Monday 16 de January de 2017

Los asedios a vetusta

Marco Antonio Flores Zavala      16 Dec 2013 23:10:06

A- A A+

Compartir:
El grupo de Pánfilo Natera controlaba los cerros de la barranca y las vías del ferrocarril. (César González)
El grupo de Pánfilo Natera controlaba los cerros de la barranca y las vías del ferrocarril. (César González)
El asalto a la vetusta Zacatecas, en abril de 1911 por el contingente revolucionario de Luis Moya, advirtió que la plaza era vulnerable; aunque las autoridades se definieron como sus bizarros defensores.

Al finalizar la primigenia contienda revolucionaria, los maderistas armados pasaron a defender, desde mayo de 1911, a las autoridades democráticamente electas ese año y los siguientes. También procuraron sostener la tranquilidad en los caminos y la posesión de los bienes públicos y privados.

Los maderistas armados volvieron a la guerra, entre febrero y abril de 1913. Fueron convocados por los maderistas políticos que no aceptaron el ascenso presidencial del general Victoriano Huerta. En sus orígenes, los maderistas armados de Zacatecas no presentaron reivindicaciones sociales de raíz regional. Ellos se pronunciaron por la “restauración de la legalidad”. Será entre junio y agosto cuando asienten que iban por la “restauración del orden constitucional” y se identifiquen como carrancistas.

La fuerza que mostraron los rebeldes obligó a lo inédito en la bizarra capital: la reunión de dos enemigos políticos.

El 22 de abril de 1913, en el Palacio de Gobierno, el jacobino jefe de las armas Jesús Aréchiga Mojarro, y el católico gobernador, Rafael Ceniceros y Villarreal, encabezaron una reunión para planear el ataque a “las partidas, que sin bandera ni buenos principios” se lanzaron a la revuelta.

El grupo de maderistas armados, el que encabezaba Pánfilo Natera, tomó, batalló y asaltó las comunidades de la serranía occidental del estado. Fue de norte a sur. Luego inició el asedio a la vetusta Zacatecas. Al despuntar junio controlaban los caminos terrosos de Villanueva, Tlaltenango, Jerez y Fresnillo. La vía del tren la dejaron libre.

El 6 de junio de 1913, el grupo de Natera tomó vetusta. Esta acción marcó la nueva etapa de la Revolución. El colmo fue que en ella estaban todos los hombres del poder regional. Aunque el grupo rebelde fue desalojado 10 días después. La acción los configuró en la autodenominada División del Centro.

El grupo de Natera volvió a vetusta. La asedió frecuentemente. Lo hizo en agosto y el 2 de noviembre de 1913. Los asedios fueron con arrojo y una estrategia aprehendida en los hechos de la guerra: controlar los cerros de la barranca y las vías del ferrocarril.

En ambas ocasiones, los defensores, siendo militares profesionales, sabían cómo repelar los ataques.

Lo aprendieron en las sesiones de historia militar: no permitir que los muros cerriles de vetusta fueran controladas por los asaltantes.

 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Recauda Nungaray apenas 80 mil pesos
Hoy es el día más triste, tal vez tristísimo, del año
Llama gobernador Tello a replantear continuidad del Cobaez
Lamenta Gema Mercado que la educación no sea primero; "lo del salario no es una negativa"
Inauguran cancha de Capital Soccer en Guadalupe
El gobierno no tiene deudas con los profesores del Cobaez: Miranda
Levanta plantón Supdacobaez; esperan pago a más tardar el miércoles
Pide Ivonne Ortega licencia; quiere ser candidata a la Presidencia
Tiroteo en un bar de Playa del Carmen deja al menos cinco muertos
Accidente de avión de carga causa 37 muertos en Kirguistán
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.70
Venta 22.2
€uro
Compra 23.00
Venta 23.5

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad