Monday 05 de December de 2016

Los boticarios del pueblo, filántropos de la salud

Javier Torres Valdez      14 Apr 2014 21:10:05

A- A A+

Compartir:
En la actualidad existen un sinnúmero de farmacias; la mayoría de capitales foráneos que vinieron acabando con las auténticas boticas de jerezanos.

Entre las más antiguas recordamos la de Bartolito de la Torre, todo un personaje en el pueblo que por aquellas fechas tenía cerca de 15 mil habitantes, incluyendo todas las rancherías. La última ubicación que tuvo fue a un costado de la escuela de la Torre. Su dueño era visto con respeto y admiración por los paisanos de aquellas épocas, no solo por ser uno de los últimos farmacéuticos que preparaban diferentes pócimas para combatir algunos conocidos malestares, sino porque sabían que siempre encontrarían su apoyo con o sin dinero.

Vendía un bebedizo que era llamado “agua de contra cólera”, el que según algunas personas de la época era extraordinario. Lo que siempre ignoré si esa agua era buena para salvarse de la mortal cólera o para combatir los efectos de algún coraje.

Su don de gente era tan extraordinario que siempre estaba dispuesto a otorgar sus medicamentos a los pobres, muchos de los cuales acudían para abonar a su cuenta 50 centavos o un peso.

Otra farmacia fue la de Luis Escobedo, solo que de su nombre no puedo acordarme, aunque puedo mencionar que su ubicación fue la esquina de la calle de la Parroquia, hoy López Velarde, y el callejón del Sol, hoy calle Libertad.

Entiendo que por aquellas fechas para ser farmacéutico era necesario tener nobleza y carisma. Don Luis decía que como las enfermedades no avisan, era necesario estar dispuesto a dar el tiempo que fuera necesario para atender las dolencias de la gente. Don Luis Escobedo combinaba su actividad hipocrática con la de agricultor y aunque nunca conocí su rancho, puedo decir que se encontraba al sur de la ciudad.

Daniel Román fue otro de los personajes conocidos por ser propietario de la Botica de Nuestra Señora de Guadalupe, esposo de una dama de calidad extraordinaria llamada María Pinedo. Fueron padres de una familia numerosa, entre los que recordamos a Tocayo Román, Paco, Gustavo, Rebeca, y que me perdonen de buena gana si omití el nombre de alguno.

Estas tres boticas eran de las más antiguas de Jerez, pero por ningún motivo puede omitirse la botica de los pobres de doña Herlinda Lozano, ni la botica nueva de doña Cuquita Valenzuela, la cual se encontraba en la esquina de la calle San Luis y Calle del Refugio, hoy Suave Patria y Constitución.

Conectados con las cosas de la salud, recuerdo gratamente al doctor Quiroz, uno de los que participaron en la fundación de la escuela secundaria. El médico también fue dueño de una botica que se localizaba en el costado norte de la Parroquia; a los doctores Roberto Medina Carrillo, Romero, Varela, Pulido, y al extraordinario cirujano José Acevedo, de quien recuerdo extraordinarias intervenciones que salvaron la vida a más de cuatro paisanos, pues cuando en muchas rancherías no había transporte y venían a buscar médico para atender un parto o un herido, el doctor Acevedo acudía sorteando los malos caminos para llevar su atención a quien la necesitaba, acompañado de su compañera de toda la vida y madre de sus hijos, la inolvidable Margarita Maga Reséndiz.

Aunque no existían herbolarias, debemos también mencionar a El Loco Galdino, individuo de extraña conducta que vendía hierbas medicinales los domingos, luego de recorrer toda la semana los cerros de la comarca. Algunas de tales hierbas eran: epazote de zorrillo, orejuela de ratón, hierbabuena, yerbaniz, gordolobo, sangre de grado, palo colorado y cedrillo.

En la actualidad la herbolaria sigue teniendo vigencia y son muchas las personas que buscan conservarse saludables a través de la medicina natural.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
América supera a Necaxa y va a la final ante Tigres
Gana Judit  
Los chicos malos de Chayo 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.65
Venta 21.15
€uro
Compra 21.96
Venta 22.46

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad