Wednesday 07 de December de 2016

Mi delito... no poder correr

Ivonne Nava García      1 Feb 2014 19:10:06

A- A A+

Compartir:
(Archivo)
(Archivo)
En el año 2007 una pandilla de una colonia de la capital buscó ayuda de otra banda de jóvenes para lidiarse a golpes con los de otra colonia.

30 jóvenes de varias edades se armaron de palos, piedras y “fileros”. Su “hazaña” fue lesionar de gravedad a un joven que sufre de una enfermedad que le impide coordinar con rapidez sus movimientos.

Como inició
“Todo esto empezó porque una semana antes de esos unos chavos de la Buenavista nos hicieron el paro con unos del puente, en esa ocasión no pasó nada. Por eso para regresarles el favor el domingo fuimos a la colonia Buenavista a hacerles un paro con los de la Alma Obrera. Yo no sé cómo se llaman los de la Buenavista son tres chavillos.

“Total que en la noche, cuando íbamos a la Alma Obrera, ellos, o sea los de la Buenavista, iban adelante y nosotros atrás porque no conocemos, pero al dar la vuelta en una tienda vi que agarraron a un chavo a quien no conozco; nada más vi que se arrimó la bola alrededor y le dieron patadas y así quedó.

“Nos fuimos de ahí y de ratito nos dieron la noticia de que lo habían ‘filereado’. Yo tenía mucho miedo de decir quién porque dicen que ese chavo ya había ‘filereado’ a su hermano. Por eso tuve miedo de que a mí me hiciera algo así.

“Yo no sabía ni qué les habían hecho ni nada, pues así uno tiene sus broncas y va a buscarlos y se hace el pleito y luego ya se calma y a veces vienen de la otra colonia y se vuelve armar y así; hay que hacer paros a otros compas para que luego que uno necesite también le hacen el paro”.

Qué sucedió
“Como a las 9 de la noche de ese día que picaron a mi hermano estábamos ahí en la calle de con mis abuelitos, unos familiares, unos amigos mi hermano y yo. Estábamos jugando futbol. En eso estábamos cuando sentimos que nos empezaron a aventar piedras. Es que volteo y veo que eran como unos 30 o 40 batos de la Buenavista y de otra banda. Ellos salieron de la carretera y gritaban ‘arriba la Buenavista’.

“Le digo a un amigo y a mi hermano que nos metamos a la casa y corremos, pero mi hermano no puede correr bien y lo alcanzaron. Se quedaron con mi hermano otros dos amigos. Casi al entrar nosotros a la tienda de mis abuelitos entra uno de los batos de la Buenavista al cual solo conozco de vista, dice ‘salgan, me rayaron el carro’ y le digo que yo no tenía nada que ver.

“Para esto en ese momento en la calle estaban golpeando a mi hermano y a un amigo. Yo no me doy cuenta de quiénes lo estaban golpeando porque era mucha la bola. En ese momento les grita el que estaba con nosotros a los otros muchachos que nosotros no éramos. En ese momento todos se echaron a correr por la avenida Obrero Mundial.

“Voy con mi hermano y lo veo ahí tirado e inconsciente. Mi amigo se había ido corriendo a ver a quién alcanzaba, yo corrí atrás de él. Luego salieron mis amigos y corrieron junto conmigo atrás de los de la Buenavista. Llegamos hasta la calle del Cerrillo, donde ya había como unas cinco patrullas. Ya habían detenido a dos muchachos; no los conozco, pero iban entre los que agredieron a mi hermano. Nos regresamos a ver qué pasaba con mi hermano, pero ya se lo habían llevado”.

Policías
“Circulábamos por el fraccionamiento El Mirador, a la altura de los transformadores, cuando se recibe un reporte vía radio por parte de la base, mediante el cual nos reportan que había una riña campal en la calle Progreso, de la colonia Buenavista, por lo que de inmediato nos trasladamos al lugar para ver si era afirmativo o no el reporte.

“Al llegar al lugar no se encontró la riña, por lo que seguimos de rondín, nos fuimos por la calle del Cerrillo cuando en ese momento nos topamos unos 40 o 50 sujetos mayores y menores de edad con palos y piedras en las manos, cuando en ese momento se nos arriman varias señoras que nos manifiestan que hubo una riña en la colonia Alma Obrera y que se encontraba una persona lesionada por arma blanca.

“Nos dirigimos a la calle Progreso, ya que los jóvenes que pasaron corriendo con palos y piedras. Iban con esa dirección, incluso al llegar a la calle Progreso nos encontramos con varias personas alrededor de unas 20 personas, pero al percatarse de nuestra presencia se dieron a la fuga por diferentes calles. Otros compañeros también se avocaron a este reporte y se logró detener a varios”.


La víctima
“Era para finales de enero. Estaba en la casa de la tía de un amigo porque vimos el partido de futbol. Cuando se terminó como a las 9:30 de la noche nos salimos a la calle los familiares de mi amigo, mi hermano y en la calle nos encontramos a unos amigos. En eso llegaron unos muchachos de la pandilla de la Buenavista por la parte de frente del boulevard.

“Unos de los que estábamos ahí corrieron y un amigo dijo a los de la Buenavista que porque nos van a golpear. Entonces un sujeto chaparro, de pelo lacio, cortado como de libro u hongo, delgado sin bigote, sin lentes, sin barba, medio moreno claro, que traía puesta una sudadera de rayas blanca con café y pantalón de mezclilla; estaba a mi izquierda sobre una camioneta recargado, dijo que me golpearan.

“Otro chavo delgado moreno, con camisa negra, sacó una tabla y nosotros corrimos. Bueno yo digo que corrimos, pero yo en la medida que puedo, ya que sufro de ataxia y no puedo correr rápido. Mis amigos sí alcanzaron a correr, pero a mí me alcanzaron los de la Buenavista que iban con otra banda que no sé de dónde eran, pero se miraban más de 40 gentes.

“Cuando me alcanzaron me agarraron del cuello. Yo como pude lo agarraba del cuello también para que me soltara, lo apretaba para que me dejaran. Pero me empezaron a dar patadas en las piernas y me caí al suelo. Me tapé la cara, me empezaron a dar con la tabla en la espalda. Sentía mucho dolor. En un momento sentí que me salió un chorro de sangre del costado izquierdo.

“Les grité que me dejaran. Dejaron de golpearme y se fueron. Luego salió gente a verme, le hablaron a la ambulancia y escuché a un amigo que decía ‘vámonos’ y se fueron a perseguir a los que me lesionaron. No me fijé para dónde y no reconocí más gente, solo a uno que fue el que dijo que me golpearan.

Antes de esto, como tres semanas atrás, ya me habían golpeado otra vez los de la los de la Buenavista, que eran como siete u ocho, de los cuales me les zafé primero. Cuando iba corriendo, uno de ellos me echó el carro en la banqueta para detenerme. Fue cuando me agarraron y me dieron con una piedra y gas lacrimógeno.

“Yo no sé qué traían contra mí. Me dejaron lleno de hoyos. Tenía dos en la espalda, dos en el abdomen y muchos golpes. Yo no sé con qué me picaron, si con un ‘filero’, un picahielos o la tabla tenía clavos”.

Pandillas
En nuestra sociedad muchos jóvenes buscan identificarse con un estilo de vida con el que sientan que son tomados en cuenta realmente. Por eso muchos jóvenes buscan una solución a sus problemas en las pandillas, bandas o grupos delictivos, siendo este uno de los problemas sociales que aqueja a la sociedad.

En este problema, las principales causas sociales que provocan el pandillaje son la familia, que juega un rol muy importante, pues los integrantes de una pandilla suelen proceder de hogares en crisis o destruidos total o parcialmente por parte de los padres, cuyas necesidades materiales o afectivas no son atendidas para un adecuado desarrollo personal. Por otro lado, la educación inadecuada o nula, ya que de tenerla, le brindaría al joven los valores necesarios para contribuir al buen camino y no caer en el pandillaje.

También existen también causas económicas que provocan el pandillerismo. La pobreza provoca que los jóvenes tengan carencia de bienes. Por esta razón en las pandillas encuentran dinero fácil por medio de robos, distribución y venta de drogas. El desempleo y el ocio complementan la pobreza, pues al trabajar ilícitamente en las pandillas ellos creen que ganarán mucho dinero con la venta de drogas.

Los integrantes de las pandillas son jóvenes con pocos valores familiares, que han sido maltratados y muchos provienen de hogares destruidos, sin educación, etc. Las pandillas están conformadas, generalmente, para ayuda mutua entre miembros, defender su territorio y otras más radicales para hacer actos delictivos.
 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Muere al instante una mujer tras accidente en motocicleta
Descubrió a su pareja violando a su hija y lo hiere a machetazos
En los XV de Rubí habrá ¡Sergio el bailador en vivo!; Bronco confirma
Tren se descarrilla; transportaba maíz transgénico
Es atropellado mientras viajaba en bicicleta; murió instantáneamente
Estiman costo del muro de Trump en 20 mil mdd
Rechazan dar servicio de guardería a los padres
Walmart invertirá mil 300 mdd en México, anuncia Peña Nieto
Lanzan su globo; desean un juguete
Se conforma el Consejo Juvenil Municipal Jerez 2016
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.31
Venta 20.81
€uro
Compra 21.85
Venta 22.35

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad