Sunday 11 de December de 2016

La desigualdad social y el derecho a la salud Arnulfo Joel Correa Chacón

Joel Correa Chacón      5 Nov 2014 20:29:25

A- A A+

Compartir:
El derecho a la salud está garantizado por el artículo 4° Constitucional y es parte de los derechos sociales considerados tanto en la Ley General de Desarrollo Social, como en la propia Ley General de Salud.

Datos estadísticos presentados por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), señala que más de 37 millones de mexicanos (33.2% de la población) no tienen acceso a los servicios de salud, lo cual representa el principal rezago en el país.

El nivel socioeconómico, la escolaridad, la ubicación geográfica, la condición de género, la etnia, entre otras condiciones, son determinantes en el proceso de acceso y atención de la salud. Los diagnósticos tardíos en enfermedades como diabetes mellitus, hipertensión, cáncer de mama, cervico uterino y de próstata e infección con VIH, son un claro ejemplo de que el nivel socioeconómico retrasa la detección oportuna.

La desigualdad social existente en los servicios de salud, significa que quien tiene poco dinero no puede acceder a un mejor servicio médico.

Tener un nivel educativo inferior se relaciona también, con una mayor probabilidad de ser diagnosticado en fases más avanzadas de la enfermedad y empezar el tratamiento tardíamente, esto se debe principalmente a que las personas con mayor nivel educativo tienen mejores empleos, mejores salarios y más recursos materiales, lo que les permite un mejor acceso a los recursos de salud; la educación incrementa el conocimiento sobre temas de salud y las habilidades cognitivas, lo cual mejora la toma de decisiones en lo referente a la salud, mayor educación equivale a enfrentarse a menos obstáculos para acceder a los cuidados requeridos para tratar cualquier enfermedad y ser más resilientes al estigma que la propia enfermedad genera.

Para ejemplificar, en el caso concreto del VIH, según un estudio elaborado por la Colaboración de Investigación Epidemiológica Observacional del VIH en Europa (Cohere, por sus siglas en inglés), a partir de datos procedentes de seis países europeos (Austria, Francia, Grecia, Italia, España y Suiza), relaciona el nivel educativo del paciente con el diagnóstico. Considero importante mencionar este estudio, porque resulta significativo que incluso en el entorno de Europa occidental, donde son habituales los sistemas de asistencia sanitaria de carácter universal, se produzcan desigualdades de tipo socioeconómico en el acceso a las pruebas diagnósticas del VIH.

Dada la fuerte asociación entre la epidemia del VIH y los grupos socialmente vulnerables, el efecto del nivel socioeconómico en el diagnóstico y tratamiento de aquellas personas que viven con el VIH, cobra una especial relevancia. El estudio reflejó un porcentaje general de personas diagnósticadas de forma tardía del 62%; no obstante, la distribución no fue uniforme, dándose el diagnóstico tardío con mucha mayor frecuencia entre aquellas personas que no habían completado estudios primarios (73%) o que habían completado únicamente la educación básica (65%) que entre aquellas con educación secundaria (59%) o superior (55 por ciento).

El impacto de la educación en los resultados fue mayor en hombres que en mujeres. La desigualdad social se relaciona a un retraso en el diagnóstico y atención de las enfermedades.

Presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Zacatecas




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.38
Venta 20.88
€uro
Compra 21.54
Venta 22.04

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad