Wednesday 07 de December de 2016

Lady boobs y la intolerancia

Juan Francisco del Real Sánchez      5 Nov 2014 20:29:25

A- A A+

Compartir:
En las redes sociales de internet, en México, se han hecho famosos varios personajes por sus actos de violencia, intolerancia, prepotencia y abuso de poder; el caso más reciente y con mayor número de visitas es la denominada Lady boobs, una mujer que en el metro de la Ciudad de México se molesta por que otra persona la tocó, razón por la que agrede otra, simplemente por compartir el transporte público.

Este tipo de casos, sumados a los muchos de los que hemos sido testigos últimamente, son muestra de intolerancia y discriminación en nuestro país, lastimosamente se ha hecho una práctica cotidiana y “natural” que consiste en dar un trato desfavorable o de desprecio inmerecido a determinada persona o grupo, que a veces ni percibimos, pero que en algún momento se lo hemos causado, o en ocasiones recibido.

La discriminación es una práctica de la violencia, ya sea por cuestiones raciales, religiosas o económicas entre muchas otras razones de intolerancia en el país, la que constituye un verdadero problema en un estado democrático debido a que dificulta la cohesión social, por la carencia de respeto hacia los demás y la falta de capacidad para convivir.

Según la Organización para las Naciones Unidas (ONU) la tolerancia consiste en “lograr la armonía dentro de la diferencia”.

Constituye un deber moral y una exigencia política y jurídica, que se fomenta a través del conocimiento, apertura, educación, comunicación y libertad de pensamiento, conciencia y religión.

Si queremos construir una sociedad más hospitalaria, debemos empezar a aceptar a las personas con quienes compartimos la vida diaria, las conozcamos o no, ya sea con quienes compartes los servicios públicos como el transporte, con el vecino, compañeros de trabajo, colonia o comunidad.

Sin embargo, no es suficiente la sola tolerancia, se requiere también, la unión y la solidaridad para enfrentar y resolver problemáticas comunes.

Al analizar las relaciones sociales de los ciudadanos desde el ámbito público observamos la pérdida de ese interés por los demás, la indiferencia hacia las personas desamparadas y el no hacer nada por tratar de mejorar su condición, observar un accidente y no inmutarse, no saber escuchar a quien tiene necesidad de desahogarse, incluso llegar a ser servidor público y no servir a los demás; este tipo de situaciones no solo demuestra que hemos perdido la sensibilidad y calidez humana, o la solidaridad con los demás, sino que, nos muestra como individuos egoístas en una sociedad desarticulada.

El respeto a uno mismo y a los demás es uno de sus elementos fundamentales para consolidar un estado de derecho y un integrante indispensable de la democracia.

Abogado y politólogo

Twitter:@jfdelreal





Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.40
Venta 20.9
€uro
Compra 21.87
Venta 22.37

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad