Saturday 10 de December de 2016

No solo Guerrero padece “debilidades institucionales”

J. Luis Medina Lizalde      22 Oct 2014 20:59:44

A- A A+

Compartir:
Quedan a la vista las consecuencias de no haber inscrito en el Programa Nacional de Infraestructura el gasoducto Aguascalientes-Calera, atendiendo la sugerencia que en su visita a Zacatecas formulara Georgina Kessel, entonces secretaría de Energía, para que fuera con financiamiento público la realización de dicha obra, tal como sucedió con muchos de los ductos en diversos rumbos del territorio nacional (empezando por Aguascalientes).

Para gobernar bien es menester distinguir entre la lógica de la inversión pública y la de la inversión privada, ambas legítimas y mutuamente provechosas cuando se respeta la naturaleza de cada cual.

Miguel Alonso vio en el gasoducto la obra más trascendente de su sexenio; no obstante, el carácter privado de la empresa le metió dinero público y le permitió abaratar costos permitiendo el trazo por la ciudad a pesar de los riesgos inherentes.

Hasta ahora la única beneficiada es Grupo Modelo, propiedad de capitalistas europeos; Cesantoni y otras empresas tienen obstáculos para beneficiarse del menor costo de ese insumo.

La cervecera no puede quejarse de la bondad zacatecana, ya que además de sustraer el agua del subsuelo abatiendo una zona agrícola muy productiva, dispone de una gran cantidad de permisos de expendios de alcohol para administrarlos a su conveniencia.

Si la memoria no falla, fue esta empresa la que introdujo la moda de contratar personal foráneo por su mayor vulnerabilidad ante los atropellos laborales; las mineras han seguido el caminito.

Nos tratan como la United Fruit Company lo hizo con las repúblicas de América Central a mediados del siglo pasado, lo que dio origen a la expresión “república bananera”.

Primero aparece un capital foráneo (nacional o extranjero) que se “vende” como imprescindible fuente de empleo y a los trabajadores contratados se les persuade de que es un privilegio tener un empleo. A los que reclaman respeto a derechos laborales y sus apoyadores, así como a los que defienden el medio ambiente o los recursos naturales en explotación, se les acusa de amenazar las fuentes de empleo.

Muchos dueños de capital invertido en las repúblicas bananeras ni siquiera conocen la tierra que destruyen ni conviven con la gente que afectan. Sus gerentes y capataces hacen carrera presentando “buenas cuentas, las recompensas son la permanencia, el aumento de ingresos y el ascenso en el escalafón; sus medios son la cooptación de líderes sindicales y sociales, reclutamiento de voluntades entre autoridades de diversa índole y el “apapacho” a los que forman opinión que se muestran dispuestos a “defender” de los perversos las fuentes de empleos.

Otro trato a zacatecas es posible
No siempre es así, hay lugares en donde la llegada de inversiones es buena noticia porque crean empleos decentemente remunerados, generan vida económica, cuidan el ambiente, pagan impuestos, acatan la autoridad y observan escrupulosamente todas las leyes, respetan la vida interna de los sindicatos y negocian a las buenas relaciones laborales.

Si usted me pide un ejemplo de tanta civilidad lo remito a la Volkswagen o a otras marcas de la industria automotriz que, aunque no mantienen los niveles salariales de sus matrices, tampoco impone la brutal desigualdad que caracteriza a las trasnacionales de la minería.

Zacatecas es víctima del maltrato del capital foráneo. Se llevan lo que había, cierran y si tienen tiempo avisan.

Ricardo Monreal se estrenaba como gobernador cuando un directivo de la mina Real de Ángeles acudió a su despacho para informar que “cerramos la mina hace 15 días”, dejando a su paso enfermedades,
contaminación y pobreza en Noria de Ángeles. ¿Recuerdan cómo nos convocaban a sentir orgullo por la mina a cielo abierto más grande de México, de América o del mundo? La cierto es que era la más grande en su tipo de las de Carlos Slim.

La debilidad gubernamental nos deja inermes
Si a los de la cervecería Modelo se les hinchan, los transportistas zacatecanos tendrán que resignarse a ganar un 30% menos por sus servicios o buscar otros rumbos.

Y si se lo proponen sus dueños, el gasoducto seguirá como está.

El gobierno no se siente gobierno frente a estas empresas, por eso permite abusos como estos o como la afectación de casas por la mina Aranzazú en Concepción del Oro.

A lo mejor hasta quisiera ayudar a los zacatecanos en sus justas demandas y siente que no puede.
Las debilidades institucionales a las que se refiere Peña Nieto no es nada más ante narcos. Quién sabe cuál sea peor.

Es tarea del análisis político explicar las causas de la debilidad institucional de casa, urge cerrar el ciclo de gobiernos débiles para acceder a gobiernos legítimamente fuertes. Solo así la superaremos.

Nos encontramos el lunes en El recreo.

Twitter: @luismedinalizalde




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.38
Venta 20.88
€uro
Compra 21.54
Venta 22.04

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad