Monday 05 de December de 2016

Niños que laboran, una tradición familiar

Alejandro Román      19 Nov 2013 22:30:03

A- A A+

Compartir:
Víctor Antonio Guzmán dejó la infancia muy rápido para ayudar al sostén de la familia (Nallely de León)
Víctor Antonio Guzmán dejó la infancia muy rápido para ayudar al sostén de la familia (Nallely de León)
Dejó los carritos de la infancia para ayudar a su papá en la ladrillera y apoyar a la familia en las épocas de crisis económicas.

Víctor Antonio Guzmán Saucedo, a sus 14 años, recuerda que desde los 8 años acompañaba a su papá a las ladrilleras y le ayudaba a levantar el ladrillo ya seco; sin embargo, lo que empezó como un juego al poco tiempo se convirtió en una ocupación laboral.

Su principal razón para iniciar a trabajar fue ayudar a su papá, después le motivó el gusto de poder comprarse ropa con el dinero que ganaba, sin olvidarse de apoyar en los gastos de la casa.

Cuando iba a la escuela, Víctor se levantaba a las 7 de la mañana, se peinaba, desayunaba huevo con frijoles y luego caminaba cerca de 30 minutos para llegar al salón de clases; al salir de la escuela, después de la 1 de la tarde, se dirigía a la ladrillera.

Según el día era la actividad que le tocaba desempeñar; en ocasiones le tocaba batir la mezcla de la tierra, levantar el ladrillo o detallarlo. Recordó que en una buena semana sin lluvia suele ganar junto con su padre más de 1 mil 300 pesos, que se dividen según el trabajo que realice cada uno.

Relata que no era pesado ir a la primaria en las mañanas y después de las clases, ir a trabajar a la ladrillera; su jornada laboral terminaba poco después de las 6 de la tarde y a esa hora aún tenía energía para jugar con sus amigos al rebote.

La escuela era una de sus actividades favoritas, no le pesaba hacer la tarea al salir del trabajo, después de las 7 de la tarde; sin embargo, la falta de recursos económicos y el desinterés personal lo hicieron dejar inconcluso el tercer año de la secundaria.

Ahora se despierta junto con su padre a las 6:30 de la mañana, para llegar cerca de las 8 de la mañana al trabajo, al cual le dedica más de 10 horas, ya que se retiran después de las 6 de la tarde.

Aunque Víctor no estudia, tampoco deja de apoyar a su hermana María del Carmen, de 6 años, al comprarle algunos útiles que le piden en la primaria.

Trabajo heredado
Víctor Manuel Gaytán Salaz, padre de Víctor Antonio, a sus 36 años de edad también reconoció que le faltó disfrutar más su infancia, pues dijo que su progenitor también lo incluyó en esta labor a muy temprana edad, la cual lleva desempeñando por más de 24 años de manera independiente.

“En esta actividad es muy común ver a los niños desde los 6 u 8 años que acompañan a sus padres a las ladrilleras para trabajar; al principio es un juego, pero después se vuelve un estilo de vida”, aseguró Gaytán Salaz.

Mencionó que siempre le recuerda a su hijo que regrese a la escuela para que pueda tener un mejor porvenir y que no se limite sólo a la ladrillera, pues dijo que esta actividad es muy pesada y sin garantías laborales, ya que no tienen derecho a seguro y menos a una pensión.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Descubren al amante debajo del colchón, es atacado y muere en hospital
Hospitalizan a niña que reveló infidelidad de su madre
El Runrún/Los chicos malos de Chayo 
Judit Guerrero obtiene la victoria en las urnas
Enríquez se despide de Mineros; Colima, su posible destino
El Bronco prepara impuesto para ¡las carnes al carbón!
Partidos gastaron en zumba y menudo
Fotos: Hawai, sí Hawai, se cubre de nieve
Más de 500 runners en la Carrera Atlética 5k y 2k Ahresty
Los hermanitos López no festejan la Navidad
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.59
Venta 21.09
€uro
Compra 22.15
Venta 22.65

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad