Wednesday 07 de December de 2016

No me agradezcas, compadre

J. Luis Medina Lizalde      25 May 2014 22:40:04

A- A A+

Compartir:
La semana pasada trascendió que 8 millones de pesos del dinero federal destinado a Zacatecas fueron empleados en el boulevard Reforma, tramo de la jalisciense ciudad de Colotlán por el que pasamos cuando vamos a Momax o a Tlaltenango.

La noticia trascendió gracias a que “agradecidas” voces colotlanenses se declaran a favor de que dicho boulevard en lo sucesivo lleve el nombre de Miguel Alonso Reyes, por el apreciable gesto de solidaridad.

Hay un gran hermetismo al respecto, pues el gobernador, en sus declaraciones al respecto, ni desmiente ni confirma la información, manifestando que no es de su conocimiento. En lo que es determinante es en su negativa a que el boulevard Reforma sea rebautizado con su nombre.

Según nota de Wendy Dinorah Huerta, en el portal Las Noticias Ya, fechado el 21 de mayo, el diputado federal del Distrito 2, Julio César Flemate, justifica la aplicación de dinero federal asignado a Zacatecas en la rehabilitación del boulevard de Colotlán, Jalisco, de la siguiente manera: “es porque habemos muchos zacatecanos que transitamos por esa parte de la carretera, porque ahí está enclavado el Cañón de Tlaltenango y es la forma de aligerar el paso de los que van de la capital al sur del estado y viceversa”.

Si las cosas sucedieron como ha trascendido, estamos ante la punible desviación de recursos y ante la eventualidad de un sacudimiento político, dadas las derivaciones del caso que pondrá a prueba una vez más al Congreso local, que escogerá el camino de la aclaración de los hechos, con todo lo que implique, o hacer ruido con temas distractores en espera del olvido.

Como ciudadanos interesados en que la cosa pública funcione como es debido, debe preocuparnos saber que si no es por las voces promotoras de honrar a Miguel Alonso en Colotlán, Jalisco, lo más probable es que el suceso pasara de noche, lo que delata el enorme atraso en el renglón de transparencia en el que nos encontramos.

Impresiona enterarse de que ni siquiera el gobernador dispuso de la información oportuna para desmentir o corroborar el desvío de recursos que en Colotlán le agradecen y que lo colocan en comprometida situación, ya que es tan malo que sucediera sin su conocimiento como si se obró con su anuencia.

Candil de la calle
A diferencia de lo expresado por Julio César Flemate, para los zacatecanos resulta difícil validar tal situación si tomamos en cuenta que en el mismo distrito federal que lo tiene como diputado existe un muy largo y desatendido tramo de carretera en estado ruinoso que tienen que recorrer los que acceden a Apulco y Nochistlán por la ruta de Aguascalientes, tan solo para citar un caso.

Por otro lado, ¿acaso el gobierno de Jalisco no se sentirá puesto en evidencia por el gobierno de un estado con menos recursos que, con todo y eso, atiende necesidades de municipios jaliscienses?
Para nadie es desconocido que municipios de Jalisco, como Huejúcar y Colotlán, se quejan de poca atención del gobierno de su estado de la misma manera que varios municipios zacatecanos se sienten más atendidos por gobiernos de estados vecinos que por el nuestro; un ejercicio de gobierno responsable no admite semejantes muestras de ausencia de tacto político.


Además de legislar, vigilar y castigar
Los mexicanos solemos reprochar a los diputados su esterilidad legislativa. Nos la pasamos rechazando su voto sin fundamentación pública, su servil acatamiento a la consigna, su proselitismo basado en dádivas, la sarta de irrelevancias convertidas en leyes de efímera resonancia y nula trascendencia, su incapacidad para adecuar las leyes a la realidad, etcétera.

A todo eso le damos una gran importancia (y la tiene), pero soslayamos la otra mitad de su tarea, tan relevante como la de legislar: la de ser ojos, oídos y voz de la ciudadanía que representan para que los otros dos poderes no desvíen su misión. No hay República sin el equilibrio de poderes; no hay Poder Ejecutivo digno de confianza ciudadana sin contrapeso que legitime su actuar.

Sin el marcaje institucional proveniente de la representación popular, los gobernantes y sus colaboradores de “moral relajada” abusan y roban. Sin la vigilancia eficaz proveniente del Congreso, el gobernante de buena fe queda a merced de la capacidad de engaño de los que le rodean.

La irreflexiva declaración del diputado Flemate, además de contraproducente, es proclama acabada de subordinación casera. Zacatecas tiene un gobierno sin contrapesos, nuestro mejor asidero democrático es la porción de periodismo que indaga, que busca reflejar la pluralidad de voces; en eso se basa nuestra esperanza de claridad sobre el asunto de Colotlán y de otros muchos.

Nos encontramos el jueves en El recreo.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Muere al instante una mujer tras accidente en motocicleta
Descubrió a su pareja violando a su hija y lo hiere a machetazos
En los XV de Rubí habrá ¡Sergio el bailador en vivo!; Bronco confirma
Tren se descarrilla; transportaba maíz transgénico
Es atropellado mientras viajaba en bicicleta; murió instantáneamente
Estiman costo del muro de Trump en 20 mil mdd
Rechazan dar servicio de guardería a los padres
Walmart invertirá mil 300 mdd en México, anuncia Peña Nieto
Lanzan su globo; desean un juguete
Se conforma el Consejo Juvenil Municipal Jerez 2016
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.31
Venta 20.81
€uro
Compra 21.85
Venta 22.35

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad