Wednesday 07 de December de 2016

Los costos de la riqueza

Antonio Sánchez González      30 Oct 2014 19:59:35

A- A A+

Compartir:
Cuando la gente piensa en ayuda médica humanitaria normalmente tiene en la mente zonas de desastres naturales o asume que son los países donde se concentran las más críticas necesidades médicas. Eso no es necesariamente cierto: mientras esas carencias son lancinantes en los países pobres, cada vez más personas sin acceso a servicios de salud viven en los países emergentes o en vías de desarrollo.

Alrededor de 100 países de las más diversas características pueden caer en esa clasificación, el nuestro entre ellos. Son el hogar de 5 mil millones de personas, incluidas tres cuartas partes de los miserables que sobreviven con menos de 2 dólares al día, principalmente a causa de enormes y crecientes niveles de desigualdad.

En ellos, los indicadores económicos que les dan acceso al club de los países que aspiran a codearse entre los ricos, la mayoría de los gastos médicos derivados de la atención de la población en niveles de pobreza corre a cuenta de los servicios sanitarios que proveen los gobiernos, pero ello causa que ese segmento de la población no puede acceder a servicios médicos de vanguardia debido a motivos puramente monetarios.

Una buena demostración del tema es el acceso suficiente a los nuevos agentes de inmunización, como las costosas vacunas contra neumococo para prevenir neumonía o la dirigida hacia el virus del papiloma humano diseñada contra el cáncer de cérvix. La alianza mundial para la vacunación, llamada Gavi, soporta la introducción de estos agentes preventivos en países pobres a través de donativos y otras acciones filantrópicas, pero estas políticas no siempre aplican para los países emergentes, en los que se da un fenómeno de abasto insuficiente que no cumple con las guías médicas publicadas sobre el tema.

Otro ejemplo es la dificultad que enfrentan los habitantes pobres de países emergentes para acceder a los nuevos medicamentos para tratar la tuberculosis. Estos agentes son los primeros aprobados a propósito en los últimos 40 años y resultan inaccesibles para los enfermos en naciones con zonas en donde la tisis es endémica, como Sudáfrica, la India, México o Armenia.

Diversas barreras impiden su uso, entre ellas la documentación incorrecta de los casos, pero el obstáculo principal es el costo de unos 3 mil dólares por curso de tratamiento, difícil de sufragar por los sistemas de salud estatales.

Finalmente, en los países emergentes viven unos 100 millones de personas con hepatitis C, para las que es imposible el acceso a los espectaculares nuevos medicamentos recién aprobados que permiten curar esta enfermedad que mata por cirrosis o cáncer del hígado, debido a que los groseros costos de los mismos parecen intocables como consecuencia de las políticas estatales de fortalecimiento de la propiedad intelectual (a la que se acogen los fabricantes de medicamentos) que es parte de las estrategias públicas que parecen promover el desarrollo económico de estas economías, pero que al mismo tiempo impiden el desarrollo de un sistema robusto de medicamentos genéricos.

Médico




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Rechazan dar servicio de guardería a los padres
Descubrió a su pareja violando a su hija y lo hiere a machetazos
En los XV de Rubí habrá ¡Sergio el bailador en vivo!; Bronco confirma
Educación 
Cae un avión de aerolínea paquistaní tras despegue 
México tendrá los mismos resultados en la prueba PISA 2018: Nuño
AMLO dispuesto a hacer ‘alianzas’ para proteger a México de Trump
Time nombra a Trump Persona del Año
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.33
Venta 20.83
€uro
Compra 21.84
Venta 22.34

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad