Saturday 03 de December de 2016

La muerte del primer líder sindical en Jerez

Javier Torres Valdez      10 Sep 2014 21:30:03

A- A A+

Compartir:
Una muletilla muy socorrida entre periodistas y escritores que no se afanan por buscar la originalidad es aquella que dice: "corría el año fulano". Como si los años en vez de volar corrieran.

Pero veamos: sin que pueda precisar la fecha diré que fue entre los años de 1930 y 1940, con la esperanza de encontrar a un jerezano más viejo que mi modesta persona, que aclaré el punto, pues no puedo recordar algo que sucedió cuando yo todavía ni llegaba al mundo.

Los datos los rescaté de una plática que sostuve con mi tío Juan Torres Ortiz y por asociación de ideas.
Diré que en aquellos años ya había jerezanos que se manifestaban contra de las autoridades por circunstancias parecidas a las actuales.

Entre los manifestantes se encontraba al frente una persona de nombre Timoteo Caldera, quien era el secretario general del Sindicato de Oficios Varios, esa persona era padre de J. Refugio, Manuel y José Antonio Caldera.

Los manifestantes reclamaban entre otras cosas el pago de algunos miles de cuñones y ladrillos, que se decía, habían sido usados en una casa que el presidente construía.

Al narrar la historia, dijo mi tío que sus hermanos Luis, Julio y Pablo se encontraban entre los manifestantes, pues eran cuñados del líder sindical Timoteo Caldera.

Sucedió que el presidente municipal, aparte de desconocer la deuda que tenía por material de construcción, pretendió desconocer también el liderazgo del Sindicato de Oficios Varios.

Bien se dice que los pueblos que olvidan su historia cometen los mismos errores.

En la presidencia se encontraban afortinados y armados no menos de una docena de incondicionales del presidente y entre los gritos y blasfemias que intercambiaban los grupos, se escuchó la voz del comandante de la policía: "Acércate Timoteo, vamos hablando".

Timoteo se acercó y por un hueco de la puerta de madera que tenía la inspección de policía recibió un disparo en el estómago que en pocos minutos le causó la muerte.

Un grupo de hombres y mujeres, exponiéndose a lo mismo se acercaron a recoger el cuerpo, mientras el resto rodearon la manzana para impedir que huyeran los que, entrecomillas defendían la presidencia. En menos de dos horas y protegidos por los árboles del jardín ya había vecinos armados, dispuestos a sacar del edificio a “esos salvajes hijos de la chingada”.

Cuco Caldera recibió la noticia de que por la parte de la huerta que se encontraba en esos años, atrás de la escuela Tipo había salido el comandante que cobardemente había asesinado a su padre.

Ese sujeto, de quien tenía anotado el nombre y que no pude encontrar, se había lastimado una pierna al saltar del piso alto de la presidencia, al pretender huir.

Cuco montó una mula que tenía amarrada en uno de los árboles del jardín y al llegar a la esquina del Teatro Hinojosa fue avisado que el comandante estaba escondido en una casa al inicio de la calle de Las Flores.

La pierna lastimada de cobarde individuo no le permitió ir demasiado lejos y al ser alcanzado, se tiró al suelo y le dijo a Cuco: ‘No dispares, estoy desarmado’.

Cuco respondió: "Mi padre también lo estaba" y le jaló el gatillo a un viejo rifle que un vecino le había prestado.

El arma no funcionó y Cuco tomándolo por el cañón, le dio golpe tras golpe en la cabeza, hasta destrozarle el cráneo. Una mujer que vivía en la calle Hidalgo, madre de la señora Constanza Carrillo cubrió los restos del infortunado comandante, diciéndole a Cuco: "Por favor ya déjelo, ya está muerto, vaya a acompañar el cuerpo de su papá Timoteo".

Así se escribía la historia en aquellos años por quienes tenían el poder. Debe señalarse que ni siquiera había recursos que pelear como ahora.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.58
Venta 21.08
€uro
Compra 21.98
Venta 22.48

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad