Friday 09 de December de 2016

Nevería El Paraíso, un lugar que enamora

José Manuel Pereyra Berumen      22 Apr 2014 00:45:27

A- A A+

Compartir:
  • Familia Del Río, provenientes de Guanajuato. (José Manuel Pereyra Berumen) Familia Del Río, provenientes de Guanajuato. (José Manuel Pereyra Berumen)
  • Las raspanieves son ya un postre tradicional de Jerez. (José Manuel Pereyra Berumen) Las raspanieves son ya un postre tradicional de Jerez. (José Manuel Pereyra Berumen)
  • Desde la ciudad de Zacatecas llegaron para probar una nieve. (José Manuel Pereyra Berumen) Desde la ciudad de Zacatecas llegaron para probar una nieve. (José Manuel Pereyra Berumen)
  • Familia Solís Enciso, de Jerez. (José Manuel Pereyra Berumen) Familia Solís Enciso, de Jerez. (José Manuel Pereyra Berumen)
  • El regidor Marco Vinicio Esparza Ruiz visitó el lugar con su hermana y su tía de Baja California. (José Manuel Pereyra Berumen) El regidor Marco Vinicio Esparza Ruiz visitó el lugar con su hermana y su tía de Baja California. (José Manuel Pereyra Berumen)
Imagen de


Desde 1940, en Jerez existe un lugar lleno de historias que hasta la fecha sigue deleitando el paladar de chicos y grandes, este negocio es la Nevería El Paraíso.

Además de ser uno de los lugares favoritos en Jerez por sus deliciosas raspanieves, la Nevería El Paraíso fue el escenario donde ocurrieron miles de historias de amor. 

Hace varias décadas, durante los domingos que se vivían en este pueblo mágico, se acostumbraba a que después de asistir por las tardes a misa, las lindas señoritas, ataviadas con bellos vestidos y sus brillantes arracadas jerezanas, pasearan por el jardín, mientras que los vivos jovenzuelos les regalaban flores de nardos para enamorarlas.

Ya después, quienes lograban conquistar a una de las chicas la llevaban a formalizar su relación a la Nevería El Paraíso, que está ubicada en el Portal Inguanzo, que es una hermosa finca que data desde finales del siglo 18, decorada con bellos arcos de cantera y que está ubicada al lado norte del jardín principal.

Durante las calurosas tardes de primavera y vernao, el calor del sol hacía que el lugar fuera propicio para los enamorados pasaran las horas sentados platicando y conociéndose mientras disfrutaban de la sabrosa combinación de nieve con raspado hecho de manera artesanal con materias como leche bronca.
La exquisita receta de doña Ángela Valdez fue heredada a sus hijos Berta, Cuca, Pablo y Clarita, todos de apellido Torres Valdez, pero desde 1970 la que se ha hecho cargo de custodiar la receta y conservar el lugar ha sido la señora María del Refugio.

La señora Cuca cuenta que le llena de alegría ver llegar hoy en día a gente que se conoció en la Nevería El Paraíso y que allí mismo formalizaron su relación. También asegura que es emocionante ayudar a algún joven novio a esconder el anillo de comprimiso en la nieve y lo divertido que es el nerviosimso que crece en el hombre cuando la muchacha no se acaba pronto la nieve para encontrar tan significativo regalo.

Hoy en día, el decorado del lugar sigue conservando tal cual, con la finalidad de remontar a aquellas bellas épocas de antaño, además de que se pueden apreciar bellas fotografías antiguas de Jerez así como la rockola en la que los novios escuchaban la música del momento. 

Estos elementos, junto con el inigualable sabor de las raspanieves son el motivo perfecto para visitar la Nevería El Paraíso.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Cumple 25 años el Archivo Histórico de Zacatecas 
La Guadalupana
Se presenta con éxito Dulce Amarga Navidad
Participan adultos mayores en la Feria de la Virgen 
Deslumbra al público la Academia de Baile Karla Parga
Al tiempo
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.30
Venta 20.8
€uro
Compra 21.54
Venta 22.04

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad