Friday 09 de December de 2016

La educación desde la óptica del general Villa 

Guadalupe Villa      7 Jun 2014 23:14:32

A- A A+

Compartir:
  • La nieta de Francisco Villa compartió su investigación sobre las prioridades del general en sus últimos años de vida. (Fototeca Nacional del INAH). (Cortesía) La nieta de Francisco Villa compartió su investigación sobre las prioridades del general en sus últimos años de vida. (Fototeca Nacional del INAH). (Cortesía)
  • El líder revolucionario rescató a varios niños de la calle. (Fototeca Nacional del INAH).  (Cortesía) El líder revolucionario rescató a varios niños de la calle. (Fototeca Nacional del INAH). (Cortesía)
  • Este 5 de junio se cumplieron 136 años del nacimiento de Villa. (Foto: Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México).  (Cortesía) Este 5 de junio se cumplieron 136 años del nacimiento de Villa. (Foto: Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México). (Cortesía)
  • El general, entrevistado sobre la intervención a Veracruz. (Foto: Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México).  (Cortesía) El general, entrevistado sobre la intervención a Veracruz. (Foto: Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México). (Cortesía)
  • La División del Norte llegó a Zacatecas con el firme objetivo de arrebatar la plaza a los huertistas.(Foto: Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México).  (Cortesía) La División del Norte llegó a Zacatecas con el firme objetivo de arrebatar la plaza a los huertistas.(Foto: Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México). (Cortesía)
  • Una de sus prioridades, en los últimos años de su vida, fue la educación de los infantes. (Foto: Fototeca Nacional del INAH).  (Cortesía) Una de sus prioridades, en los últimos años de su vida, fue la educación de los infantes. (Foto: Fototeca Nacional del INAH). (Cortesía)
Imagen de


Sin duda, una de las cosas que siempre lamentó el general Francisco Villa fue su falta de instrucción, pues no tuvo oportunidad de asistir formalmente a la escuela.

Sin embargo, es posible advertir, intelectualmente hablando, el cambio habido en su persona entre 1910 y 1920 – 1923.

Villa convirtió el deseo de construir escuelas en su gran obsesión, convencido como estaba, de que ellas y el trabajo, serían el vehículo civilizador que resolvería todos los problemas de la humanidad, además, su predilección y respeto por los maestros fue notable y consistente. 

En el México de hoy, uno de los grandes temas de discusión es el que tiene que ver con la educación escolarizada, porque en el kínder, o como ahora se le llama al preescolar, inicia nuestra formación.

Algunos afortunados completarán el ciclo: primaria, secundaria, preparatoria y profesional, pero muchos por diversas circunstancias desertarán en el camino. 

Desde la calle, se puede tomar el pulso de la ciudad; allí se ve la opulencia y la miseria, la bondad y la perversión, la caridad y el egoísmo, la corrupción y la integridad.

Una mañana, mientras Villa caminaba con algunos de sus oficiales por la ciudad de México, encontró un sinnúmero de niños desperdigados en las bancas de la Alameda, en banquetas y quicios de las puertas, algunos cubiertos con periódicos o abrazados de sus perros para procurarse un poco de calor.

Esas escenas tocaron una de las fibras más sensibles de Francisco Villa. Al preguntar la razón por la que había tantos pequeños solos, se le respondió que así vivían, porque no tenían hogar ni familia.

El general, sin duda, no pudo evitar recordar su propia infancia llena de penurias, según él mismo expresó: “La tragedia de mi vida arranca desde el día en que nací dentro de la extrema pobreza que rodeó mi cuna”.

Si esta confesión no bastara para imaginar cómo transcurrieron sus primeros años, leamos su propio testimonio:

“La infancia de los niños pobres –no me cansaré de insistir- no es la risueña alborada de una primavera que florece. Es la lucha, es un combate, es un duelo a muerte que se inicia contra el hambre, contra el frío, contra la desnudez (…) Mirad (esos) adolescentes que antes aprendieron a beber que escribir, a blasfemar que a leer, a maldecir que a razonar, a matar que a vivir (…). Y las (…) frecuentes azotainas, las fulminantes maldiciones, y las hambres, y las faenas rudas, y el mal ejemplo (…) allí está la escuela (de los niños) cuya primera y última enseñanza (…) es la defensa propia contra la maldad de los hombres”…

El periodista estadounidense John Reed, que acompañó a los revolucionarios norteños como corresponsal de guerra, escribió que, en el tiempo que Villa gobernó el estado de Chihuahua, fueron fundadas más de cincuenta escuelas.

Otro testimonio es el de Silvestre Terrazas, uno de los colaboradores más cercanos del Centauro, secretario general de Gobierno y alguna vez gobernador interino: “Villa procuró siempre cuanto estuvo en su mano para iniciar la construcción o reconstrucción de edificios escolares y ayudar a los maestros para que continuaran con su labor en todo el estado”.


No obstante, señala que, por falta de tiempo, muchos de sus proyectos educativos no pudieron cristalizar.

Federico Cervantes, un antiguo militar federal que se incorporó a las fuerzas de la División del Norte, dijo que a Villa a menudo se le oía decir: “cuanta falta le hacen al hombre las letras y la educación”.

Se sabe que varios niños fueron enviados por el general a estudiar a Estados Unidos. Luz Corral, una de las viudas del general, afirma que solo en 1914 fueron internados 12  jóvenes en una academia militar de San Francisco, California. Así que el punto débil de Villa era ver niños desvalidos y siempre que estuvo a su alcance hizo algo por ellos.

Aquel día de su recorrido por la Alameda ordenó una razzia y en carros de tren especiales fueron enviados a Chihuahua más de 300 niños, los que de acuerdo con sus órdenes serían internados en la Escuela de Artes y Oficios, dedicándolos a aprender un oficio al tiempo que cursarían la enseñanza primaria.

Cuando Francisco Villa volvió a Chihuahua y les hizo la primera visita, fue conmovedor ver a aquel hombre fuerte, templado en las luchas, curtido por el sol del desierto y el frío de la montaña, enternecerse ante las demostraciones de afecto de aquellos chicos que tuvieron para su protector solo palabras de gratitud y cariño.

Congruente consigo mismo, Villa tuvo como una de sus prioridades, en los últimos años de su vida, la educación de los niños.

Después de organizar la hacienda de Canutillo, el excomandante de la División del Norte emprendió la tarea de reunir a sus hijos a fin de atender a sus cuidados y formación.

Solicitó al gobierno profesores normalistas y exigió que cada pequeño asistiera a la escuela. Sin duda su mayor orgullo fue el plantel Felipe Ángeles, que se convirtió en la “primera escuela de concentración”, porque los infantes que vivían en los alrededores se reunían en la hacienda y se repartían en las casas de los demás compañeros, donde vivían de lunes a viernes; a todos ellos se les daban alimentos, vestido y calzado.

Villa expresó alguna vez: “Que conozca (el mundo) también lo bueno de mi vida. Algo bueno, quizás mucho bueno, he llevado a cabo en mi existencia (…). Yo creo ayudar, a hacer de México un lugar feliz”.

Este es el Villa que poca gente conoce, el Villa generoso, atento observador de su época que vio en la educación y el trabajo, la fórmula para hacer de México un país mejor.

*Nieta de Francisco Villa
centenario@imagenzac.com.mx




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Madre finge que le robaron a su bebé para ocultar que lo asesinó
Se quedan comerciantes del mercado Arroyo de la Plata hasta el 15 de enero
La Joya está lista para los XV años de Rubí y sus invitados
Entrega la Sedesol 9 millones de pesos en créditos
Cumple 25 años el Archivo Histórico de Zacatecas 
La Guadalupana
Caen 2 por homicidio de Renato López; móvil sería pasional
Deslumbra al público la Academia de Baile Karla Parga
En Guerrero 3 agentes de la PGR murieron calcinados en un vehículo
Participan adultos mayores en la Feria de la Virgen 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.34
Venta 20.84
€uro
Compra 21.45
Venta 21.95

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad