Sunday 26 de February de 2017

La salud y la desigualdad

Antonio Sánchez González      6 Nov 2014 21:29:25

A- A A+

Compartir:
La última década en la historia de la medicina ha sido una que trajo a las manos de los médicos herramientas de diagnóstico y terapéuticas maravillosas. Las primeros 20 años del siglo 21 estarán, sin duda, en los libros de historia de la medicina porque el abordaje de algunos padecimientos, hasta hace poco inatacables, cambió hasta el punto en que por fin pueden ser curados.

Hasta hace pocos meses, la hepatitis C era un padecimiento inatacable y cruel que a la fecha sobrellevan unos 100 millones de personas en el mundo.

Sin tratamiento, los contagiados por el virus tenían que vigilar el estado de su hígado por años, a la expectativa de noticias de cirrosis y el insoportable sufrimiento consecutivo hasta la muerte, o de la aparición de cáncer hepático casi siempre incurable. El tratamiento, hace poco disponible,
permite una curación casi segura de forma maravillosa y simple: hay que tomar una tableta diaria por 90 días y se acabó. Cada tableta cuesta mil dólares. Mil dólares diarios por 90 días.

Hoy día existen dispositivos intravasculares para tratar a quienes adquieren aneurismas de la aorta, a causa de la edad y la hipertensión, y que permiten evitar morir de repente y con dolor, literalmente desangrado por dentro en minutos, a consecuencia de la ruptura de esta arteria que conduce todo el chorro de sangre que sale del corazón a cambio de la instalación de un dispositivo que parece un tubo de plástico y que uno se puede comprar por unos 35 mil dólares.

Ahora, uno puede evitar morir de SIDA si toma una gragea diaria, por unos 10 mil pesos mensuales. También, hay manera de evitar una cirugía del corazón para reparar una válvula deshecha si se tiene el dinero para comprar otra que en un ratito se puede meter por una vena.
La literatura médica está llena de procedimientos, píldoras y dispositivos similares: maravillosos, eficaces, simples, producto del genio humano, inalcanzables.

La existencia de unos pocos cientos de personas que pueden disponer de estas cantidades de dinero para aliviar sus molestias descansa en millones de personas para las que lo cotidiano es inaccesible.

En este sentido, el real elitismo que divide a los privilegiados del resto sucede cuando el entendimiento humano sintetiza recursos para aliviar el sufrimiento y el libre mercado, en la figura de médicos, hospitales e industria biofarmacéutica, develando la cara más cruel del elitismo al que solo unos pocos megaricos pueden acceder.

A veces es difícil expresar lo que significa la desigualdad, porque nos estamos acostumbrando a la idea de que la vida se compone de recuerdos y de cosas.

A veces, la enfermedad y la salud muestran la parte más cruda de la desigualdad.

Médico




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
​Menor se quita la vida en Trancoso 
​Encuentran restos humanos en La Pimienta
Suman 21 personas hospitalizadas por atropellamiento en Nueva Orleans
Capturan a hombre de 40 años que traficaba loros y urracas
Universidades simulan contratos; daño al erario por $831 millones
Mineros cae ante Dorados y pierde el liderato
Comienza reordenamiento en la dirección general del Cobaez
Policías Federales auxilian a una mujer en labor de parto
Secretaría de Administración garantiza la entrega de placas vehiculares
Yo sí puedo ganarle a AMLO: Margarita
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 19.85
Venta 20.35
€uro
Compra 20.98
Venta 21.48

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad