Wednesday 07 de December de 2016

Médicos para la pena de muerte

Antonio Sánchez González      22 May 2014 21:20:21

A- A A+

Compartir:
William Osler, el médico más influyente en la historia de la medicina occidental, escribió hace una centuria, “los médicos estamos aquí para dar a la vida lo más que podamos, no para tomar de ella lo posible”.

A consecuencia de la caótica ejecución por inyección letal de un condenado a muerte en Oklahoma ocurrida hace semanas, el Comité Para la Pena de Muerte de los Estados Unidos hizo una serie de 39 recomendaciones con el propósito de corregir la sucesión de problemas que dificultan el correcto cumplimiento de éste método de castigo capital. La recomendación central reza que “debe asegurarse la presencia de personal médico calificado en cada ejecución…, el cual debe ser responsable de todos los elementos relacionados con su práctica”.

En particular, la recomendación especifica que “los miembros del equipo de ejecución deben ser médicos en práctica activa, enfermeras, técnicos en emergencias, que serán responsables de realizar métodos relacionados con su ejercicio cotidiano en el momento de que se practique una ejecución”. Independientemente de si se considera a la pena de muerte como un método correcto de castigo, la presencia de personal médico durante los procesos practicados para la pena capital constituye un dilema ético que la profesión médica debe abordar.

No existe código de ética propio de asociación médica, de enfermeras o de ninguna otra profesión relacionada con el cuidado de la salud en el mundo que dispense la intervención de sus miembros en ejecuciones; el código de ética de la Asociación Americana de Medicina la prohíbe explícitamente.

Aunque la participación de médicos en este escenario puede estar motivada por la compasión, la defensa de su intervención es una visión miope que contempla al personal de salud como partícipe de una situación en la que no tiene responsabilidad ética o legal. La historia está repleta de ejemplos de estados que cooptan a la profesión médica con fines no relacionados con la práctica correcta de la medicina; por ejemplo, se utiliza la intervención de médicos en interrogatorios bajo tortura, para maximizar el dolor y el sufrimiento, al tiempo que se disminuye el riesgo de muerte o de incapacidad permanente del atormentado.

La utilización de la profesión médica por el estado sirve también otros intereses. Una ejecución es la toma involuntaria de la vida de otro ser humano, un acto que nunca puede estar alineado con los propósitos de la práctica médica. Independientemente de si la pena de muerte por inyección letal está justificada, y hay quien en algunas circunstancia puede considerarla correcta, su práctica nunca puede considerarse un procedimiento médico bajo la mirada de quien la discurra como una escena indistinguible del trabajo diario del anestesiólogo que pone a “alguien a dormir”, en un intento de cubrirla bajo el manto del respeto y la compasión.

Por supuesto que algunos médicos pueden involucrarse en estas ejecuciones de forma anónima, pero sus actos en estas circunstancias son inconsistentes con el profesionalismo de la práctica médica.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Muere al instante una mujer tras accidente en motocicleta
Descubrió a su pareja violando a su hija y lo hiere a machetazos
Rechazan dar servicio de guardería a los padres
En los XV de Rubí habrá ¡Sergio el bailador en vivo!; Bronco confirma
Educación 
México tendrá los mismos resultados en la prueba PISA 2018: Nuño
Cae un avión de aerolínea paquistaní tras despegue 
América ya se encuentra en Japón
AMLO dispuesto a hacer ‘alianzas’ para proteger a México de Trump
Time nombra a Trump Persona del Año
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.33
Venta 20.83
€uro
Compra 21.84
Venta 22.34

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad