Sunday 04 de December de 2016
»Segunda y última parte  

Los músicos de la división a cargo de Francisco R. Murguía 

Conrado Briseño Guzmán      6 Sep 2014 20:20:35

A- A A+

Compartir:
  • El músico Manuel Benítez narra cómo fue la persecución de los carrancistas a la gente de Villa. (Fototeca Nacional del INAH).  (Cortesía) El músico Manuel Benítez narra cómo fue la persecución de los carrancistas a la gente de Villa. (Fototeca Nacional del INAH). (Cortesía)
  • Francisco Murguía persiguió a los villistas por órdenes de Venustiano Carranza. (Fototeca Nacional del INAH)  (Cortesía) Francisco Murguía persiguió a los villistas por órdenes de Venustiano Carranza. (Fototeca Nacional del INAH) (Cortesía)
  • Francisco Villa y su gente fueron el blanco de los carrancistas, luego de que rompiera definitivamente con su líder. (Fototeca Nacional del INAH).  (Cortesía) Francisco Villa y su gente fueron el blanco de los carrancistas, luego de que rompiera definitivamente con su líder. (Fototeca Nacional del INAH). (Cortesía)
  • La historia oficial establece que Carranza fue presidente de 1917 a 1920. (Fototeca Nacional del INAH).  (Cortesía) La historia oficial establece que Carranza fue presidente de 1917 a 1920. (Fototeca Nacional del INAH). (Cortesía)
  • Manuel Benítez fue parte de la Banda de Música del Estado de 1930 a 1963. (Imagen de Bicentenario de la Independencia y Cenentenario de la Revolución en Sombrerete).  (Cortesía) Manuel Benítez fue parte de la Banda de Música del Estado de 1930 a 1963. (Imagen de Bicentenario de la Independencia y Cenentenario de la Revolución en Sombrerete). (Cortesía)
  • Panorámica de Sombrerete, donde el músico sorteó la tifoidea. (Cortesía de Bernardo del Hoyo).  (Cortesía) Panorámica de Sombrerete, donde el músico sorteó la tifoidea. (Cortesía de Bernardo del Hoyo). (Cortesía)
Imagen de


Manuel Benítez Valle narra en su libro Dichas y desdichas de un músico zacatecano las experiencias de la banda de la Sexta Brigada, que perteneció a la división de Francisco Murguía.

En la primera parte de esta colaboración, se reprodujeron varios fragmentos del texto, en los que el músico, uno de los fundadores de la Banda de Música del Estado de Zacatecas, contó cómo fue que la agrupación se formó en 1914.

Además, describió que en 1915 Murguía tenía la orden de Venustiano Carranza, presidente de la
República, de terminar con los villistas.

En esta segunda y última parte del relato, el músico narra lo que la banda vivió cuando la división se fue a Chihuahua, a continuar con la encomienda del Presidente.

El paso por el cañón de Bachimba
“Aquí narraré algunos episodios de la campaña que dirigió el general Murguía y no los presencié personalmente, pero mis compañeros de la banda me informaron cuando regresaron todo lo que aconteció.

 “Los villistas habían incendiado y destruido todos los puentes de la vía del ferrocarril para impedir el avance de la división de Murguía, formada por 11 brigadas transportadas en 11 trenes militares; cada brigada tuvo su banda de música.

“Salió la división de Torreón y tardó dos meses en llegar a Chihuahua, pues se iban reparando los puentes y un  tren especial regresaba a Torreón  a traer víveres para la división.

“Se pagaba a la tropa y a la oficialidad y a los músicos de las bandas cada cinco días. 

“Entre la división viajaban algunos comerciantes y vianderas que bien pudieron hacer su agosto: por ejemplo, una taza de café, un peso; una panocha de harina, a un peso; una pequeña ración de frijol negro un peso y así sucesivamente por motivo que no había moneda fraccionaria.

“La división seguía avanzando y se acercaba el paso por el conocido Cañón de Bachimba

“El general Murguía, gran estratega, temeroso de que los villistas lo atacaran en el cañón mencionado, ordenó desembarcar los caballos para que las  brigadas de caballerías flanquearan los lados de la vía del ferrocarril; la infantería en el techo de los carros con sus armas en actitud de defensa y las banda de música hacían oír la conocida marcha titulada Emblema nacional, con motivo de haber cambiado un famoso cañón de combate  que transportaba la división de Murguía al cañón de Bachimba; le adaptaron a dicha  marcha el nombre de Cañón de Bachimba.

“El  caso de haber pasado la división por el cañón mencionado fue un acontecimiento admirable, digno de que la historia de la Revolución Mexicana lo consigne en sus páginas.

“Por fin la división arribó a Chihuahua y sitió la plaza. Se dio la orden de que cuanto villista fuera capturado, se le fusilara sin más trámites. 

“Algunas familias y soldados y oficiales villistas no salieron de la plaza y fueron hechos prisioneros por los carrancistas soldados y oficiales de Sonora que, por ser yaquis, no pronunciaban el español correctamente; aprehendieron a algunos villistas que no lograron salir de la plaza y cumpliendo la orden que recibieron, procedieron a fusilarlos.

“Los prisioneros imploraban piedad, pero los indios yaquis cumpliendo la orden decían: ‘primero lo matan, después güirigua’” (sic).

Un ataque inesperado
“Otro acontecimiento fue que al poco tiempo de estar la división en Chihuahua y distribuidas las brigadas en los municipios con sus respectivas bandas de música, quedaron en Chihuahua solo cuatro bandas. 

“Una mañana, que fue el viernes de Dolores, al principio de 1915,  los villistas atacaron la plaza a las 4 de la mañana como era su costumbre, pero  fueron  rechazados y derrotados por las  fuerzas carrancistas.

“Fueron hechos algunos prisioneros (más o menos unos 30) que por orden del general Murguía fueron ahorcados y expuestos en una alameda, que existía cerca de la estación de los ferrocarriles, conocida con el nombre de El Santo Niño.

“Entre esos ajusticiados se veían las insignias que portaban en sus sombreros, que no había un solo soldado, sino puros jefes y oficiales de capitán primero hasta general.

“Hubo un general que pidió permiso antes de ser ahorcado para escribir un recado a su esposa, que en él decía: ‘¿Te acuerdas que me decías que un día sería ahorcado como un  perro? Pues tus augurios se cumplen hoy en que voy a ser ahorcado como lo pronosticaste’”. 

La epidemia de tifoidea 
“En el tiempo en que ocurrieron los acontecimientos que he narrado, yo permanecí en Sombrerete y en ese tiempo, a fines de 1914, se desarrolló en el pueblo y en varios puntos del estado una terrible epidemia de tifo, que causó muchas defunciones.

“De las víctimas que fueron atacadas ninguna sobrevivía, todas murieron.


“Los dos médicos que había en mi pueblo se negaban rotundamente a visitar y a recetar a algún enfermo, pues veían que la ciencia médica era impotente para acabar con terrible epidemia y temían contagiarse.

“Yo supe de los detalles que he mencionado, pero no le di importancia ni tuve temor de algún contagio.

“Por cierto que un amigo y colega, que se llamó Pedro González, excelente flautista y sastre cortador, fue atacado por el terrible mal.

“Yo lo supe y, a pesar de que se prohibía visitar a los enfermos de tifo, yo sin temor al contagio lo fui a visitar y nada me pasó referente al contagio.

“La epidemia seguía segando vidas; la miseria fue espantosa en ese tiempo, yo sin más con qué contar para  subsistir, esperaba la oportunidad de que me solicitaran para algún trabajo de música, esperanza muy remota, pues en ese tiempo y situación tan apremiante fue raro que se organizaran festivales que se amenizaran con  música.

“Mi compañero y amigo que he mencionado, a los pocos días que lo visite, murió.

“Había organizado yo un grupito de cinco músicos y teníamos alquilado un cuarto para estudiar; una tarde del mes de diciembre en que se sentía mucho frío y había llovido, estuve en dicho cuarto escribiendo unos papeles.

“Ya para retirarme a mi domicilio, sentí muy fríos los pies, pues hasta me dolían de frío. Me puse a dar vueltas a lo largo del cuarto con objeto de hacer ejercicio y que los pies entraran en reacción.

“Por  fin, como a las 9 de la noche, salí para dirigirme a mi casa. A poco de andar, pisé un charco y me mojé todo el pie derecho.

“Sentí muy mal aquella mojada, pero no le di mucha importancia. Llegué a mi casa y me acosté a dormir.

“Al día siguiente, que era domingo, amanecí con una calentura sumamente elevada; así pasé el día hasta las 4 de la tarde en que me acordé que me esperaban mis compañeros, pues teníamos el compromiso de tocar tres horas en la plaza de gallos.

“Pensé, si no voy, mis compañeros pierden ese trabajo y así enfermo me presenté a tocar.

“Al terminar ese trabajo, nos mandaron llamar de un hotel que estaba cerca y estuvimos tocando hasta las 10 de la noche, hora en que nos contrataron para tocar un baile; yo me sentía muy mal y me resistí a seguir trabajando, pero mis compañeros me animaron, pues se decía que el  tequila con limón era excelente remedio; al fin fui a tocar el baile y terminamos a las 3 de la  mañana.

“Ya me dirigía a mi casa, cuando en una calle me encontré con otros compañeros que también habían acabado de tocar. Les hice ver que estaba muy malo y con fuerte calentura.

“Ellos me llevaron a su cuarto de estudio con objeto de darme unos ‘apretones’; me los dieron y al soltarme caí al suelo sin sentido; permanecí unos 5 minutos como desmayado. Al fin me levantaron y volví en sí.

“Me  fui a mi casa y caí en cama y ya no volví a saber de mí.

“Lo único que recuerdo es que al día siguiente que quise levantar la cabeza y no pude. Sentí un dolor inmenso y caí en la cama sin sentido.

“Así permanecí durante 30 días sin darme cuenta de nada. No sé cómo pasaría mi madre aquellos 30 días, sin auxilio de ninguna forma”.

A manera de nota entre paréntesis, el músico asegura que el remedio del tequila con limón lo inventaron los cantineros, “pero lo cierto es que  deja dos enfermedades, la que existía y la cruda”.

Manuel Benítez Valle perteneció a la Banda de Música del Estado de Zacatecas de 1930 a1963; tocaba el flautín.

Murió en la capital zacatecana en 1983, a los 87 años.

 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Un hombre muere ahogado en La Encantada
Catedráticos estafan a la UAZ  
Pasar Navidad con su mamá, el más grande deseo de Samuel y Cinthia
Captan 'rata' en nevera con pollo de supermercado en Colombia
Mi delito... cegarme de coraje
Instaladas al 100 por ciento las casillas de la elección extraordinaria 
Confirman que Paquete Económico se entregó a tiempo
Instala INE Consejos Electorales para elección extraordinaria 
Se registra poca afluencia de votantes en elección extraordinaria 
Mapaches del ITZ, campeones nacionales en futbol
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.58
Venta 21.08
€uro
Compra 21.98
Venta 22.48

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad