Sunday 04 de December de 2016

La Quina

Édgar Félix      11 Nov 2013 21:30:08

A- A A+

Compartir:
El mote no tiene ningún significado en las nuevas generaciones. Tampoco el nombre Joaquín Hernández Galicia y menos el que haya sido líder del sindicato petrolero. Pero en los años ochenta este nombre, este mote y ese cargo hacían temblar a los más poderosos, entre ellos al expresidente Miguel de la Madrid Hurtado y al multi villano Carlos Salinas de Gortari.

Con la muerte de este hombre, quien tenía 91 años de edad y había sido consignado en el sexenio de Salinas de Gortari a 30 años de prisión, por acopio de armas y homicidio, se cierra un capítulo de la historia del sindicalismo de México, al lado de personajes como Fidel Velázquez, el poderosísimo líder de la CTM, y otros dirigentes que tenían un poder que rebasaba muchas veces al presidencial y acotaba al económico y a los empresarios.

Era otro México, sin duda, no muy distinto al que vivimos ahora. Joaquín Hernández Galicia, La Quina, es el último de los líderes que tuvieron un suprapoder en los tiempos de oro del Partido Revolucionario Institucional. De ahí que haya sido enviado a la cárcel por Salinas de Gortari, quien se enteró del apoyo subreptricio que La Quina había dado al entonces candidato a la Presidencia de la República, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano; acérrimo enemigo político de Salinas de Gortari.

Además, la lectura de analistas y políticos que se difundió hasta el cansancio en los medios de comunicación de aquella histórica aprehensión de La Quina, ejectutada el 10 de enero de 1988, fue que el recién llegado presidente Salinas necesitaba legitimar su poder y dar un campanazo por la debilidad con que entraba en la Presidencia, ya que Cuauhtémoc Cárdenas había sido despojado del triunfo mediante un fraude electoral descomunal. Por supuesto, nunca se aclaró si hubo o no fraude; si La Quina apoyó a Cárdenas y si Salinas de Gortari montó el teatro de la aprehensión de La Quina.

Hay quienes comparan a los líderes sindicales de entonces con los de ahora. Tiempos políticos y económicos muy distintos. Entonces el PRI dominaba todo el poder en México. Y esos dirigentes eran pilares importantes para sostener un sistema corrupto, omnipresente, vertical y fraudulento.

El día en que fue aprehendido La Quina, aquel 10 de enero de 1988, el presidente Salinas de Gortari demostró que no venía a jugar a las canicas como su antecesor Miguel de la Madrid, e inauguraba una nueva forma de ejercer el poder: más peso al sector económico, más salvaje el capitalismo neoliberal lleno de pactos, y con más componendas a nuevos poderes. Entre ellos, el ahora gris líder petrolero, José Romero Deschamps, quien ese día que mandaron a la cárcel a La Quina, daba un encendido discurso en el Zócalo, en defensa “del compañero” Joaquín Hernández Galicia. Por supuesto, Deschamps le daba un beso en la mejilla como Judas a su jefe petrolero.

 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Catedráticos estafan a la UAZ  
Mi delito... cegarme de coraje
Confirman que Paquete Económico se entregó a tiempo
Kerr reconoce que fumó marihuana por dolores de espalda
Vigila la Fepade el proceso electoral de la capital
Pasar Navidad con su mamá, el más grande deseo de Samuel y Cinthia
Inician las actividades deportivas en la Feria de la Virgen
Mineros de Zacatecas, con buen paso en Tercera División
El Payo, sublime en la plaza México
Mapaches del ITZ, campeones nacionales en futbol
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.60
Venta 21.1
€uro
Compra 21.98
Venta 22.48

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad