Sunday 04 de December de 2016

Niños Ricardo Gómez Moreno

Ricardo Gómez Moreno      22 Jul 2014 22:00:07

A- A A+

Compartir:
Un niño es asesinado en Puebla con el disparo de una bala de goma hecho por policías estatales para disolver violentamente con gases y proyectiles una protesta de pobladores en San Bernardino Chalchihuapan, Puebla.

Niños mexicanos que ingresaron sin documentos a Estados Unidos son perseguidos por la Guardia Nacional y deportados por centenares.

Niños provenientes del sur del país realizan en Zacatecas y otros estados del norte trabajos de siembra y recolección agrícola como si fueran esclavos.

Niños víctimas de curas católicos pederastas. También hay maestros, patrones y parientes pederastas, aunque pocos casos son denunciados.

Niños indígenas perseguidos por vender en vía pública y discriminados por una sociedad racista.

Niños obesos, víctimas de padres incapaces -por ignorancia o falta de dinero- de alimentarlos adecuadamente y de una publicidad irresponsable, antisocial, abusiva, perniciosa y apabullante.

Niños víctimas del bullying escolar, callejero y doméstico.

Niños explotados, violados, golpeados y esclavizados en albergues privados y oficiales.

Niños de la calle, estigmatizados socialmente y víctimas de narcomenudistas y policías.

Niños que por trabajar no pueden asistir a la escuela.

Niños, millones de niños, cuya vida será cada vez más difícil por vivir en una nación en la que sus representantes populares, diputados y senadores; gobiernos, municipales, estatales y federal, renunciaron a su obligación de mantener un Estado que garantice igualdad de educación, oportunidades de desarrollo, democracia y bienestar social.

A pesar de esta grave situación, persiste la esperanza. La firme esperanza de que los mexicanos, los del pueblo, quienes somos nacionalistas y creemos en la Patria, seamos capaces de revertir pronto la circunstancia impuesta a México por quienes tenazmente pugnan por regresarnos a esquemas económicos y sociales peores a los que dieron origen a la Revolución de 1910.

Cuando Pemex y la Comisión Federal de Electricidad dejan de ser organismos paraestatales para ser convertidas en “empresas productivas”, los senadores de PAN, PRI y PVEM dictaron no solo la paulatina desaparición de dos entidades que fueron orgullo de México -antes de que las debilitaran la corrupción y el saqueo-, sino el desmantelamiento del Estado.

Si no emprendemos la lucha necesaria para derribar las reformas recién aprobadas, tendremos una patria expropiada, porque todos nuestros hidrocarburos y la producción de energía eléctrica, junto con la minería, quedarán mayoritariamente en manos de empresas extranjeras.

México tendrá muchos Slims más; la gran riqueza de nuestros recursos naturales y la producida por los trabajadores será de quienes hoy sirven dócilmente a los amos de los grandes capitales: gobernantes, legisladores y monopolios de los medios de comunicación. De ahí saldrán los nuevos Slims.

¿Y nuestros niños? ¿Qué porvenir tendrán bajo un Estado que evidentemente comenzó hace tiempo a desentenderse de ellos?




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Catedráticos estafan a la UAZ  
Mi delito... cegarme de coraje
Confirman que Paquete Económico se entregó a tiempo
Pasar Navidad con su mamá, el más grande deseo de Samuel y Cinthia
Vigila la Fepade el proceso electoral de la capital
Kerr reconoce que fumó marihuana por dolores de espalda
Instala INE Consejos Electorales para elección extraordinaria 
Inician las actividades deportivas en la Feria de la Virgen
Mapaches del ITZ, campeones nacionales en futbol
Mineros de Zacatecas, con buen paso en Tercera División
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.60
Venta 21.1
€uro
Compra 21.98
Venta 22.48

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad