Saturday 03 de December de 2016

¿Naturaleza cruel? Ricardo Gómez Moreno

Ricardo Gómez Moreno      24 Sep 2013 22:30:06

A- A A+

Compartir:
Para el experto Víctor Magaña Rueda, Manuel e Ingrid, los huracanes que azotaron nuestros litorales, dejan un mensaje preciso: Los fenómenos hidrometeorológicos deben analizarse por lo que son; es un error explicar la ocurrencia de desastres sólo a partir de episodios naturales.

Magaña Rueda es investigador del Instituto de Geografía de la Universidad Nacional Autónoma de México, y en su análisis divulgado por la Academia Mexicana de Ciencias nos recuerda que huracanes siempre ha habido y seguirán presentándose.

La destrucción y sus enormes efectos catastróficos no son consecuencia del cambio climático, sino de un aumento de nuestra vulnerabilidad, advierte.

Esta vulnerabilidad, explica, se determina, entre otros factores, por la geografía de la zona afectada; las características de las estructuras existentes, la salud del ecosistema y el grado de preparación de la población, de la comunidad y de los gobiernos para enfrentar la situación.

Recientes cifras de los daños causados por los dos meteoros indican que son 123 los muertos, 59 mil personas han sido desalojadas y hay declaratoria de emergencia en 312 municipios de 14 estados.

Estos daños podrían reducirse, afirma el especialista en temas de Dinámica del Clima en las Américas Tropicales y Cambio Climático, si hubiera acciones coordinadas entre los organismos públicos y la sociedad.

Sin embargo, cada vez hay más asentamientos poblacionales irregulares y hasta ahora las acciones gubernamentales en las zonas afectadas anteriormente por huracanes se reducen a paliar los daños, sin tomar medidas preventivas para que las desgracias no se repitan.

Vulnerabilidad y peligro, dice, definen la magnitud del desastre. “Si se revisan los reportes de dónde es la gente que murió, vemos que son de poblados pobres o están asentados en zonas de ladera, donde las montañas en general están desforestadas, sin vegetación que retenga el suelo. Si a esto se añade el factor peligro, el riesgo entonces es muy alto”.

Estudiar la situación con esta perspectiva impedirá ver los desastres con una “visión naturalista”, en la que se habla del fenómeno como si fuera el causante del desastre y se olvida que detrás hay un contexto de vulnerabilidad. “Se señala únicamente al fenómeno y no hay responsables”.

Se deduce que los culpables de la vulnerabilidad no son los meteoros, sino la falta de previsión y medidas de protección que deben coordinarse entre autoridades y sociedad.

Los 123 muertos oficialmente reconocidos, más 68 personas desaparecidas y 59 mil sin casa, además de pérdidas económicas por miles de millones, imponen, además de soluciones inmediatas, una adecuada planeación para enfrentar eficaz y modernamente toda clase de fenómenos naturales.

Las mayores desgracias nos las traen nuestra apatía, incapacidad, corrupción y necedad, no la naturaleza.

*Periodista
ricgomm@hotmail.com





Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Muro de Trump traería graves consecuencias para la biodiversidad: PNUMA
Hallan equipo de espionaje en el Congreso de Aguascalientes
Economía incierta para 2017: analistas; efecto Trump
Le llueven más cargos a Duarte; presentan denuncia por omisiones
Salud apuesta a reducir las muertes maternas
Se impulsará expansión del libre comercio: Peña
Los hermanitos Ramos esperan con fe al Niño Dios
Alejandro Murat pide declaración 3de3 al gabinete
Ganan meseros un promedio de 28 pesos la hora
Busca Inapam incrementar beneficios para adultos mayores 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.58
Venta 21.08
€uro
Compra 21.98
Venta 22.48

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad