Wednesday 07 de December de 2016

La renovación de poderes fácticos

J. Luis Medina Lizalde      20 Jul 2014 21:20:06

A- A A+

Compartir:
Como ya es costumbre, cuando se concretan cambios legislativos contrarios al sentir popular, como los que integran la reforma energética, surge la noticia de alto impacto capaz de atrapar la atención de grandes segmentos de la opinión pública y de los analistas no alineados a las directrices oficiales.

El caso de Mamá Rosa y su albergue infantil pudo detonarse en cualquier momento a partir de mayo del 2013, cuando se reunieron las primeras evidencias de que algo andaba mal. También pudo efectuarse un operativo policiaco con la fuerza pública de Zamora, Michoacán, en vez del aparatoso empleo del Ejército y la Policía Federal.

La nota la pudo dar el agente del Ministerio Público de la adscripción, acompañado del presidente municipal de Zamora en vez del procurador general de la República, haciéndose acompañar por la renovada figura decorativa que hace las veces de gobernador, cuando el comisionado Castillo se lo permite.

Lo singular del episodio estriba en que esta vez el blanco del ametrallamiento mediático con fines de distracción maltrata sin misericordia a un núcleo muy poderoso del conservadurismo tradicional que hace muy poco tiempo estuvo en la cúspide del poder político.

El largo reinado de las buenas conciencias
Zamora, Michoacán, es la sede de la diócesis del clero católico que más obispos ha aportado en más de un siglo. Cuna del arzobispo Labastida que ofició la misa de recepción a Maximiliano, promovió infructuosamente, durante el porfiriato, la separación de una porción territorial que se extendía hasta Colima para no tener que ver nada con los liberales de Morelia.

Meca cultural del Bajío por su cercanía con León y Guadalajara, el clero de esa región tuvo influencia destacada en el movimiento cristero. En su entorno surgen las figuras emblemáticas del padre Marcial Maciel y de Martha Sahagún.

Zamora es la sede del prestigiado Colegio de Michoacán. A pesar de ello, la cultura laica es prácticamente inexistente, por eso los políticos se deshacen en caravanas ante los jerarcas eclesiásticos.

En ese ambiente, una jovencita hija de hacendados, tan ricos como católicos, antes de cumplir la mayoría de edad se dedica en cuerpo y alma a recoger niños de la calle para brindarles protección y destino, obteniendo un reconocimiento generalizado a su labor que se manifiesta en generosas aportaciones de productores y comerciantes, políticos y autoridades.

Las crónicas la describen dinámica, mal hablada y generosa y, como en el corrido de Gilberto El Valiente, de La Piedad, Michoacán, “acostumbrada a mandar”.

Sabedora de que su origen social le abría las puertas en su medio, supo cultivar relaciones con figuras de la intelectualidad que el Colegio de Michoacán le aproximaba y que ahora salen en su defensa para deslindarla de las aberraciones descubiertas a partir de su avanzada edad, lo que explicaría el hecho de que el personal auxiliar se corrompiera a sus espaldas.

Tal hipótesis es apuntalada por su liberación, simultánea a la consignación del resto de su equipo. La suciedad, el hacinamiento, las vejaciones sexuales y la explotación económica de la población internada se sostienen en abundantes testimonios de internos y exinternos y en madres de familia de los mismos.

Al parecer esta horrenda realidad era un secreto a voces en amplios sectores del rumbo. Se repite el fenómeno de silencio colectivo en torno a un hecho en aras de no lastimar el prestigio de la élite social con vela en el entierro o por temor a la estigmatización, tal como sucedió con el cura violador que durante 30 años se mantuvo en la crema y nata de la sociedad potosina.

Cambio de época
Durante muchos años el clero conservador juega a ser “poder fáctico” al entreverse con los acaudalados y el servilismo de los políticos en busca del voto fácil, a diferencia del clero popular que ahora revive con el Papa Francisco.

Un sector cupular se enredó en “relaciones peligrosas” en pos de “narco-limosnas”, el encubrimiento a la pederastia en sus filas, la impunidad brindada hasta su muerte al hombre más venerado por las élites: Marcial Maciel, confesor, por cierto, de la “pareja presidencial” formada por Vicente Fox y su esposa.

Esas élites tan irreflexivamente proclives a las modernizaciones que vienen de fuera deberían saber que “para nacer hay que romper un mundo”, como dice Hermann Hesse.

En México está naciendo un mundo nuevo, el del dominio pleno de las compañías extranjeras; bajo su yugo queda el México de los despojados y el de las élites ignorantes de que su tiempo ya pasó. La resistencia se avecina, mientras tanto: ¡Los poderes fácticos han muerto, Vivan los poderes fácticos!

Nos encontramos el jueves en El recreo.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Muere al instante una mujer tras accidente en motocicleta
Descubrió a su pareja violando a su hija y lo hiere a machetazos
En los XV de Rubí habrá ¡Sergio el bailador en vivo!; Bronco confirma
Tren se descarrilla; transportaba maíz transgénico
Estiman costo del muro de Trump en 20 mil mdd
Es atropellado mientras viajaba en bicicleta; murió instantáneamente
Rechazan dar servicio de guardería a los padres
Walmart invertirá mil 300 mdd en México, anuncia Peña Nieto
​PGR abre carpeta de investigación contra César Duarte
Muere por múltiples impactos de bala en Calera
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.31
Venta 20.81
€uro
Compra 21.85
Venta 22.35

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad