Saturday 03 de December de 2016
RSS Minuto x Minuto
 
»Historias de Lobos 

Mi delito... ser patán

Ivonne Nava García      21 Sep 2013 19:10:06

A- A A+

Compartir:
Un hombre relata su versión en un grave conflicto de pareja. Es la versión del sujeto al estar interno en el Cereso por el delito de lesiones y violencia familiar. La pareja y su hijo resultaron con lesiones y fracturas en el último pleito que tuvieron.

La historia
“Esa vieja y yo nos conocimos cuando fui a solicitar un crédito. Ella era la que atendía. Ahí se dio cuenta de que yo era soltero y que ganaba más o menos bien. Me empezó a coquetear. La mujer se veía bien y no me pareció desagradable.
“Se quedó con el número de mi celular y hasta mi dirección. Ella vivía muy cerca de conmigo. De inmediato me di cuenta de que le gusté. Para mí casi era una invitación para que fuera a su casa. Seguí yendo a la caja por lo del préstamo. El día que me iban a entregar el dinero me dijo que fuera a las 6:30 porque no tenía listos unos papeles que yo tenía que firmar.
“Me molesté mucho pero regresé más tarde. Llegué a la hora que me dijo y ya tenía listo todo. Cuando terminé de firmar y fui a la caja por el dinero me dijo que si no le daba un rait. Le dije que no iba para mi casa, pero insistió en que la dejara en la parada del camión. Le dije que sí.
“Le pregunté que a qué parada la llevaba y me dijo que si no le invitaba algo, que muchos clientes le llevan regalitos y que si yo no iba a ser caballeroso. Se me hizo fácil y le dije que le invitaba una cuba. Me dijo que sí.
“Llegué a un Oxxo y compré una botella y refrescos. Me la llevé a un mirador. Ella no estaba muy conforme. Me dijo que ella pensaba en un lugar cerrado. Ahí estuvimos haciendo cubas y platicando.
“Me empezó a decir que su marido la había dejado por irse con otra vieja, que la había dejado con una niña que vivía con su abuelita. Ya andaba entonadilla; yo también. Le dije que si íbamos por otra botella y me dijo que sí.
“Le di para otro súper, pero yo traía el pendiente del dinero; le dije que lo iba a ir a dejar y que de ahí la siguiéramos. Compré otra botella de ron añejo. Ella me dijo que eso tomaba. Estaba muy contenta.
“Me contaba de su ex, que tenían muchos problemas porque tenía disfunción sexual, pero que aun así andaba con muchas viejas. Se reía de eso. A mí hasta me parecía vulgar cómo se expresaba de su ex. Lo decía con palabras muy corrientes. Pero ya ‘pedo’ a uno le vale. Yo miraba que ella insistía mucho en hablar de sexo.
“En eso llegamos a mi casa y ella para pronto se bajó de mi carro. Le dije que me esperara, pero se pasó a mi casa con el pretexto de que iba al baño. Yo me salí de la casa, la esperé en el carro. Se veía molesta porque me azotó la puerta. Le dije que si la llevaba a su casa o la quería seguir. Me dijo que la siguiéramos. Nos fuimos a dar la vuelta y seguimos tomando.
“Luego de plano me la soltó y me dijo que si no quería ir a su casa, que estaba sola. Le dije que sí. Pasó lo que tenía que pasar. Me gustó mucho la vieja y me quedé toda la noche. Al día siguiente me fui rápido para alcanzar a llegar al trabajo.
“De ahí empezamos una relación. No hablamos nada ni dijimos en qué términos. A los dos meses de eso me fui a vivir a su casa porque me dijo que yo le gustaba para formar familia”.

Celos
“Era muy celosa, me llamaba cada media hora. Primero al celular. A veces que no podía contestar porque estaba ocupado. Marcaba al trabajo. Tanta era su insistencia que luego ya prohibieron las llamadas personales en el trabajo. Me gustaba que fuera así, se me figuraba que era porque me quería mucho o le gustaba mucho.
“Me hacía unas escenas de celos muy fuertes, con gritos, llanto y todo un drama. Luego ya nos contentábamos y nos reconciliábamos en la cama”.

Embarazo

“A los seis meses de relación quedó embarazada. Ya habíamos hablado de eso y le había dicho que yo no quería familia, que no me gustaban las mujeres embarazadas. Le dije que se cuidara. No me hizo caso.
“Le dije que ya no tendríamos relaciones hasta que naciera y ella quedara bien. Ella aceptó. En el embarazo ella como que enloqueció, porque me decía que seguro yo andaba con otra. Pero ella así era de celosa. Para eso su hija se fue a vivir con nosotros. Yo veía que la maltrataba mucho, como que no le tenía paciencia”.

Parto
“Tuvimos un hijo. Mi niño salió malito del asma como a los tres meses. Ella me decía que era por mi culpa, por los corajes que le hacía pasar. El doctor dijo que podría ser por una alergia a las pelusas o por otras cosas. Las cosas ya no fueron iguales.
“Ella ya no quería estar conmigo. Le decía que ya había nacido el niño, pero ella como que ya no quería, o si quería, estaba fría, como ida. Uno es hombre y tiene sus necesidades. Le dije que si ya no quería me dijera para irme. Me dijo que no, pero no cambiaba”.

Infidelidad
“Ella y yo no estábamos casados, nada más tuvimos al niño así. Vivíamos juntos, pero nada más. Si ella ya no me quería como hombre, no había nada más que hacer. Empecé a salir con otra mujer y un día le dije que mejor me iba a ir.
“No me dejó ir, me decía que por nuestro hijo debíamos seguir juntos. Pero yo no la quería, me estaba enamorando de la otra. Esta vieja lo notó y me la hizo de tos. Tuvimos un problema muy fuerte ella me agredía delante de sus hijos. Me pegaba con lo que podía. Me reclamaba porque había leído unos mensajes de esta otra mujer y estaba cegada de celos”.

Agresión y lesiones
“Yo estaba muy enojado, me insultaba mucho y nos hicimos de palabras. Yo también le dije lo fácil que ella era. Me gustaba mucho nomás para ‘eso’. Pero cuando se embarazó le perdí el interés.
“Todo eso se lo dije. Ella me golpeó y yo me tuve que defender. Mi hijo ahí estaba y se dio cuenta de todo, también su hija y estuvo bien, para que se enterara la clase de madre que tiene. La niña le habló a la Preventiva. Dijeron que yo le había pegado con una silla a su mamá.
“Eso no es verdad. Los exámenes médicos dicen que los tres tenían golpes y que la mujer hasta la nariz rota y el niño el brazo fracturado. Son puros inventos. Seguro se la rompió sola, el chiquillo se ha de haber caído con lo mensillo que está.
“Nomás viera cómo es de difamadora. Me acusa de que estando embarazada la golpeaba porque llegaba borracho. Son puros cuentos para que me deje de con la otra. Yo pienso que el niño ni ha de ser mío. Me dijo que soy un patán”.

Este sujeto compurga una sentencia de cinco años por los delitos de violencia familiar y lesiones.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.58
Venta 21.08
€uro
Compra 21.98
Venta 22.48

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad