Monday 05 de December de 2016

Los Cabos, BCS

Raúl Muñoz del Cojo      13 Dec 2013 19:10:05

A- A A+

Compartir:
Si midiera en este momento el transcurso de mi vida con hechos que me han favorecido en situaciones personales, les podría asegurar que soy alguien extremadamente afortunado. Podría describirles infinitas situaciones que me han ocurrido en este trajín de la vida y no me alcanzaría el espacio que tengo cada semana en mi casa editorial.

Dentro de estas miles, destaco haber nacido en la familia que tengo, haber tenido la oportunidad de estudiar, tener a mi lado a una mujer e hijos maravillosos, darme una familia política excelente, tener a mis amigos, al igual que a las personas que me rodean; en fin, si me tocara calificar a mi ángel guardián, le pondría una calificación suprema porque nunca me ha dejado solo.

Si se pregunta qué tiene que ver esto con el tema turístico que debo tratar, le comento que el fin de semana pasado fui invitado por el fideicomiso de promoción turística de Los Cabos a un torneo de golf para familiarizarnos con el destino y ser embajadores en México de este paraíso al final de la tierra.

Por si no lo sabe, Los Cabos son en realidad dos ciudades que hacen un incomparable corredor turístico.

Por un lado, tenemos a Cabo San Lucas, reconocido por su vitalidad y vida nocturna donde se ofrecen un incontable número de atracciones. Tienen una marina para 380 embarcaciones de hasta 200 pies que brinda la calidad óptima de servicios y confort propia de una marina de lujo.

Otro gran atractivo de esta parte del corredor es el arco, formación natural rocosa y símbolo de este destino. A un costado se encuentra la playa del amor, donde cuando hay marea baja, usted puede pasear con su pareja y disfrutar de un romántico recorrido. Si le gustan los deportes acuáticos, la bahía de Cabo San Lucas ofrece vistas caprichosas en el fondo del mar, que van desde corales negros hasta singulares cascadas de arena.

En el otro extremo del corredor tenemos a San José Del Cabo, con días largos y tranquilos llenos de un ambiente de paz y tranquilidad. Sus atractivos, aunque muy diferentes a los de San Lucas, son igualmente deseables, desde misiones jesuitas hasta el refugio Estero San José, hogar de aves y vida terrestre.

Como podrá notar, este destino goza de muchas actividades que podrá realizar y que complementarán su experiencia; desde la pesca hasta el surf, veleo, snorkel, buceo, wind surf, avistamiento de ballenas, recorridos por el desierto y la hospitalidad de la gente que hace un cierre formidable.

Además, la costa del corredor la baña el Mar de Cortés, que le da ese toque mágico a la visita de la playa, por ser considerado el acuario más grande del mundo; créame que desde la orilla la vista no es del mar. Son tan tranquilas sus aguas que parece que se postra uno al lado de una inmensa laguna.


Por si esto fuera poco, este corredor también es el hogar de más hoteles gran turismo que en cualquier otro destino de México, lo que hace que sea un refugio natural de una gran pléyade de estrellas de clase mundial.

La gastronomía local, acompañada de los vinos de la zona, hacen una verdadera explosión de sus sentidos al acudir a cualquier restaurante del corredor. Podría recomendar, sin temor a equivocarme, las excelentes combinaciones mar y tierra ofrecidas en casi todos sus lugares típicos para el deleite de sus visitantes.

Si así lo desea, también puede saborear una cocina más sencilla, probando los ya famosos tacos de pescado, langosta y camaron típicos de la zona, servidos en tortilla de harina o maíz, con un sabor sin igual.

Si usted es como yo y le gusta el golf tanto como a mí, el destino premium de nuestro país para practicarlo en primera clase se ubica en la punta de Baja California Sur, lugar del que le hablo. Con casi 12 campos elaborados por los principales diseñadores de este deporte, Los Cabos tiene un ecosistema único de océano, montaña y desierto que le aseguro no encontrará en ningún otro lugar del hemisferio.

Esta combinación inusual del “final de la tierra” atrajo la imaginación de los desarrolladores de estos complejos. Este deporte se practica allá sobre una mesa de golf o fairway típico en Cabo; es un tapete bien mantenido de pasto tejido a través de terreno desierto, con un mar azul turquesa en el horizonte. Si le hablo del clima, la media es de 24 grados, poca humedad y deliciosa brisa que lo convierten en un verdadero edén para el desarrollo de cualquier actividad.

Por su ubicación geográfica, este destino se enfoca al mercado norteamericano casi en su totalidad, pero gracias a la diversificación de sus servicios e interés por atender a más turismo, Los Cabos voltea al lado nacional, conectado estupendamente por vía aérea o marítima. Y para nosotros y algunos estados vecinos, la nueva carretera de Durango a Mazatlán nos pone a un poco más de cuatro horas por tierra y a un ferry de distancia.

Para terminar, solo me resta sugerirle que si quiere ir a donde los osos platican con las ballenas, haga su alcancía y visite en las siguientes temporadas Los Cabos, destino que lo dejará con inmensas ganas de regresar, como lo hizo conmigo. Hasta la próxima.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
América supera a Necaxa y va a la final ante Tigres
Gana Judit  
Los chicos malos de Chayo 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.67
Venta 21.17
€uro
Compra 21.81
Venta 22.31

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad