Saturday 10 de December de 2016

Lo que haga falta 

Antonio Sánchez González      23 Jan 2014 21:30:06

A- A A+

Compartir:
El 11 de enero se cumplieron 50 años desde que los médicos sabemos que los cigarros matan. Ese día, en 1964, se publicó un informe médico avalado por el sistema de salud de los Estados Unidos en el que se avisaba a la población de ese país, y del mundo, acerca de dos hechos incontrovertibles: que el tabaquismo está relacionado directamente con la génesis del cáncer de pulmón y que el hábito de fumar ponía en riesgo la expectativa de vida de los niños estadounidenses.

Antes del año 1900 el hábito de fumar era poco común, pero creció después de la invención de las máquinas enrolladoras de tabaco y de las dos guerras mundiales, cuando se estimuló su adopción por los soldados y las mujeres. En 1963, fumaba el 43% de la población americana y más del 50% de los médicos, con lo que fue posible reunir evidencia científica suficiente para afirmar que el riesgo de morir aumenta proporcionalmente con el número de cigarrillos diarios y el número de años que uno fume.

Hoy, los médicos sabemos que el tabaco es causa, también, de cáncer de cuando menos otros 13 orígenes, entre ellos el del colon y recto, de la laringe y del riñón; pero, además, está relacionado con el aumento del riesgo de adquirir diabetes, disfunción eréctil o artritis reumatoide, además de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (lo que antes llamábamos bronquitis crónica o enfisema).

En este medio siglo, han muerto a causa del tabaco unas 20 millones de personas en los Estados Unidos, alrededor de 8 millones en México y, al ritmo actual están condenados a morir prematuramente unos 5 millones de niños en los siguientes años. La atención médica de los enfermos por fumar cuesta cerca de 200 mil millones de dólares anuales.

A la fecha, el número de fumadores ha bajado notablemente; sin embargo, cada día, 3 mil adolescentes prueban su primer cigarro y se siguen encontrando nuevos efectos negativos sobre la salud derivados del tabaquismo. Siguen fumando más los pobres, los menos educados, los alcohólicos y consumidores de otras drogas, y los miembros de las comunidades homosexuales. Más aún, las compañías fabricantes de cigarrillos llevan a cabo campañas tendientes a desvirtuar la información científica que soporta los efectos deletéreos del fumar.

Las estrategias más eficaces para combatir esta epidemia están sustentadas en el reconocimiento de que el tabaquismo es una adicción basada en la nicotina y no “un hábito de libre elección”, en políticas gubernamentales destinadas a la declaración de territorios de aire limpio, el combate fiscal a la industria tabacalera y la prohibición de la compra de cigarrillos por menores de edad, además de la práctica de tratamientos médicos eficaces para dejar el hábito de parte de los fumadores.

Considerando que la mitad de las personas que fuma se mueren porque fuman, y que los fumadores cotidianos acortan su expectativa de vida alrededor de 13 años, vale la pena hacer lo que sea para lograr que la gente deje de gastar en cigarrillos.
 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Fallece el secretario de Cultura, Rafael Tovar y de Teresa
Los hermanitos Mandujano no tienen juguetes 
Promotores de 65 y Más cobraban las pensiones
Asegura Policía Federal camioneta con Droga 
Crimen mató a mil 200 federales; periodo 2006-2016
Tovar y de Teresa en la literatura
Muere mujer después de fuerte accidente en motocicleta
Productos milagro, entre los más decomisados en 2016
Tovar y de Teresa, uno de los promotores de cultura más genuinos: AMLO
Aseguran 9 vehículos en el operativo alcoholímetro de Fresnillo 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.38
Venta 20.88
€uro
Compra 21.54
Venta 22.04

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad