Wednesday 22 de February de 2017

Las selfies

Juan Carlos Ramos León      16 Mar 2014 19:10:01

A- A A+

Compartir:
Érase una vez una hermosa adolescente quien, tras la constante insistencia de su novio con el viejo argumento de “si me quieres, demuéstramelo”, accedió a sus peticiones. Llegado el momento, que ambos acordaron sería después de aquella fiesta escolar, ella simplemente no pudo continuar argumentando que no se sentía lista. Esto no agradó en nada a su pareja quien más a fuerzas que con ganas la llevó a su casa y la despidió con un frío “buenas noches”.

Con algunas copas encima y el deseo a flor de piel, el ardiente galán fue a buscar a su grupo de amigos que habían ido al antro para el after. Allí se encontró a aquella chica que todos conocían bien y a todos conocía bien y decidió con ella continuar lo que su novia interrumpió.

Nuestra joven, con los sentimientos hechos nudo y un gran miedo a perderlo tomo la peor decisión de su vida: miró el espejo, se quitó la ropa y tomó su teléfono.

Semanas después, se suicidó. Al llegar a la escuela el lunes siguiente sus fotos estaban por todas partes y hasta fueron a terminar en un sitio porno de Internet. Quien fuera compañera de su novio aquella noche tomó el teléfono de éste sin que se percatara, recibió el mensaje con las fotos y lo demás es historia.

Más o menos así sigue la trama de una película que aborda el tema. Más o menos así se tejen historias todos los días alrededor del mundo, con similares desenlaces.

La palabra selfie, (autofoto), fue elegida por los diccionarios Oxford como “palabra del año 2013” por considerarla motivo de especial atención para el público. Se trata de fotografías que las personas -principalmente los jóvenes- se toman a sí mismas con la intención de subirlas a las redes sociales o compartirlas con sus conocidos por correo electrónico u otros medios de mensajería instantánea.

En mi opinión, quienes se toman una selfie para compartirla son personas con un ego altísimo o bajísimo. Hay estudios que afirman que las selfies pueden ocasionar adicción y producir trastornos mentales como depresión o paranoia; quien sube una foto esperando recibir likes puede quedar decepcionado o recibir comentarios hostiles, pero yo creo que lo más grave es que está volviendo del dominio público una imagen suya en poses generalmente sugerentes.

Los niños pequeños buscan llamar la atención de los adultos de mil maneras; el niño que muchos llevamos dentro ha encontrado esta nueva forma de llamar la atención de los demás. Una adicción a las selfies es, en realidad, un grito de “mírenme, aquí estoy, pónganme atención por favor, quiéranme, no me rechacen, tengo miedo a estar solo”.

Hay que prestar atención al tema; si nuestros hijos o familiares tienen este problema hay que acudir en su ayuda de inmediato porque una omisión podría acarrear consecuencias fatales como en la historia que acabamos de conocer.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.00
Venta 20.5
€uro
Compra 21.09
Venta 21.59

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad