Friday 09 de December de 2016
»Con sus creaciones, la escritora ha traspasado fronteras 

Maritza M. Buendía, un ejemplo de las letras 

Raúl Silva      27 Sep 2014 19:34:15

A- A A+

Compartir:
  • Maritza M. Buendía es originaria de Ojocaliente y desde pequeña le ha gustado escribir. (Nallely de León) Maritza M. Buendía es originaria de Ojocaliente y desde pequeña le ha gustado escribir. (Nallely de León)
  • En 2002 publicó su primer libro.  (Cortesía) En 2002 publicó su primer libro. (Cortesía)
  • Con esta obra ganó el Premio Nacional de Cuento Breve Julio Torri. (Cortesía) Con esta obra ganó el Premio Nacional de Cuento Breve Julio Torri. (Cortesía)
  • En octubre viajará a España.  (Imagen) En octubre viajará a España. (Imagen)
  • En 2012 obtuvo el Premio Nacional de Literatura Gilberto Owen, que le fue entregado en Culiacán, Sinaloa.  (Cortesía) En 2012 obtuvo el Premio Nacional de Literatura Gilberto Owen, que le fue entregado en Culiacán, Sinaloa. (Cortesía)
  • Ha sido becada por el Fonca y la Fundación para las Letras Mexicanas.  (Cortesía) Ha sido becada por el Fonca y la Fundación para las Letras Mexicanas. (Cortesía)
Imagen de


El erotismo y el amor, dos polos opuestos que instintivamente se atraen, desdoblan su fuerza con un lenguaje poético que calcina de emociones intensas cada página que Maritza M. Buendía escribe.

Su narrativa invita a dejarse llevar por la corriente de cada palabra, frase y oración que redacta, pero más aún, te sorprende, intriga y enloquece.

El erotismo, como el amor, establece una dinámica entre dos cuerpos humanos; se mueven, interactúan, huelen, se ven, se escuchan más allá de una historia, dice.

La escritura de ficción ha permitido a la escritora zacatecana explorar nuevos mundos, esos que ella fabrica sin soltar el hilo conductor de la imaginación, la estructura, entramado y el por qué de las cosas.

A Maritza M. Buendía le gustaría poderse definir personal y profesionalmente desde la literatura, ya que siempre la ha concebido como una cuestión integral.

“La literatura es una amante celosa y exigente, hay que cortejarla desde varias trincheras”, parafraseó al escritor y ensayista Juan García Ponce.

Por esa razón, ella ha abordado la literatura desde diversos campos, de la escritura de ficción al trabajo editorial y de la docencia a la investigación y promoción cultural.

Su talento, una necesidad de expresarse
Su talento para escribir lo descubrió siendo muy pequeña, desde la primaria, pero fue en la Unidad Académica de Letras de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ) cuando lo hizo conscientemente.

Antes de ello, escribía como método de desahogo, pues “como todo ser humano tenía la necesidad de expresarme, de decir lo que sentía y lo que pensaba”, dijo la también ensayista.

Sonríe, mientras relata que envió un escrito para un concurso que hacía la revista Barbie y le mandaron su diploma, “no gané, quizás sería mi primera incursión a la literatura cuando tenía como 9 años”.

Consciente está que la Licenciatura en Letras no forma escritores, pero sí da muchas herramientas para serlo.

El idilio con las letras
Antes y durante la licenciatura, Maritza M. Buendía inició un idilio con las letras, que luego se vio reflejado a partir del ensayo Isla de sombras: una aproximación  a la vida y obra de Roberto Cabral del Hoyo, en 1998, por el que fue muy reconocida.

Ese romance apasionado se afianzó en el 2002, cuando la escritora nacida en Ojocaliente publicó su primer libro de cuentos titulado La memoria del agua, editado por Tierra Adentro.

Tras su rotundo éxito, tres años más tarde escribió su segundo libro, En el jardín de los cautivos, con el que obtuvo el Premio Nacional de Cuento Breve Julio Torri.

En 2011 fue galardonada con el premio Nacional de Ensayo José Revueltas en Durango, con la obra Poética de Vouyer, poética del amor. Juan García Ponce e Inés Arredondo.

Con este trabajo obtuvo el grado de doctora en Teoría Literaria por la Universidad  Autónoma Metropolitana.

Actualmente está en proceso de dictaminación un cuento que escribió y con el que ganó el Premio Nacional de Literatura Gilberto Owen en el 2012.

Además, ha sido becaria del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes, el Fondo Nacional de Cultura y las Artes (Fonca) y por la Fundación para las Letras Mexicanas.

Literatura e investigación: género híbrido
La poesía y el ensayo son sus dos pasiones y como buena amante de la literatura, la también docente de la UAZ dijo que no la concibe separada de la investigación.

A su parecer, la literatura y la investigación pueden establecer un diálogo entre sí, para complementarse.
“Me interesa hacer una especie de género hibrido en cuanto a la producción de ensayos, que sea literario y creativo, pero que no pare el proceso de investigación- búsqueda”, mencionó.

Esa es una riña obsoleta entre los académicos y los creadores, ya que se ven como dos mundos separados y pareciera que están en competencia.

El trabajo académico no tiene por qué dejar de ser un placer cuando se escribe un buen libro o ensayo, recalcó, pues el rigor de la academia se puede conjuntar con la escritura de ficción.

La inspiración, ¿de dónde surge?

Maritza M. Buendía explicó que el escritor se hace con el trabajo del día a día hasta que se convierte en una rutina o una disciplina, “ahí es donde surge la inspiración”.

Aunque detalló que también puede salir de musas y sentimientos, aunque no es su caso, de ahí que recordó la frase de Gustave Flaubert: “si las musas existen, que me encuentren trabajando”.

En sus textos ha quedado bien claro que sus temas preferidos, desde hace años, son el amor y el erotismo, mismos que ha abordado desde distintas perspectivas, como John Barthalt, Octavio Paz, Juan García Ponce e Inés Arredondo.

No es extraño que la autora comente que escribir es un conjunto de emociones, situaciones, circunstancias y que en algún momento la inspiración surja de estados de ánimo.

“La historia de vida marca la forma de cómo escribas, leas, veas y comprendas el mundo, pero no está ligado tajantemente”, recalcó.

El erotismo te da la posibilidad de abordar un tema que en otro contexto podría ser violento, abrupto, pero con el lenguaje resulta poético y quizás fuera de la literatura podría ser catalogado como una perversión, apuntó.

“El erotismo me ha perseguido, yo lo he perseguido, y nos hemos cortejado mutuamente durante mi trabajo en la literatura”, admitió la joven escritora.

“Satisfecha, pero voy por más”
En todo este tiempo dedicado a la escritura de cuento, poesía o ensayo, dijo no tener influencias de algún escritor, aunque gusta de la lectura de diversos autores como Juan García Ponce, Inés Arredondo o la francesa Marguerite Duras.

El roce con otros narradores y presentar sus obras fuera del país le dan impulso para seguir en la producción de libros.

Y la satisfacción le llega cuando sus cuentos traspasan la frontera, por ejemplo algunos de ellos han sido leídos en la radio de Argentina y otros han sido traducidos al inglés y al neerlandés.

Recordó su participación en una mesa de lectura multicultural donde se leían poemas en árabe, español, inglés, francés a cargo de 10 escritores de diferentes nacionalidades y tenían sus textos traducidos para que fuera enriquecedor.

La zacatecana dijo sentirse satisfecha de lo que ha hecho hasta hoy, pero “voy por más”, ya que ha tenido fortuna de viajar al extranjero gracias a la editorial Tierra Adentro y su próxima parada será España para octubre próximo.

Incorregible; perfeccionista
Maritza M. Buendía confesó que cuida mucho sus textos, los corrige con pinzas, por lo cual no publica demasiado “porque prefiero que un texto esté completamente corregido y trabajado, pienso mucho las frases, no están sueltas”.

Ser perfeccionista le ha significado una barrera, indica, porque está tan consciente del proceso de corrección y limpieza que le dificulta dejar de revisar un texto.

Ese perfeccionamiento en la corrección viene desde siempre, aunque fue más exagerado a partir de la planeación y edición de la revista Corre, Conejo, donde aprendió a darle un valor a la corrección.

“Aprendes a escuchar una oración y a usar sinónimos en la corrección”, dijo, y además le permitió elaborar una especie de portafolio de palabras que la identifican con su estilo de redacción.

El trabajo del editor es muy poco reconocido y el que brilla siempre es el autor, pero muchas veces un buen corrector es el que da la vuelta al texto y lo hace lucidor,y éste queda como anónimo, explicó.

La docencia la complementa
Su trabajo como docente lo ve como una plataforma para abordar la literatura, por lo que es complementario al de creador literario.

Desde hace 15 años es maestra y disfruta ver crecer a sus alumnos, aunque sabe que hace falta fomentar la lectura para que los escritores estén mejor posicionados y dedicados a la producción.

A la par de ello, la zacatecana ha continuado con la escritura de cuentos y narrativa en general.

Los libros de la escritora están agotados actualmente, lo cual no es muy común para un autor tan joven como ella.

Maritza M. Buendía dijo tener muchas ilusiones para escribir, “tengo miles de proyectos, pero llevarlos a la concreción es lo que cuesta. Algunos sueños se dan, otros no, como cualquier otra persona”.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.32
Venta 20.82
€uro
Compra 21.54
Venta 22.04

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad