Friday 09 de December de 2016

La importancia de llamarse Otilio

J. Luis Medina Lizalde      2 Mar 2014 23:10:05

A- A A+

Compartir:
Cueste lo que cueste o pésele a quien le pese, Otilio Rivera se queda como consejero electoral; todo lo demás es negociable. Tal es la interpretación que cabe cuando el PRI manifiesta su indeclinable postura a favor del experimentado operador electoral, dejando a las demás fracciones partidistas representadas en el Congreso en libertad de ratificar o no a los suyos.

A pesar del cuestionamiento social a la partidización extrema del árbitro electoral, enmendaron las fallas de forma y se dejó inalterada la repudiada composición del órgano electoral, con el agravante de que el único que quedó fuera es el que, pese a su acentuada filiación es, el de mejores credenciales técnico jurídicas en la materia.

La decisión es incomprensible por el desgaste político que le acarrea al titular del Ejecutivo, a la Legislatura, a los partidos políticos y a los propios consejeros nombrados, al compartir todos la lógica de reparto de posiciones, dejando amplio margen para litigios engorrosos que pueden derivar en la intervención correctiva del inminente Instituto Nacional Electoral (INE).

Lo que desde ya se puede vislumbrar es que en el proceso electoral del 2016 la desconfianza previa y la recién sembrada gestarán la exigencia de que el INE ejerza su facultad de atracción como prevención de la intervención del gobernante en el proceso sucesorio.

No parece muy práctico aparecer como adversario de un consejo electoral ciudadanizado, hasta donde sea esto posible, tan solo por incrustar a un experto en la operación electoral de todas las confianzas. El carácter colegiado del órgano y la etiqueta de alonsista del círculo íntimo de la que no se podrá desprender Otilio se convierten en obstáculos a la hora de maniobrar.

Además, como consecuencia de desacuerdos internos en la fracción del PRD, es el PAN el único partido que coloca dos de sus afines como consejeros electorales: Joel Arce y Víctor Medina, quien entra por Felipe Andrade.

El tema seguirá vigente mientras no concluyan los litigios anunciados que pretenden dar marcha atrás en la composición del consejo. Mientras el sucedáneo del IFE no rectifique o ratifique, de llegar al 2016 tal como está, el Instituto Electoral del Estado de Zacatecas (IEEZ) será altamente vulnerable a los señalamientos de parcialidad, aunque la partidización sea responsabilidad compartida entre el PRI y la oposición.


La impotencia programada
Sería un error hacer de la composición del Consejo General del IEEZ la prueba de fuego de la democracia electiva. Los órganos electorales locales y el federal desde hace buen tiempo lucen rebasados por los procesos electorales que convalidan. Podrán ser impecables en las formalidades e inclusive asegurar que el día de la votación, la gente vote y los votos sean honestamente contados, sin urnas “embarazadas” ni falsificación de actas.

Lo que no puede impedir el órgano electoral es que los jefes burocráticos reúnan al personal a su cargo y les manifiesten que “no se olviden que de aquí comen”, “no nos detendrá el hecho que sean de base”, “ay de aquél al que sorprendamos apoyando a los contrarios”.

Tampoco los órganos arbitrales disponen de mecanismos para evitar o, en su defecto, castigar el cobro de “mochada” electoral a cambio de contratos que nos han convertido en territorio de obras ejecutadas después de los plazos establecidos, muy por encima del presupuesto original y con defectos de construcción que las torna inoperantes. Semejantes prácticas delictivas determinan el resultado antes de la votación.

Al calor de la aprehensión de Joaquín El Chapo Guzmán, el exdirector de la DEA en el Paso, Phil Jordan, declaró que el afamado delincuente le puso dinero a la campaña de Enrique Peña. El gobierno de Estados Unidos no se atrevió a desmentir o confirmar tan comprometedora acusación, concretándose a señalar que lo aseverado era responsabilidad del declarante.

Mientras el gobierno mexicano no tuvo que dar explicaciones públicas gracias a la eficaz operación de silencio de Televisa o de los medios de comunicación de gran cobertura. La clase política pasó por alto el tema. Si sucedió o no sucedió, no existe autoridad interesada en aclararlo.


Oposición legitimadora
Pudieran citarse muchos casos que demuestran que la confianza social en los árbitros electorales está severamente dañada. Una visión responsable de todos los que concurren en la integración de los órganos electorales consiste en generar certidumbre en su actuación. Lamentablemente, cada fracción tuvo su Otilio.

Zacatecas necesita políticos con sentido de Estado; es imposible salir del estancamiento generalizado si no se generan opciones. Una verdadera oposición se hubiera abstenido de proponer y votar tan cuestionado consejo electoral, dejando a la trituradora tricolor la responsabilidad de la totalidad de los consejeros. Al fin y al cabo, lo decisivo no pasa por ellos.

Nos encontramos el jueves en El recreo.
 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Cumple 25 años el Archivo Histórico de Zacatecas 
Deslumbra al público la Academia de Baile Karla Parga
La Guadalupana
Se presenta con éxito Dulce Amarga Navidad
Participan adultos mayores en la Feria de la Virgen 
Al tiempo
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.39
Venta 20.89
€uro
Compra 21.65
Venta 22.15

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad