Nos encontramos el lunes en El recreo.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Muere al instante una mujer tras accidente en motocicleta
Descubrió a su pareja violando a su hija y lo hiere a machetazos
Rechazan dar servicio de guardería a los padres
En los XV de Rubí habrá ¡Sergio el bailador en vivo!; Bronco confirma
Educación 
México tendrá los mismos resultados en la prueba PISA 2018: Nuño
Cae un avión de aerolínea paquistaní tras despegue 
América ya se encuentra en Japón
AMLO dispuesto a hacer ‘alianzas’ para proteger a México de Trump
Time nombra a Trump Persona del Año
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.33
Venta 20.83
€uro
Compra 21.84
Venta 22.34

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad