Saturday 03 de December de 2016

Los increíbles

Juan Carlos Ramos León      24 Nov 2013 22:30:06

A- A A+

Compartir:
Hoy no fío, mañana sí”. Todos hemos visto esta legendaria máxima exhibida en alguna tiendita de la esquina de esas de las que todavía se resisten a sucumbir ante los Oxxos. Hoy en día aplicaría más bien un “hoy no confío, mañana tampoco”.

Fiar y confiar provienen de la misma etimología latina que se encuentra muy relacionada a conceptos tales como: lealtad, verdad, certeza, seguridad, credibilidad y dignidad de confianza.

Pues bien, los seres humanos nos hemos vuelto increíbles, especialmente los que habitamos en este país. Ya no creemos en nada ni en nadie y, por lo mismo, nadie cree en nosotros, les doy mi palabra (no me la toman, ¿verdad?).

Ahora con el buen fin todo mundo manifestaba sus objeciones “ni es cierto, le suben el precio a las cosas y luego se hacen como que se lo bajan”. Habrá quienes así operen pero acaban pagando justos por pecadores.

Bueno, hasta con el Teletón. Ya ni en el Teletón creemos. Desde mi punto de vista muy particular no existe otra cosa que nos haga confluir a todos los mexicanos en un objetivo común como el Teletón y no existe obra altruista más transparente, noble y altamente eficaz que ella. Que los grandes donantes aprovechen la escena para perseguir fines lucrativos y totalmente comerciales es otra cosa -muy válida por cierto- pero si gracias a eso se lleva ayuda a millones de niños que tienen alguna discapacidad, adelante.

Pues hay quienes le tiran lodo al Teletón ¿y saben por qué? Porque la mula no era arisca, la hicimos. Con decirles que para este Teletón se suspendió el “boteo”, o sea esa actividad que permitía a muchos voluntarios participar recolectando monedas entre la gente para luego irlas a depositar al banco; ¿por qué? Porque hubo quienes hicieron sus botes piratas y se pusieron a juntar para sus chicles.

¡Así somos los mexicanos! Andamos como políticos en campaña aventando cheques sin fondos por todos lados, total, prometer no empobrece; empeñando una palabra que ya está más gastada que la moneda de más baja denominación que ha circulado durante largo tiempo. ¿El resultado? Que acabamos como aquel del cuento que de tanto decir ‘ahí viene el lobo’ cuando de veras se acerca nadie nos cree.

Por eso digo que somos increíbles. ¡Sí! Como Supermán, la Mujer Maravilla y el Hombre Araña, ¡no se puede creer en nosotros!

Pienso que no existe peor tragedia que el hecho de que te señalen con el dedo y digan de ti “mira, ese no es de fiar”. Si perdemos la confianza de los que nos rodean ¿qué nos queda? Y la única forma de que esto no suceda es permaneciendo fieles a la palabra empeñada, asumiendo las consecuencias de nuestros actos y viviendo con un verdadero sentido de compromiso todas nuestras relaciones con los demás.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Economía incierta para 2017: analistas; efecto Trump
Salud apuesta a reducir las muertes maternas
Se impulsará expansión del libre comercio: Peña
Muro de Trump traería graves consecuencias para la biodiversidad: PNUMA
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.58
Venta 21.08
€uro
Compra 21.98
Venta 22.48

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad