Thursday 08 de December de 2016

Mandela, el Tata 

Ricardo Gómez Moreno      10 Dec 2013 22:30:05

A- A A+

Compartir:
Murió Nelson Mandela y un manto de pesar cubre el mundo.

Por su recuerdo ya es imperecedero. Es uno de esos hombres que al morir comienzan a vivir una nueva etapa. La historia, conforme pase el tiempo, lo agigantará.

Sus palabras, sus acciones, su vida toda han sido inspiración y lo serán para siempre.

Hay hombres que logran más después de muertos, pero ese no es exactamente el caso de Madiba, porque muchos de sus ideales los concretó, pudo vivirlos y disfrutarlos; muchos más quedan como semillas que tarde o temprano fructificarán en el alma de muchos hombres y en el espíritu de las naciones.

Soñó con la Nación Arcoíris en los años 60 y luchó por ese sueño. Una Sudáfrica en la que convivieran negros, blancos, mestizos y todas las razas. Eran los años del criminal apartheid.

Por sus ideales lucho en la clandestinidad, fue perseguido y después de 27 años de prisión, se convirtió en el primer presidente negro de Sudáfrica, incluso con el apoyo democrático de muchos blancos.

Su sabiduría, su indomable e inquebrantable espíritu fueron luz que nunca se apagó y en cambio se esparció y fue capaz de resquebrajar las sombras de la discriminación racial y de convertirse en ejemplo universal de humanismo, tenacidad, valentía, reciedumbre y honestidad.

Al evocarlo su imagen se acrecienta y nace un sentimiento de orfandad. Uno de los padres de la Humanidad se ha ido. Seguirá iluminándonos, hasta con luz más intensa. Generaciones tras generaciones lo conocerán, sabrán de él, lo analizarán y abrevarán de su pensamiento y recogerán sus ideales.

Hoy entristece al mundo su partida, porque fue, más que líder y presidente de una nación, guía universal de hombres libres y justos.

En el mundo hay millones de seres de todas las razas que verdaderamente están de luto por su partida, aunque en medio de la sincera tristeza hay otros muchos que aprovechan la oficialización de las honras fúnebres para mordisquear un cachito de la historia de un gigante del humanismo. Dan lástima.

¡Cuántos hipócritas, tiranos, falsarios, represores, traidores y corruptos están inscribiéndose en la lista de dolientes!

Sin embargo, lo trascendente es el sentimiento unánime de reconocimiento y respeto universal.

El Tata, como cariñosamente lo llamaba su pueblo -qué coincidencia, a un gran mexicano, Lázaro Cárdenas, también se le nombraba así- vivió la dicha de saberse y sentirse amado por su pueblo y por eso sus cumpleaños 70, 80 y 90 fueron como fiestas nacionales.

Después del amor a su pueblo, sus pasiones fueron el baile, la música, la poesía y los deportes.
“No soy un santo, pero amo demasiado a mi pueblo como para defraudarlo”, dijo cuando era presidente de la República Sudafricana.

 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Muere al instante una mujer tras accidente en motocicleta
Descubrió a su pareja violando a su hija y lo hiere a machetazos
En los XV de Rubí habrá ¡Sergio el bailador en vivo!; Bronco confirma
Tren se descarrilla; transportaba maíz transgénico
Estiman costo del muro de Trump en 20 mil mdd
Es atropellado mientras viajaba en bicicleta; murió instantáneamente
Rechazan dar servicio de guardería a los padres
Walmart invertirá mil 300 mdd en México, anuncia Peña Nieto
CNTE y SNTE se 'lavan las manos' por resultados de prueba PISA
​PGR abre carpeta de investigación contra César Duarte
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.31
Venta 20.81
€uro
Compra 21.85
Venta 22.35

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad