Saturday 10 de December de 2016

La unidad de los cristianos es tarea misionera y apostólica permanente

Fernando Mario Chávez Ruvalcaba      25 Jan 2014 20:30:05

A- A A+

Compartir:
La finalidad del octavario es promover el respeto mutuo. (Cortesía)
La finalidad del octavario es promover el respeto mutuo. (Cortesía)
INTRODUCCIÓN
Hermanos: con el día de ayer, en el cual celebramos la Fiesta de la Conversión de San Pablo Apóstol, hemos concluido el octavario para pedir por la unidad de los cristianos correspondiente al presente año 2014.

Con motivo de ello, recuerdo la oración sacerdotal de Jesucristo en el evangelio de San Juan, donde leemos: “Así habló Jesús y alzando los ojos al cielo, dijo: Padre, no sólo ruego por éstos, sino también por aquellos que, por medio de su palabra creerán en mí. Que todos sean uno. Como tú, Padre en mí y yo en ti, que ellos sean también uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado” (Jn 17, 1, 20-21).

San Pablo en la segunda lectura de este domingo dice: “Hermanos: Los exhorto, en nombre de nuestro Señor Jesucristo, a que todos vivan en concordia y no haya divisiones entre ustedes, a que estén perfectamente unidos en un mismo sentir y en un mismo pensar” (Primera carta a los Corintios, 1, 10).

Según estos textos bíblicos, el tema de esta homilía es precisamente seguir reflexionando sobre el tema de la unidad de los cristianos, porque es siempre de actualidad a través de la historia, en la cual los humanos constantemente caemos en las discordias, disensiones, banderías, odios, discriminaciones raciales, religiosas, culturales y personales, y desgraciadamente guerras sin cuento que causan terribles desgracias y muertes.

El mundo en la actualidad que nos toca vivir va también por este camino de separaciones y guerras que enlutan constantemente la convivencia humana, creándose situaciones de desunión, injusticias y desprecios.

LA UNIDAD DE LOS CRISTIANOS, EN Y FRENTE AL MUNDO
Es voluntad divinohumana del Hijo de Dios hecho hombre, el que los hombres fundamentemos nuestra comunión en el amor a Dios y a los hermanos, sin distinciones y rechazos de todo tipo; todos hemos venido a este mundo que es patrimonio de todas las generaciones que históricamente se suceden unas a otras.

Este mundo que nos da de comer, vestirnos y tener seguridad social y comunitaria, por medio del trabajo para aprovechar y transformar los bienes materiales y espirituales, teniendo la posibilidad de promover un progreso continuo y sustentable en orden a establecer y organizar la economía como base sólida e imprescindible con el amor, la justicia y la paz fraterna.

A este respecto, la intención general del Papa Francisco para este mes de enero del año en curso, es: “Para que se promueva un desarrollo económico auténtico, respetuoso de la dignidad de todas las personas y todos los pueblos”.

La unidad de la cual tratamos, tiene diversos aspectos o modos que podemos distinguir: Primero se requiere la unión de quienes pertenecemos a la Iglesia fundada por Cristo, la cual es católica o universal. Unión entre los cristianos en las familias, los centros de trabajo, en el desarrollo de la cultura, la vida y la actuación para conseguir el bien común.

Una sola fe nos debe hermanar con Cristo para que animados por su ejemplo y sus virtudes podamos instaurar y vivir entre todos en el reino de Dios.

Las parroquias son o pueden ser centros apostólicos de comunión, velando por el bien material y espiritual de todos y cada uno.

Las diócesis deben promover la comunión a través de las instituciones de servicio catequético y grupos y movimientos que ayudan a intensificar el conocimiento del evangelio y su vivencia como testimonio fraterno de servicio y atención sobre todo para con quienes más necesitan de apoyo, comprensión, solidaridad y asistencia.

La fe cristiana se prueba con obras de misericordia y participando los bienes materiales, culturales y religiosos. La Iglesia siempre ha promovido escuelas, hospitales, asilos para ancianos y desamparados, misiones para promover a pueblos que desconocen a Cristo para que al anunciar y al vivir el evangelio que se predica, se consiga con la gracia de Dios la conversión y la adhesión a Cristo y su Iglesia.

LA UNIDAD INTERECLESIAL
La unidad intereclesial consiste en trabajar para lograr la unidad entre todos los cristianos y abrir el espíritu de fe católica, sin traicionarla con falsas actitudes de comunión que induzcan al error o a la pérdida de la fe.

Precisamente, el octavario para pedir por la unión de los cristianos mira a promover el diálogo en el respeto mutuo.

Se busca a través de la oración y encuentros ecuménicos, la comunión en lo esencial de una sola fe, un solo bautismo, bajo la única mirada del único Dios, del cual todos debemos reconocernos como hermanos y miembros de la familia que Dios establece entre todos los hombres de buena voluntad y hermanados con la fuerza del evangelio.


ALGUNAS SUGERENCIAS PRÁCTICAS PARA PROMOVER LA UNIDAD DENTRO DE NUESTRA IGLESIA
Dentro de las familias, revisemos de qué manera vivimos. ¿Estamos dispuestos a respetarnos unos a otros? ¿Somos solidarios para mantener un clima de paz, concordia y participación de bienes espirituales, morales y económicos?

¿Promovemos el espíritu de trabajo que beneficie a todos en el hogar y fuera de él? ¿Hacemos obras de misericordia para con los pobres de nuestros barrios? ¿Llevamos buenas relaciones con los vecinos?
¿Somos capaces de utilizar la televisión, la radio, los celulares y demás instrumentos de comunicación de tal manera que no invadan la intimidad y la privacidad y desde luego, usar de esos medios tan útiles, de tal manera que no se rompan las relaciones familiares?

¿Somos capaces de perdonarnos ejercitando la humildad y el perdón para restablecer las relaciones rotas por el egoísmo, la soberbia y las ventajas personales de odio y venganza?

Estas y otras muchas preguntas podemos hacerlas con el fin de que el amor a Jesucristo y a los prójimos, sea la verdadera fundamentación de nuestras relaciones y desarrollo personal y familiar.

Por este camino podremos alcanzar la unidad entre todos como signo vivo y comprometido de nuestra fe en la Iglesia y ante el mundo que nos rodea...

 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Muere mujer después de fuerte accidente en motocicleta
Fallece el secretario de Cultura, Rafael Tovar y de Teresa
Los hermanitos Mandujano no tienen juguetes 
Tovar y de Teresa en la literatura
Balean taller mecánico en la Lázaro Cárdenas
Asesinan a periodista de Chihuahua afuera de su casa
Obligan a presunto ladrón a caminar desnudo por mercado de Aguascalientes
Hallan cadáver cerca de Trancoso
Asegura Policía Federal camioneta con Droga 
Promotores de 65 y Más cobraban las pensiones
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.38
Venta 20.88
€uro
Compra 21.54
Venta 22.04

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad