Thursday 23 de March de 2017

Marcela y Rafael

Redacción      13 Feb 2014 20:30:06

A- A A+

Compartir:
“Cuando lo conocí, aún vivía conmigo mi entonces esposo. Lo conocí en una comida que organicé en mi casa. Llegó tan hermoso que no podía dejar de verlo, claro, no tan obviamente.

Al inicio solo era atracción física; mi matrimonio estaba por terminar, solo fue cuestion de días, veníamos arrastrando problemas desde que nos casamos, así que no se le puede echar la culpa a este hombre maravilloso.

Así como yo no era ‘ibre’, por así decirlo, él tampoco lo era. Estaba en una relación de noviazgo. Gracias al Facebook seguimos en contacto.

Era algo físico, nos llevábamos bien, solo que no sé en qué momento los dos metimos el corazón.

Y es tan grande el amor que nos tenemos, que hemos tratado de romper esta relación por tonterías, celos, discusiones, vamos, lo normal, solo que no podemos estar lejos, necesitamos estar en constante comunicación.

Él por su trabajo es difícil vernos con la frecuencia que se desea, pero créanme, cada que nos vemos, aunque sea toda la noche o solo 5 minutos, lo disfrutamos tanto que nos es difícil alejarnos.

Es realmente el sol que ilumina mi camino, hoy (lunes), precisamente hoy que le llamé preguntándole si me quería, su respuesta fue: 'No te quiero, te amo, te amo tanto que se dibuja una sonrisa en mi rostro, y cuando te veo y te abrazo no quiero separarme de ti'.

Él es un hombre maravilloso, espero y algun día poder estar a su lado siempre. Con él volví a la vida, gracias a Dios por haberle enseñado el camino a mi casa, a mi corazón, a mi vida...”

Marcela Medina




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 18.98
Venta 19.48
€uro
Compra 20.57
Venta 21.07

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad