Tuesday 17 de January de 2017

Los monos y los plátanos 

Juan Carlos Ramos León      1 Dec 2013 21:30:06

A- A A+

Compartir:
Cuentan que un grupo de científicos realizó un experimento en el que se encerró a cinco monos en una jaula. Se colocó también, en el interior de la jaula, un racimo de plátanos y, debajo de éste, una escalera.

Cada vez que uno de los monos trepaba por la escalera para alcanzar un plátano el resto era rociado con un chorro de agua fría a presión. Este ejercicio se repitió hasta que se logró un cambio de comportamiento en los monos: cada vez que alguno intentaba trepar por la escalera el resto lo golpeaba hasta disuadirlo.

El experimento pasó a una segunda fase: retiraron a un mono de la jaula e ingresaron a otro nuevo.

Como era de esperarse, lo primero que trató de hacer el recién ingresado fue alcanzar un plátano trepando por la escalera, siendo impedido por la golpiza que los monos “viejos” le propinaron. Poco después volvió a intentarlo varias veces obteniendo el mismo resultado en cada una de ellas hasta que fue disuadido del todo.

Un segundo mono de los “viejos” fue reemplazado por otro nuevo repitiéndose la misma historia que con el primer reemplazo y así, hasta que no quedó ningún mono del cuadro original. La condición continuó: ningún mono quiso esforzarse ya por trepar la escalera para tomar un plátano.

Si bien este “experimento” corresponde a una situación ficticia, deja en clara una conclusión: ¿Por qué las cosas se hacen así? Respuesta: “quién sabe, cuando yo llegué aquí así se hacían y creo que así se han hecho siempre”. Punto final.

¿Alguien se identifica con esto? Le podríamos llamar “volvernos viejos”, ¿verdad?

Nacemos, vamos conociendo el mundo, adquirimos conciencia de las cosas y cuando somos niños nada nos parece imposible. Vamos entrando en la juventud y adquirimos grandes bríos; el mundo se nos hace poca cosa para recorrerlo en un día, hasta que de pronto algo pasa y empezamos la cuesta abajo.

Puede ser el chorro de agua fría de alguno que otro fracaso que sufrimos o la golpiza que nos propinan los que están a nuestro alrededor cuando pretendemos alcanzar el éxito, pero el caso es que ya no nos quedan muchas ganas de intentar tomar un plátano del racimo.

¡Así es! ¡Alerta a todos! El hecho de que se te acabaron las ganas de cambiar las cosas ¡Es señal de que te estás volviendo viejo! Y, ojo, esto te puede ocurrir tengas la edad que tengas, porque conozco gente mayor que no pierde los bríos y sigue siendo factor de cambio para su entorno y conozco jóvenes que, tristemente, se han unido a las filas del “dejar hacer, dejar pasar”.

¿No creen que esta es una buena oportunidad para voltear a ver dónde estamos parados? Tal vez nos demos cuenta de que estamos siendo invitados a convertirnos en generadores de cambio para la sociedad en que vivimos.
 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Se registra accidente múltiple en el boulevard
Encuentran a un hombre sin vida en Zóquite
Se pasa el alto y choca
Por Trump, anuncian cerco a Embajada de EU y bloqueo a puentes internacionales
Aseguran un vehículo robado
Se pone agresivo con Tránsito
Moreno Valle deja la gobernatura para buscar la candidatura a la presidencia
Chocan sobre avenida Varela Rico
Autoridades estatales inauguraron la presa la Suzaya en el municipio de Pánuco  
Sondeo: Jóvenes opinan que estarán peor después de Trump 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.58
Venta 22.08
€uro
Compra 23.00
Venta 23.5

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad