Wednesday 07 de December de 2016
»Rememora el paso de las tropas por Arroyo de Enmedio 

La victoria pírrica de la capital zacatecana

Redacción      15 Nov 2014 21:20:30

A- A A+

Compartir:
Ignacio Zapata, oriundo del municipio, participó en la Revolución. (Archivo de la Crónica Municipal) (Cortesía)
Ignacio Zapata, oriundo del municipio, participó en la Revolución. (Archivo de la Crónica Municipal) (Cortesía)
En el periodo álgido de la Revolución, sin lugar a dudas una de las batallas más decisivas y que, por consiguiente, ha alcanzado mayor renombre fue la Toma de Zacatecas.

Hablar de este hecho es hablar del final de una de las más importantes etapas en que se ha dividido la Revolución Mexicana, llamada Constitucionalista, cuyo inicio se debe a la Decena Trágica.

Ese suceso trajo como consecuencia la renuncia y asesinato del presidente Francisco I. Madero y su vicepresidente Pino Suárez.

De esa forma, Victoriano Huerta, el embajador de Estados Unidos en México, Henry Lane Wilson; así como los generales Bernardo Reyes y Félix Díaz, por mencionar los más importantes, escribieron una de las páginas más vergonzosas de nuestra historia.

El gobernante espurio solo se sostuvo en el poder por poco menos de año y medio, gracias a las alianzas que realizó para hacerle frente al movimiento revolucionario con el Ejército federal, los latifundistas y la Iglesia Católica.

El recuento
La reacción no se hizo esperar y el gobernador de Coahuila, Venustiano Carranza, suscribió en la Hacienda de Guadalupe el plan del mismo nombre y convocó a las fuerzas revolucionarias del país a levantarse en armas para derrocar al traidor oriundo de Colotlán, Jalisco.

El poder de convocatoria del primer jefe del Ejército Constitucionalista fue de grandes magnitudes y se logró el apoyo del patriota Abraham González, gobernador de Chihuahua y una de las primeras víctimas del huertismo.

Fue sustituido en el liderato revolucionario norteño por Doroteo Arango; se sumó también José María Maytorena, gobernador de Sonora.

Con todos los grupos que apoyaban el movimiento se formó el gran Ejército Constitucionalista.

La División del Norte estuvo encabezada por Francisco Villa; la del Noreste, por Pablo González; la del Noroeste fue lidereada por el general Álvaro Obregón; la del Centro estuvo en manos del zacatecano Pánfilo Natera; y la División del Sur, en las de Emiliano Zapata.

De este modo, el país se volcó en la defensa de la legalidad, del estado de derecho y de la constitución vigente (la de 1857).

El enfrentamiento
De marzo de 1913 a mediados de 1914, sucedieron numerosas batallas que paulatinamente fueron dando mayor número de plazas a los revolucionarios.

Para mayo de 1914, el último reducto significativo del huertismo era Zacatecas, en cuya defensa se encontraba el general Luis Medina Barrón.

Las órdenes del primer jefe eran que dicha plaza fuera tomada por la División del Centro, apoyada por las fuerzas duranguenses de los hermanos Arrieta, lo que denotaba la fisura que se había abierto ya entre la División del Norte y Venustiano Carranza.

Una vez más Francisco Villa mostró su indisciplina y se fue a Zacatecas para tomar la ciudad. Natera se convirtió en su cómplice. 

Los contingentes armados llegan en tren, pasando ya lentamente próximos a su destino los carros y locomotoras por Arroyo de Enmedio, hoy municipio General Enrique Estrada, para desembarcar en la estación de Calera.

De ahí, pasaron a Morelos, desde donde comenzaron a realizar estudios y reconocimientos del terreno a asaltar.

Posteriormente, los revolucionarios se fueron a Vetagrande, donde el general Felipe Ángeles estableció su cuartel y determinó las posiciones estratégicas.

Si bien es cierto que el asalto a Zacatecas se logró por la alianza entre las divisiones del Centro y del Norte y que se ha situando a Francisco Villa como el indiscutible héroe, tenemos que subrayar el hecho de que el cerebro, el verdadero artífice y estratega de las victorias militares de los villistas, incluyendo la Toma de Zacatecas, fue Felipe Ángeles.

El hidalguense fue un militar formado en los tiempos y colegios porfirianos, que realizó estudios superiores de artillería en Europa.

Federico Cervantes, destacado villista y biógrafo del general Ángeles, proporcionó una fuente histórico-documental de primera mano, el diario de Felipe Ángeles, y cuenta:

“El asalto y toma de la plaza de Zacatecas es particularmente notable porque, en mi concepto, es el encuentro que más se aproxima, en todas sus fases, a una batalla completa; sus resultados, desastrosos para los federales, constituyeron el más formidable golpe que desmoronó al gobierno usurpador de Victoriano Huerta.

“Nos internamos a las siete de la tarde a la ciudad. La derrota infringida al ejército federal en Zacatecas tuvo tal resonancia y causó tal quebranto en la moral del enemigo, que inició la retirada general de sus tropas que ocupaban las ciudades de San Luis Potosí por el oriente y por el sur Guadalajara”.


(Texto de Domingo Flores y Flores, cronista de General Enrique Estrada)




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Muere al instante una mujer tras accidente en motocicleta
Descubrió a su pareja violando a su hija y lo hiere a machetazos
En los XV de Rubí habrá ¡Sergio el bailador en vivo!; Bronco confirma
Tren se descarrilla; transportaba maíz transgénico
Es atropellado mientras viajaba en bicicleta; murió instantáneamente
Estiman costo del muro de Trump en 20 mil mdd
Rechazan dar servicio de guardería a los padres
Walmart invertirá mil 300 mdd en México, anuncia Peña Nieto
Lanzan su globo; desean un juguete
Se conforma el Consejo Juvenil Municipal Jerez 2016
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.31
Venta 20.81
€uro
Compra 21.85
Venta 22.35

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad