Tuesday 24 de January de 2017
»El anticlericalismo en Zacatecas, segunda parte  

La respuesta de la Iglesia  

Xochitl Marentes      11 Oct 2014 21:02:28

A- A A+

Compartir:
  • Los gobiernos revolucionarios comenzaron a tomar medidas drásticas contra la Iglesia, basados en las leyes de Reforma. En Guadalupe cerraron los templos para impedir las peregrinaciones. (Fototeca Nacional del INAH).  (Cortesía) Los gobiernos revolucionarios comenzaron a tomar medidas drásticas contra la Iglesia, basados en las leyes de Reforma. En Guadalupe cerraron los templos para impedir las peregrinaciones. (Fototeca Nacional del INAH). (Cortesía)
  • En la Villa de Guadalupe molestaron las peregrinaciones porque dificultaban el tránsito, así que decidieron cerrar los templos para evitarlas. (Fototeca Nacional del INAH).  (Cortesía) En la Villa de Guadalupe molestaron las peregrinaciones porque dificultaban el tránsito, así que decidieron cerrar los templos para evitarlas. (Fototeca Nacional del INAH). (Cortesía)
  • Aspectos de la calle de Tres Cruces. (Fototeca Nacional del INAH).   (Cortesía) Aspectos de la calle de Tres Cruces. (Fototeca Nacional del INAH). (Cortesía)
  • El padre Miguel de la Mora fue fusilado, luego de que se ocultara para seguir con sus servicios en Colima.  (Cortesía) El padre Miguel de la Mora fue fusilado, luego de que se ocultara para seguir con sus servicios en Colima. (Cortesía)
  • El Papa León XIII condenó al socialismo en 1891.  (Cortesía) El Papa León XIII condenó al socialismo en 1891. (Cortesía)
  • Panorámica de Zacatecas, aproximadamente de los años 40. (Fototeca Nacional del INAH).  (Cortesía) Panorámica de Zacatecas, aproximadamente de los años 40. (Fototeca Nacional del INAH). (Cortesía)
Imagen de


Considerando lo abordado en el número anterior, recapitulamos de manera muy rápida que las actitudes de algunas de las fuerzas revolucionarias en Zacatecas se declararon hostiles a los miembros del clero católico y sus prácticas.

Una de las que molestó al gobierno revolucionario fue la confesión, considerada como un acto abusivo, anticuado y morboso, puesto que se creía que la moral era la base de la cultura, así que las autoridades mandaron retirar los confesionarios para incinerarlos y hacer respetar las leyes de Reforma. 

Esta idea hace referencia al artículo 4 de la ley sobre adiciones y reformas a la Constitución, que enunciaba que “La simple promesa de decir verdad y de cumplir las obligaciones que se contraen sustituirá al juramento religioso con sus efectos y penas”, establecido en la Jefatura Política del Gobierno del Estado  en el expediente 31 del 24 de julio de 1914.

La idea de una sociedad laica se manifestaba, aunque de forma radical, pues el aparato político revolucionario zacatecano tomaba a la religión como algo innecesario, ya que bastaba la moral para mantener un equilibrio social, lejos de un culto amañado y pernicioso, que tal parece habría que erradicar. 

Otro de los focos de desarrollo de estas ideas provenían de Rusia, pues a inicios del siglo 20, el socialismo había cobrado fuerza sobre todo en la zona oriental europea; esta doctrina proponía la eliminación de la religión.

Hacia mediados del siglo 20 circulaban alrededor del mundo posturas similares respecto a la religión, como en las doctrinas políticas totalitaristas como el Nacional Socialismo Alemán y el fascismo italiano. 

El ejemplo en el estado
En la villa de Guadalupe, Zacatecas, la situación anticlerical era similar. 
“(...) ha llegado a conocimiento de esta presidencia que diariamente vienen de Zacatecas en peregrinación muchas personas con objeto de asistir a misa. Se sabe también y por quejas que han manifestado ante mi autoridad, que muchas de esas personas han sido atropelladas por soldados que transitan de aquella población a esta (…) la presidencia (…) deseando dar todas las garantías a los habitantes sin distinción de credos ni clases (...) terminantemente se cierren los templos que estén a su cargo durante toda la semana, abriéndose únicamente los domingos por la mañana”, se establece en el mismo documento.  

La circular anterior puede sonar un tanto engañosa, pues por un lado la autoridad no se expresa negativamente como la de Zacatecas, incluso hace referencia al respeto de los derechos de todos los habitantes; no obstante, se denuncia un acto de violencia e intolerancia religiosa hacia los creyentes.
Sin embargo, también se pudiese alegar una agresión hacia los mandos al manifestar públicamente el credo en las calles independientemente de las creencias de los transeúntes que pudiesen ser molestados por el tránsito lento, los cantos, los rezos y en general la práctica del culto.

Pareciese, por otra parte, que el gobierno llegaría a la sanción de sus empleados para impedir ese tipo de violencia, pero opta por el cierre de los templos como una medida para evitar las peregrinaciones.
Con ello se vuelve a faltar a la ley, pues según las de reforma que citamos anteriormente, se respetarían las prácticas de cualquier religión.


La Iglesia
El papel de la curia católica no fue pasivo durante la lucha armada; frecuentemente emitían sus edictos en los que daban su opinión de lo que sucedía.

Esto la convertía en un actor social activo en cuanto a los procesos políticos que se vivían en el país, papel que había desempeñado desde sus inicios, por lo que la Iglesia no estaba dispuesta a alejarse de tal actividad.

Si bien los religiosos no eran partidarios de la Revolución, dieron su apoyo moral durante la intervención estadounidense en abril de 1914, incitando al pueblo a realizar oración para la victoria de los cuerpos militares mexicanos.

Al parecer inclinaban su apoyo hacia la dirección que les convenía y les permitiera mantener su posición dentro de la sociedad.

Estaban atentos a los cambios que se suscitaban en el mundo; es decir, eran una fuerza política más.

Asimismo, trataban de frenar las influencias externas mediante consignas más severas como la siguiente, que forma parte del Archivo Parroquial de Zacatecas, Área disciplinar, sección Gobierno, serie Mandatos:

“(...) el socialismo es un mal gravísimo y sumamente funesto para la república cristiana (...) sus doctrinas reprueban como ilegítima toda o casi toda propiedad individual (...) y además destruyen la santidad del matrimonio con la predicación inmoral del amor libre (...) rechaza como errónea toda creencia en la vida futura (...) obispo os dice: que a ningún católico, ni a persona alguna le es lícito y permitido hacerse socialista”. 

Aunque esta circunstancia hacía referencia sobre todo a las situaciones externas que mencionamos con anterioridad, la institución religiosa estaba alerta ante las nuevas tendencias ideológicas que ponían en peligro su existencia.

Continuará... 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Alumno de secundaria amaga en Facebook con tiroteo
Adolescente embarazada resulta herida en Cancún
Reconocen incremento de homicidios en Guadalupe
México se levanta de la mesa si nos quieren hacer pagar el muro: SE
Habrá matrimonios colectivos en Zacatecas
Cercano a Trump percibe ventajas para canadienses
A la mesa, todos los temas: Peña; anuncia decálogo para negociar con EU
Mejor esperar que renegociar TLC con Trump: Excanciller Derbez
Confirma CNS captura de un hijo de ‘El Azul’ en Culiacán
Bloquea Francia más de 2 mil portales de internet durante el 2016 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.30
Venta 21.8
€uro
Compra 22.99
Venta 23.49

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad