Friday 02 de December de 2016
»Le preocupa que su hijo pueda ser aprehendido 

Madre de familia lucha por una segunda oportunidad

Francisco Vargas      4 Jun 2014 22:20:08

A- A A+

Compartir:
  • En el documento se pide al hijo de Beatriz que se presente ante el Ministerio Público. (Imagen) En el documento se pide al hijo de Beatriz que se presente ante el Ministerio Público. (Imagen)
  • El 28 de febrero obtuvo su libertad provisional bajo caución. (Imagen) El 28 de febrero obtuvo su libertad provisional bajo caución. (Imagen)
Imagen de


Luego de pasar cuatro meses presa en el Centro Regional de Reinserción Social (Cerereso), una jefa madre de familia lucha por enmendar sus errores, recuperar su vida y poder volver a ver a su hija después de dos años.

Su historia, relató la madre de familia, Beatriz García Domínguez, inició en 2011 con un suceso de muchos que marcarían su vida para siempre.

La madre de dos hijos explicó que un tío político abusó sexualmente de su pequeña cuando tenía 6 años y, aunque puso denuncia, el caso no trascendió, pues en el Ministerio Público se consideró como atentado a la integridad y el hombre no fue detenido.

Para sacar a sus hijos adelante, Beatriz trabajaba de 7 de la noche a 7 de la mañana cuatro días a la semana y no podía pasar mucho tiempo con ellos.

“En una ocasión fue el papá de la niña a mi casa, se la llevó y se la dejó encargada a mi mamá para decirle que la tenía desatendida”, explicó.

Cuando Beatriz fue por su hija, su madre tuvo una larga charla con ella para que le pusiera más atención a la niña, pero debido a los horarios laborales, era casi imposible darle el tiempo necesario a la menor.

Por ello, la madre de Beatriz le propuso que ella cuidaría a su hija y se haría cargo para que no la tuviera en abandono.

En 2012, casi dos meses después de dejar a su hija al cargo de madre, Beatriz se llevó otra sorpresa: su pequeña ya estaba a disposición del Desarrollo Integral de la Familia (DIF), más tarde fue trasladada a una casa hogar donde actualmente es atendida y en cuestión de semanas inició un proceso legal en contra de ella por abandono de familiares.

“Cuando los del DIF se llevaron a mí hija estaba muy sucia, lo reconozco. Llegaron a mi casa varias personas y me bombardearon con preguntas, como para hacerme titubear y que dijera algo mal y es que dijeron que venían a ayudarme y no fue así”, dijo.

Tras una investigación del DIF y agentes del Ministerio Público, se descubrió que además del abandono, la menor había sido víctima de abusos por su hermanastro.

“Yo estoy seguro que mi hijo no hizo nada malo, él me ayudaba a cuidarla y es un niño amable, protector y disciplinado, estoy segura que debe haber algún error”, consideró.

Tanto Beatriz, como el padre de la niña, Juan José Amaro, fueron investigados y al año siguiente de que iniciara el proceso en su contra, los internaron en el Cerereso.

Una ciudad adentro de otra ciudad
“Lo recuerdo bien, la fecha fue el 28 de octubre de 2013. Me arrestaron y me llevaron al Cerereso.

Cuando entré lo primero que se me viene a la cabeza es que estaba pasando como en la televisión que uno ve las cárceles. Es una ciudad adentro de otra ciudad”, explicó.

La estadía de Beatriz duró cuatro meses, tiempo en el que sintió que su vida hizo “una pausa” y en la que el sentimiento de culpabilidad siempre la acompañó.

“La cárcel era como una pijamada. Como no hay espacio específico para mujeres, me pusieron a mí y a otras cinco mujeres más en celdas que son como de visita conyugal, es un espacio que parece un motel, pasamos encerradas casi todo el día. Recuerdo que veía hacía afuera y alcanzaba a ver las nubes”, declaró.


Su relación con otras detenidas era buena, incluso con los guardias, “allí si te portas bien te dan opción de ciertos beneficios. Yo y el padre de mi hija podíamos vernos cada jueves y viernes durante un par de horas”.

Un nuevo comienzo
El 28 de febrero de este año Beatriz y el padre de su hija salieron en libertad provisional bajo caución tras conseguir apoyo para pagar su fianza. Sin embargo, debe saldar otra cuota o volverá a prisión por un año.

Cuando salí, lo primero que sentí fue que me engenté en el centro, había muchas personas y aunque solo estuve cuatro meses adentro se sintió como si fueran años.

“Allí adentro tuve tiempo para reflexionar muchas cosas, ahora sé que me faltó carácter y que no me planté en mi papel de madre para que ni mi madre, ni el padre de mi hija, ni las del DIF me juzgaran de la manera en la que lo hicieron”, sostuvo.

Debido a que fue encarcelada, Beatriz perdió su empleo en Minera Saucito, pero gracias a sus buenas referencias pudo volver a trabajar, aunque con menor sueldo y menos horas.

Beatriz, empeñada en por lo menos tener la oportunidad de volver a ver a su hija, debe tomar terapias psicológicas en el Hospital de Salud Mental de Calera.

“Desde el 15 de marzo empecé con estas terapias y no tengo dinero para pagarlas, porque apenas saco para los pasajes, pero espero que de alguna manera se me pueda ayudar porque quiero ver a mi hija. Ella cumplirá 9 años el 12 de septiembre, ya hace dos años que no sé de ella”, relató.

Beatriz reconoció que tuvo fallos, pero cree en las segundas oportunidades y actualmente se esfuerza para recuperar la vida que se pausó y poder volver a ver a su pequeña.

Sus vecinos, explicó, la tratan como siempre, como si no hubiera pasado nada y ahora, otro de sus problemas es que debe dinero por la renta de su casa.

Teme por su hijo
Aunque la preocupación de Beatriz por conseguir 5 mil pesos para la suspensión condicional de la condena o 3 mil 500 pesos por conmutación de sanciones y no pisar la cárcel otra vez es grande, su mayor miedo es que su hijo de 16 años sea aprehendido por atentado a la integridad en contra de su hermana.

“No sé cómo le voy a hacer para conseguir dinero, ahora resulta que ser pobre es delito y que me meterán a la cárcel. Aun así, lo que no quiero es que le hagan algo mi niño”, lamentó.

Tras el incidente en 2011 con el tío político que quiso propasarse con la menor, su hermanastro, quien pasó la mayor parte del tiempo con ella, fue el encargado de cuidarla.

“Sé que debe haber un error, sé que no puede ser posible que mi hijo haya intentado algo con mi niña porque él es un buen muchacho y cuidaba a la pequeña. Ahora recibimos un citatorio para que vuelva a declarar, las personas que me han asesorado en Derechos Humanos dicen que no hay problema, pero yo tengo miedo de que lo detengan”, refirió.

La cita para el menor indiciado, es este 5 de junio a la 1 de la tarde.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
La conoció en redes sociales; mató a pareja tras plagiarla
Tom Ford tampoco vestirá a Melania Trump
Reconocen a 10 ciudades por su lucha contra el cambio climático
En México se tiene que cimbrar con cosas positivas: Yunes Linares
Falso que haya ‘bono navideño’ para diputados, asegura Javier Bolaños
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.71
Venta 21.21
€uro
Compra 21.92
Venta 22.42

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad