Friday 09 de December de 2016

La verdad en el amor en tiempos cambiantes

Sigifredo Noriega Barceló      27 May 2014 22:20:07

A- A A+

Compartir:
Es la hora de la verdad en el amor de/para los discípulos testigos. La palabra de Dios es maravillosa porque no solo nos revela el corazón misericordioso de Dios, sino también el corazón del discípulo-testigo y el corazón de la comunidad de los discípulos enviados a ser testimonio vivo y gozoso del resucitado.

El Evangelio escuchado y celebrado este domingo lo anuncia, promete y revela de distintas formas, en un ambiente de despedida y de misión.

Tres indicaciones pascuales de la palabra del Señor para los cristianos posmodernos:

1. La presencia del Señor es en serio y para todos los días. De tres modos nos lo recalca el Evangelio: su vuelta y nuevo vivir en nosotros, la donación del Espíritu Santo y la presencia del padre y del hijo en cada persona. Dios está tan cerca como grande sea nuestra fe. Su presencia está en el interior de las personas y en la comunidad de los creyentes. Somos templos vivos. Entonces la relación con Dios y con las personas no es de súbditos, sino de hijos, hermanos y amigos.

2. La presencia del Señor en su Iglesia nos compromete a servir cercanos, alegres, efectivos, creativos y corresponsables. Cuando Dios habita en la persona y en la comunidad, hay frutos abundantes.

En la visita que hacemos los obispos mexicanos estos días a la sede de Pedro, el Papa Francisco nos ha insistido en que nos acerquemos al pueblo, entremos en sus necesidades y aspiraciones y tengamos las actitudes del buen pastor, no de príncipes.

Tenemos la alegre corresponsabilidad de hacer creíble y fructuosa la presencia del señor en los tiempos nuevos que vivimos. Se trata de hacer presente a Cristo, de ser sus testigos, de apacentar la comunidad de los discípulos del siglo 21.

3. La novedad más novedosa de la Pascua: la presencia del señor en el corazón de la persona:
“Vendremos y pondremos nuestra morada en él/ella”. La tentación que nos acosa es no creer en esta presencia, pasar de largo, inventar lo que quisiéramos que fuera Dios... Si Dios ha elegido esta presencia, quiere decir que a él lo encontramos y le servimos en la persona y las personas. Por eso el prójimo es el examen continuo y permanente de la verdad en/para el amor del discípulo de todos los tiempos.

Creer en tiempos de indiferencia y apatía es dejarnos conducir por el espíritu. Él nos llevará a ser personas inspiradas, fortalecidas, comunitarias, audaces, visionarias, alegres... Lo peor que nos pueda pasar es retirarnos, replegarnos, mirar atrás, pensar que la verdad está terminada y basta creerla... La presencia del resucitado debe significar para el cristiano la invitación permanente a la novedad del espíritu, es decir, la novedad de vida personal, familiar, eclesial, pastoral... ¿No es lo que queremos decir cuando pedimos: "ven, Espíritu Santo, a renovar la tierra"?

Los bendigo desde Roma, la Ciudad Eterna.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Cumple 25 años el Archivo Histórico de Zacatecas 
Deslumbra al público la Academia de Baile Karla Parga
La Guadalupana
Se presenta con éxito Dulce Amarga Navidad
Participan adultos mayores en la Feria de la Virgen 
Al tiempo
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.39
Venta 20.89
€uro
Compra 21.65
Venta 22.15

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad