Sunday 11 de December de 2016

Mucha burocracia y poco gobierno

J. Luis Medina Lizalde      6 Aug 2014 21:00:03

A- A A+

Compartir:
Tocó el turno de ser exhibida en un video comprometedor la alcaldesa de Zitácuaro, Salma Karrum Cervantes; su encuentro con el jefe de plaza del cártel del narcotráfico que manda en tierras michoacanas no tiene desperdicio.

Una vez que las redes hicieron su demoledora tarea y que la alcaldesa reconoce la autenticidad del documento visual, queda la muestra irrefutable de que el crimen organizado es la consecuencia lógica del esquema mediante el que se asignan las cuotas de poder en México (esquema de botín, dicen los estudiosos).

Para asombro de la opinión pública, la presidenta municipal hizo saber que dos de las direcciones de su administración fueron acordadas con los delincuentes del mismo modo como se acuerda el reparto de puestos mediante un esquema al que la prensa alude como el de “pago de facturas”, sin poner en entredicho su legitimidad.

Es verdad archisabida que los empresarios que le ponen dinero a la campaña del ganador “tienen mano” en la designación de funcionarios en el área de su interés. También es verdad que al interior de la fuerza electoralmente victoriosa se libra una feroz batalla entre grupos en aras de una mayor tajada del pastel.

Se acostumbra también ofrecer puestos de relevancia a familiares o amigos cercanos de exdesignación gobernantes para no tenerlos de enemigos francos, el reparto de funciones públicas procedentes de comicios incluye cada vez más a familiares de dueños y empleados de medios de comunicación.

A lo anterior debemos agregar que los compañeros de banca y los familiares constituyen una cada vez más abundante cantera para los puestos de mando.

Compra-venta de parcelas de administración de lo público
El esquema de “pago de facturas” sometió al país a un régimen de mucha burocracia y poco gobierno desde el momento en que, para compensar la falta de preparación del incorporado por motivos ajenos a su capacidad, hubo la necesidad de integrar a personas que hicieran la tarea en nombre del inútil de su jefe que, además, para acreditar que “las puede” suele introducir a la nómina a su círculo íntimo, a veces muy íntimo.

Otra consecuencia del esquema de “pago de facturas” es la “institucionalización” del conflicto de intereses encomendando la obra pública al constructor privado o al comerciante de materiales de construcción, aunque ocasiones hay que primero llega al puesto y desde allí crea las empresas constructoras con sus correspondientes prestanombres.

El esquema de botín sacrifica el perfil integrado por aptitudes y valores y reduce a bandera demagógica el servicio civil de carrera dando como resultado el derrumbe de la calidad gubernamental. Decisiones que repercuten en la sociedad son tomadas por verdaderos ignorantes de la materia de que se trata.


Las administraciones integradas bajo el esquema de botín son impermeables a la supervisión en serio toda vez que los puestos de auditoría y contraloría son asignados conforme a la misma filosofía de “pago de facturas” por la que su función se reduce a “taparle el ojo al macho”.

Es impensable que un equipo integrado bajo la lógica sea expuesto a la fiscalización independiente y profesional, mucho menos cuando hay papás, hijos y esposas en medio del jugoso trajinar de influencias.

La frivolidad que llevó a López Portillo a encumbrar y proteger al torvo asesino Arturo Durazo Moreno nada más porque fue su amigo durante la infancia y lo defendía de los maloras, es el ejemplo extremo de un ejercicio corrompido de designar funcionarios que nuestro orden jurídico constitucional otorga al titular del Ejecutivo en los tres niveles de gobierno.

Otras sociedades se han preservado de las debilidades humanas de sus gobernantes haciendo intervenir a otros poderes constitucionales en el proceso de integración de la administración pública y mediante filtros legales, en México eso no ha sido posible debido al tradicional sometimiento al Ejecutivo de los otros poderes.

Despensa o plomo, usted decide
La enseñanza que podernos extraer de Michoacán es que las bandas del crimen organizado participan activamente en el pago de facturas. Los cárteles de la droga pueden ofrecer los votos de los pobres a los que les pueden mejorar la oferta de bultos de cemento y despensas procedentes de las huestes de Rosario Robles y equivalentes en estados y municipios, con el agregado de que si las despensas fallan, las balas no.

El esquema de corrupción del voto y de entrega de parcelas de administración pública como pago de facturas por servicios en campaña ya no favorece solamente la ambición de negociantes y políticos transas, ahora está al servicio de las bandas criminales, el régimen se pudrió al grado de ser el que la delincuencia necesita para prevalecer.

Nos encontramos el lunes en El recreo.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.38
Venta 20.88
€uro
Compra 21.54
Venta 22.04

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad