Sunday 04 de December de 2016

La esclavitud infantil, aún vigente

Arnulfo Joel Correa Chacón      9 Apr 2014 20:59:51

A- A A+

Compartir:
Uno de los grupos más victimizados es el de los niños, porque presentan una mayor vulnerabilidad y por consiguiente debieran ser objeto de la mayor atención, sin embargo, no lo son.

Los problemas que enfrentan no son nuevos, a lo largo de la historia han sido agredidos en todas las formas posibles. A partir de 1997, cada 16 de abril se celebra el Día Mundial contra la Esclavitud Infantil, para honrar la memoria del niño paquistaní Iqbal Masih, quien desde los cuatro años de edad empezó a trabajar, sufriendo todo tipo de abusos que terminaron en una violenta y prematura muerte el día 16 de abril de 1995, cuando a sus 12 años le dispararon en la cabeza cuando montaba su bicicleta.

Contrario a lo que pudiera pensarse, Iqbal murió no por su pasividad y sometimiento a sus explotadores, sino por su activismo y la denuncia que hizo de las condiciones tan deplorables en las que laboraba él y muchos otros niños dentro de las fábricas de telares de alfombras, situación que obviamente provocó molestia para los “empresarios” que lucraban con el trabajo infantil.

La Oficina Internacional del Trabajo (OIT), en su Informe 2010, reportó 215 millones de niños de entre 5 y 17 años de edad que trabajan cada día en jornadas de hasta 15 horas diarias, expuestos a situaciones de explotación y maltrato, de los cuales, unos 8 millones y medio lo hacen en condiciones de esclavitud, atrapados en las peores formas de trabajo ilegal, degradante y peligroso.

La organización internacional Save de Childrens, denuncia que son ocho formas de esclavitud infantil, que tienen en común la forma tan horrible en la que destruyen la infancia de millones de niños en todo el mundo, y las clasifica de la siguiente manera: trata infantil, explotación sexual con fines comerciales, trabajo infantil forzoso por endeudamiento, trabajo forzoso en la mina, trabajo forzoso en la agricultura, niños soldados, matrimonio infantil forzoso y esclavitud doméstica.

Esta clasificación coloca en primer lugar a la “trata infantil”, por ser el delito con el que se inicia cualquier tipo de explotación; es por ello tan importante que la Convención sobre los Derechos del Niño, en su artículo 35 establezca que “Los estados partes tomarán todas las medidas de carácter nacional, bilateral y multilateral que sean necesarias para impedir el secuestro, la venta o la trata de niños para cualquier fin o en cualquier forma”.

Además el artículo 36 agrega que “Los estados partes protegerán al niño contra todas las demás formas de explotación que sean perjudiciales para cualquier aspecto de su bienestar”.

La esclavitud no ha desaparecido, en muchas partes del mundo hay numerosos niños y niñas, que están atrapados en esta situación, que trabajan en condiciones de explotación solo para satisfacer las demandas y necesidades de una sociedad que cada vez se vuelve más consumista y exigente, olvidando el más elemental sentido de humanidad y de respeto a la dignidad de las personas.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Detiene la Fepade a 12 personas; compraban votos a favor del PRI
Un hombre muere ahogado en La Encantada
Catedráticos estafan a la UAZ  
PREP comienza a arrojar resultados de la Elección Extraordinaria
Pasar Navidad con su mamá, el más grande deseo de Samuel y Cinthia
Video; denuncian robos en el estadio Francisco Villa
Taxista ocasiona choque y huye del lugar
‘Victoria contundente’ de Judit Guerrero en la elección extraordinaria: Luévano Ruiz
Perla y Paola nunca han estrenado ropa
Captan 'rata' en nevera con pollo de supermercado en Colombia
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.67
Venta 21.17
€uro
Compra 21.81
Venta 22.31

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad