Thursday 08 de December de 2016

Los ex y Punto Final 

Pablo Torres Corpus      19 Nov 2013 22:00:06

A- A A+

Compartir:
Henry Kissinger afirmaba que: “el mejor afrodisiaco era el poder”; Francisco García Salinas refería que “el servicio era la mejor forma del poder”.

Ya sea por las anteriores o cualquiera de las oportunidades que brinda el poder, es permanente fuente de aspiración y continua pugna por su retención.

Desde la institucionalización del poder público, ha sido anhelo de los que abandonan el puesto continuar ejerciendo el poder del cargo, algunos lo han conseguido y otros solo han conseguido pleitos mediáticos con sus sucesores.

Ubicar las claves para seguir influyendo sigue siendo el “coco” de muchos. Una de las mejores explicaciones es la del politólogo Richard E. Neustadt, que afirma que la clave está en diferenciar al poder como influencia y el poder como autoridad.

El primero es inherente a la persona y no lo abandona aunque deje el cargo; es un rasgo personal, el segundo pertenece al cargo y ahí permanece cuando el funcionario se va.

El poder como influencia suele pertenecer a los expertos. Así, el conocedor que llegó al cargo por méritos y experiencia seguirá teniendo poder en su área una vez que abandone el cargo.

Lo anterior porque arribó al puesto por el poder e influencia personal que ejercía en su especialidad y que reforzó con el cargo.

Muy distinto ocurre con los funcionarios de ocasión, que arriban a equis puesto no porque lo hayan buscado, sino porque el puesto los encontró.

El poder que ellos ejercen es solo por el cargo, por la autoridad que temporalmente se les confiere, no por la influencia que su persona tiene en cierta materia.

Por ejemplo, el mítico Carlos Salinas de Gortari sigue teniendo influencia en la política nacional porque su “fuente” de poder no radicaba sólo en el cargo, sino en atributos personales que fortaleció durante su mandato.

En cambio, Vicente Fox ubicó su poder solo en el que el cargo le otorgaba, por ello al terminar su sexenio y pese a sus esfuerzos no ha podido influir siquiera en la política interna de su partido.

Es también gracias al poder, como influencia personal, que muchos grupos empresariales, políticos, sociales y académicos mantienen espacios de poder pese al cambio de gobierno.

Se puede estar en desacuerdo sobre el uso que se le dé al poder como influencia, pero no se puede negar que es una realidad presente en la política nacional, estatal y municipal.

Punto Final
Mi sincero agradecimiento a Judit Guerrero, Bárbara Romo y Julio César Flemate, que con su orientación, aval y votos se consiguieron cuatro millones de pesos para rescatar el Edificio de la Torre del querido Jerez.
 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
El eterno viajero
Sancionan a personal del IMSS que participó en un ‘Mannequin Challengue’
Arrebatan al narcotráfico 150 mil armas; además de drogas y bienes
Conmemora el Museo de Guadalupe su centenario
Más de 150 elementos buscan por aire y tierra a delincuentes en Veracruz
Denuncian fraude en universidad de Duarte
Vanidad en Navidad; estilo de temporada
Achacan fallo educativo a Calderón y Gordillo
Peña: México, motor de crecimiento de AL
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.29
Venta 20.79
€uro
Compra 21.88
Venta 22.38

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad